Reseña: “La gobernanza global del conocimiento: las oficinas de patentes y sus clientes” – Peter Drahos

Introducción

The global governance of knowledge” es un libro dedicado en exclusiva a las oficinas de patentes. Su autor, Peter Drahos, es consciente que el tema le parecerá aburrido a muchas personas, pero considera necesario conocerlo para poder explicar el mundo en que vivimos.

Drahos, profesor universitario en Reino Unido y Australia, entrevista a responsables de numerosas (45) oficinas de patentes, para sacar conclusiones sobre sus relaciones y su organización en red, partiendo claramente de una visión crítica del sistema de patentes. Las oficinas son de todo pelaje: grandes y pequeñas, de países en desarrollo y de países desarrollados, pero entre ellas no está la OEPM.

El libro se publicó en 2010, por lo que no es precisamente nuevo, aunque no me parece que haya envejecido mal. A continuación las ideas del libro que me han llamado más la atención. Si no digo nada, me limito a resumir lo que he entendido de la lectura; si pongo algo de mi cosecha, lo indico expresamente.

Las patentes como impuestos privados

Si los derechos de autor se han calificado de un impuesto al lector, se podría decir que las patentes son un impuesto a los consumidores de tecnología. Al igual que el conjunto de los lectores incluye al de los escritores, los consumidores de tecnología también incluyen a los innovadores. Por tanto, las patentes serían un impuesto a la innovación.

Calificar a las patentes como propiedad enmascara su verdadera naturaleza. Concebirlas como propiedad hace más digerible a los consumidores reforzar estos derechos (por ejemplo, aumentando su duración), mientras que enfocarlos desde el punto de vista de un impuesto clarifica las consecuencias.

Cada vez que una oficina de patentes otorga una patente, concede un derecho a recaudar impuestos, ya sea mediante una licencia o en la forma de un precio monopolístico al que el titular de la patente es capaz de vender.

god-kills-a-kitten-every-time-a-patent-is-granted-the-private-fiscal-base-is-expanded

La cooperación entre oficinas de patentes (PCT, patente europea, PPHs, Trilateral, IP5) ayuda a la creación de un sistema para gobernanza global del conocimiento. Este sistema representa una capacidad privada para recaudar en base a las patentes, en la que las multinacionales son las mejores posicionadas, al tener  grandes carteras de patentes acompañadas de redes de distribución e identidad de marca. Pequeños actores , como las universidades, juegan un papel marginal y terminan (mal)vendiendo o licenciando sus patentes al carecer de estas redes de distribución e identidad de marca.

Las oficinas de patente habrían sido capaces de promover esta gobernanza, más allá de los tratados acordados por sus estados, mediante un cooperación tecnocrática silenciosa tendente a simplificar, armonizar y abaratar al máximo la obtención de patente en todos los países del mundo.

El contrato social (de las patentes)

Típicamente, la patente se entiende como un contrato entre un inventor y una sociedad, por el cual la sociedad le concede por un tiempo limitado al inventor el derecho a impedir que cualquier tercero sin su consentimiento explote comercialmente el objeto de la patente, a cambio de que el inventor consienta la divulgación del contenido de su invención.

Drahos está de acuerdo en concebir la patente como un contrato, pero la contraprestación del inventor no sería meramente divulgar la invención, sino, además, que la invención tenga “valor social”. En teoría, este valor social existiría cuando la patente cumple los requisitos de patentabilidad.

Las oficinas de patentes reciben el encargo de la sociedad de examinar si el inventor ha cumplido su parte del trato y de promover la transparencia del sistema de patentes, difundiendo la información contenida en ellas y, sobre todo, suministrando herramientas de búsqueda destinadas al público en general que reduzcan al máximo la incertidumbre generada al conceder patentes (haciendo X, ¿estoy infringiendo una patente?)

La relación que se establece entre la sociedad y la oficina de patentes encajaría en el modelo principal-agente, en el que es crucial para el principal (la sociedad) establecer incentivos al agente (la oficina de patentes), para que se comporte de manera consistente con los intereses del principal.

Sin embargo, las oficinas de patente cada vez tienen más autonomía presupuestaría, lo que significa que se financian mayoritariamente con los ingresos que reciben de los solicitantes y titulares y, en algunos casos, se les permite conservar el excedente que generan. Esto supone que las oficinas tienen incentivos para comportarse como una empresa (maximizando beneficios) y esto no necesariamente está alineado con las obligaciones que tienen bajo el contrato social.

Aprovechando esto, grupos de interés, como el lobby farmacéutico o los agentes de patentes, habrían corrompido este contrato social en su aspiración de extraer mayores beneficios privados a costa de los beneficios sociales. Por ejemplo, en las invenciones implementadas en ordenador (patentes de software) no se publica el código fuente, con lo que se impide a la sociedad extraer todo el potencial “valor social” que tendría la invención. Si la oficinas de patente fueran más restrictivas, exigiendo que se publicara el código fuente, el resultado sería, según Drahos, más eficiente socialmente, pero las oficinas de patente perderían ingresos y prefieren ser “complices” de un proceso en el que se cumple formalmente el requisito de divulgación de la invención, pero le quita a la sociedad el “valor social” de la invención.”

Así, unas oficinas creadas para representar a la sociedad bajo este contrato social han sido reabsorbidas por una red privada que gobierna el sistema de patentes. La orientación al cliente (al solicitante/titular de patentes) que se extiende por las oficinas hace que su papel en esta red parezca perfectamente natural. La relación simbiótica que se ha desarrollado entre oficinas de patentes y grandes empresas hace que sea difícil abordar reformas del sistema de patentes que potencien el bienestar de la sociedad. Los ministros serían, o bien, demasiado ignorantes, o bien, estarían demasiado preocupados por no ofender a las multinacionales. Las oficinas de patentes saben que si repiten la letanía de que más patentes significa más innovación, muchos políticos son lo suficientemente simples como para creérsela.

book-ras1

Las oficinas grandes y la confianza tecnocrática

Las oficinas grandes y, en particular, la EPO, invierten recursos en generar confianza en los países en desarrollo: intercambio de examinadores, formación,….

En el libro se destaca que la EPO firma contratos sobre su herramienta de búsqueda (EPOQUE) con otras oficinas en los que una de las cláusulas es que la otra oficina debe facilitar que sus documentos de patentes sean cargados en EPOQUE para aumentar su cobertura y ayudar a convertir a EPOQUE en el “patrón-oro” que permite a la EPO formar alianzas estratégicas con países clave como China, Brasil e India, creando una red que opera según la visión de la EPO.

Esta confianza, ligada a la escasez de medios de las oficinas de estos países, supone que la decisión de aceptar o rechazar una patente en uno de estos países en desarrollo está vinculada al destino que haya tenido dicha patente en la EPO.

De mi cosecha, añadiría que el Presidente actual de la EPO ha insistido desde el principio de su mandato en hacer de la EPO una oficina global. Esto se ha traducido en expandir el ámbito territorial en el que una patente europea puede ser validada a países como Camboya y Angola, entre otros.

Aunque no se menciona en el libro, sin ir más lejos, la OEPM invierte fondos públicos en la formación de examinadores iberoamericanos (examinadores CIBIT) con el objetivo declarado de propiciar que los países de estos examinadores se adhieran al PCT.  La OEPM también ha creado un fondo fiduciario en OMPI destinado a Iberoamérica, una de cuyas piezas son los manuales de organización y examen destinados a oficinas de patentes iberoamericanas.

La “selección natural” de reivindicaciones

Lo importante no sería lo que digan las leyes, sino qué tipos de reivindicaciones admiten las oficinas de patentes. Las mutaciones en los tipos de reivindicaciones (Markush, suizas) serían introducidas por agentes de patentes en países desarrollados y se expandirían, a través de las redes de confianza, a otros países. Las oficinas de patente serían los mecanismos de transmisión de formatos de reivindicaciones ventajosos para las multinacionales. Los examinadores en los países en desarrollos conocerían estos formatos a través de sus directrices de examen, inspiradas en las de la EPO, por ejemplo,  y reconocerían las reivindicaciones formuladas en base a estos conjuros.

markush

Las patentes como arma de destrucción empresarial masiva

El comportamiento de las empresas multinacionales puede asemejarse al de las superpotencias, cambiando la adquisición de armas por la de patentes. Las empresas intentarían mantenerse por delante del resto acumulando patentes. Los agentes y las oficinas actuarían en este contexto como proveedores de armas; las oficinas se verían inundadas por ingresos y solicitudes de patente.

Los otros

El futuro del contrato social de las patentes depende de la formación de una red de gobernanza externa al sistema actual. Habría muchos outsiders: ministerios de sanidad y medio ambiente, autoridades de competencia, organizaciones de la sociedad civil, comunidades de software libre, investigadores científicos, rectores universitarios, compañías que sufren la litigación de trolls, grupos indígenas contrarios a la biopiratería, agricultores contrarios a las patentes sobre semillas y otros más.

Las oficinas de patente y los proveedores comerciales de información en materia de patentes

Su relación es complicada. Los proveedores comerciales (p.e. Thomson Reuters) no quieren que las oficinas inviertan en sistemas de búsqueda de patentes que proporcionen información en materia de patentes como un bien público y de manera fácil para el usuario. Precisamente, estos proveedores encuentran su modelo de negocio rellenando el hueco que dejan las oficinas al no proporcionar estos sistemas. En otras palabras, los proveedores comerciales consiguen hacer negocio no tanto ofreciendo funcionalidades muy sofisticadas, sino aprovechando que las oficinas de patentes no ofrecen las herramientas necesarias para dar cumplimiento al contrato social y presionan a las oficinas de patentes para que las limiten o no las desarrollen.

Dicho de otra forma, cualquier persona debería ser capaz de ir a la página web de la oficina de patentes y acceder a la cartera completa de patentes de cualquier empresa en ese país, conocer el grado de concentración de la propiedad de una determinada tecnología y la información sobre la transferencia y licencia de dicha propiedad.

Como ejemplo, las condiciones de uso de Espacenet son las siguientes:

11.1 Espacenet is an entry-level, internet-based patent document search service. It provides basic search and retrieval functions for a range of patent and patent-related documents. It is not a replacement for professional services or advice. A zero result from an Espacenet search, for example, should not be interpreted as conferring freedom of action. Commercially relevant or financial decisions should not be based on the results of Espacenet searches.

Además, Espacenet tiene algunas funcionalidades limitadas. Por ejemplo, máximo 20 términos de búsqueda en total y 10 en un campo; se lista un máximo de 500 resultados y se exportan página a página; no es posible análisis estadístico.

Conclusión

Un libro muy recomendable para todos los interesados en el sistema de patentes, que ofrece una perspectiva sobre dicho sistema distinta a la que habitualmente se tiene desde las oficinas de patentes. Paradójicamente, esta perspectiva se construye a partir de los testimonios de empleados en estas oficinas, sin perjuicio de que el autor ya tenía una idea clara del enfoque que iba a dar a su libro antes de las entrevistas.

En SSRN pueden encontrar una reseña más académica y estructurada de este libro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s