O la patente unitaria, o el caos

Introducción

Me ha llamado la atención el titular de la noticia de Teknautas, la sección de ciencia, tecnología y emprendedores de “El confidencial“, que firma Rocío Pérez:

llega

La patente única europea

Al igual que las patentes mundiales o las patentes de marcas, el término “patente única europea” no se corresponde con ninguna realidad jurídica presente o futura. Existen, o más bien, existirán, las patentes europeas con efecto unitario, que normalmente se abrevian como “patentes unitarias“. Por tanto, la patente unitaria es europea, pero no única.

La UE intenta desde hace más de 40 años poner de acuerdo a sus Estados Miembros para crear un título de patente propio de la UE, que otorgaría protección en todo el territorio de la UE, con menores costes que los actuales y que permitiría hacer valer la protección (enforcement) en toda la UE. Sin embargo, no ha sido posible conseguir la unanimidad de los Estados Miembros y las instituciones de la UE han optado por la vía de la cooperación reforzada, en la que, de momento, no participan ni España, ni Polonia por motivos económicos y lingüísticos.

Esa patente ideal, denominada en sucesivas épocas patente comunitaria o patente de la UE, ha mutado en una patente europea con efecto unitario en los Estados Miembros de la UE que participen en la cooperación reforzada. Tras la concesión por parte de la Oficina Europea de Patentes (EPO) de una patente europea, el titular tendrá 1 mes para inscribir en la EPO el efecto unitario de su patente europea en los Estados Miembros participantes.

Usar el término “patente única europea” tiene, al menos, tres problemas:

  • se refiere, como he dicho arriba, a algo que no existe jurídicamente ni existirá.
  • literalmente, da a entender que en los estados de la UE que la adopten sólo va a haber ese tipo de patentes, lo cual no es cierto, ya que en todos los Estados Miembros participantes en la patente unitaria convivirán 3 patentes: la nacional, la europea validada y la unitaria. La autora parece tener instalada la idea de la unicidad, ya que en otra pieza titula que “Cataluña sigue líder en patentes en España” sin aclarar que se trata de solicitudes de patente europea (Andalucía es líder en solicitudes nacionales)
  • evoca al “mercado único de la UE“, con el consiguiente riesgo de confusión en el público, ya que la patente unitaria solo tiene una relación tangencial con la UE. En efecto, a diferencia de las marcas de la UE, gestionadas por una agencia europea, la EUIPO en Alicante, en el sistema de patente unitaria:
    • las patentes unitarias se tramitan, inscriben y mantienen en la Oficina Europea de Patentes (LAEPO), un organismo internacional que no tiene relación con la UE y que cada vez es menos europeo y más global (las patentes “europeas” pueden validarse en Marruecos y en Camboya)
    • el Tribunal Unificado de Patentes, donde se litigarán las patentes unitarias, nace de un acuerdo internacional, ya que Reino Unido puso todo su empeño en mantener al Tribunal de Justicia de la UE lo más alejado posible de los litigios sobre patentes unitarias.
    • la Comisión Europea no pinta nada a la hora de fijar el nivel de las tasas de tramitación o mantenimiento en la EPO o de las tasas del Tribunal Unificado, sino que lo fijan los países participantes
    • la entrada en vigor de la patente unitaria no depende de las instituciones de la UE, sino, en este momento, de la voluntad de Reino Unido y Alemania.

Llega (por fin)

Al igual que Aquiles finalmente pilló a la tortuga, supongo que alguna vez las ratificaciones alcanzarán a la esquiva patente unitaria. El caso es que para que se ponga en funcionamiento la maquinaria de la patente unitaria no solamente  es necesario que 13 Estados Miembros cualesquiera ratifiquen el acuerdo internacional por el que se crea el Tribunal Unificado de Patentes, sino que entre los Estados ratificantes estén Francia, Reino Unido y Alemania. Francia ya ha ratificado; Reino Unido y Alemania, todavía no. Muy probablemente, el proceso del Brexit va a tomar como rehén a la patente unitaria. Sigo manteniendo mis apuestas de diciembre:

  • Reino Unido no ratificará el Acuerdo del Tribunal Unificado de Patentes antes de la notificación del art.50.
  • Alemania no ratificará antes de la ratificación de Reino Unido.
  • La primera patente unitaria no se inscribirá en 2017
achilles_2

“I love deadlines. I love the whoosing sound they made as they go by.” Douglas Adams.

Para España puede ser el caos

Supongo que el caos al que se refiere la autora, se producirá si la patente unitaria entra en vigor y España no se sube al carro.  Dice la autora:

De llegar esta situación, una empresa con sede en España podría enfrentarse a una triple elección:

a) solicitar una patente unitaria, que permitiría a un tercero aprovechar en España la tecnología protegida pero no exportarla

b) solicitar una patente española, que impediría a un tercero aprovechar la tecnología protegida en España, pero le daría manos libres para hacerlo en el extranjero, y

c) solicitar ambas, lo que le daría protección general pero duplicaría los costes de solicitud y defensa en caso de conflicto.

Vamos a ver si consigo poner un poco de logos en el caos. Una empresa española o francesa puede ahora proteger su invención en su país por 2 vías: mediante una patente nacional o mediante la validación de una patente europea. En función de su estrategia de protección y de sus necesidades, algunas de ellas harán uso de una solicitud nacional primero para obtener una fecha de prioridad y luego la desecharán para quedarse solo con la europea. Algunas irán por la vía europea y algunas solo harán uso de la vía nacional (quizás porque no les interesa proteger su patente fuera de sus fronteras).

Con la patente unitaria, la diferencia entre la empresa española y la francesa es que la francesa tendrá una tercera vía (¿más caos?) para proteger su invención en su país: registrar el efecto unitario en la EPO y obtener así una patente unitaria con efectos en todos los países participantes en la patente unitaria (aunque no le interesen todos).

Pero, ojo, la empresa española (o una costarricense) tendrá las mismas opciones que una francesa para proteger su invención en Francia: la vía nacional francesa, la validación en Francia de una patente europea o una patente unitaria, y en los 3 casos le costará lo mismo que a una francesa (con la diferencia de que la francesa podrá usar su idioma nativo en los 3 casos y la española en ninguno de ellos).

Si España entrara en la patente unitaria, la empresa francesa podría obtener protección en España con una patente unitaria en francés sin necesidad de usar el español, mientras que la empresa española tendría que usar el francés, inglés o alemán.

En general, para obtener protección por patente en varios países europeos, cualquier empresa con sede en España, Francia, EE.UU. o en cualquier parte del universo conocido, podrá solicitar una patente europea ante la EPO. Si la EPO se la concede, para obtener protección:

  • en alguno de los países participantes en la patente unitaria,  podrá elegir entre:
    • validar individualmente en cada uno de los países participantes que le interesen (p.e. Francia y Holanda) para obtener una patente nacional en esos países cuyas tasas de mantenimiento pagará a las oficinas nacionales de esos países.
    • validar de golpe en todos los países participantes en la patente unitaria (aunque no le interesen todos), para obtener una patente unitaria cuyas tasas de mantenimiento pagará a la EPO.
  • en alguno de los países de la EPO que no participan en la patente unitaria (p.e. España, Croacia y Polonia; y todos los que no son de la UE, como Suiza), tendrá que validar individualmente en cada uno de esos países su patente europea, pagando tasas en esos países.

Por tanto, es un “caos” que no afecta exclusivamente a España sino a países tan poco caóticos como Suiza y es un “caos” que está con nosotros desde que entramos en la UE.

Si de lo que hablamos es de obtener protección por patente en toda la UE,  una vez la EPO le conceda una patente europea, una empresa española (o francesa o costarricense) tendrá dos posibilidades:

  • Más cara,  menos potente, más flexible: haciendo uso exclusivamente del sistema de patente europea, validar la patente europea en cada uno de los 28 países de la UE. No obstante, si a lo largo de la vida de la patente es evidente que no hay necesidad empresarial de mantener la protección en algunos de los países puede dejar de pagar tasas en ese país y mantener la protección en el resto.  Según datos de la UE, solo el 2% de las patentes europeas se validan en toda la UE.
  • Más barata, más potente, menos flexible: indicar a la EPO que quiere una patente unitaria para los Estados Miembros participantes  y validar la patente europea en los restantes. Más barata porque tendrá que pagar menos en traducciones y tasas, aunque no podrá reducir los territorios cubiertos por la patente unitaria a lo largo de la vida de la patente para disminuir lo que paga de tasas de mantenimiento; más potente, porque podrá excluir con un solo juicio en el Tribunal Unificado a un competidor de todos los Estados Miembros participantes; menos flexible, porque si Tribunal Unificado declara nula su patente unitaria, perderá de un plumazo la protección en  los Estados Miembros participantes y sólo podría transferirse, limitarse, revocarse o caducar respecto a todos los Estados Miembros participantes

Estudios recientes demuestran que…

La noticia concluye con el siguiente párrafo:

De hecho, esta era una de las conclusiones que extraía un estudio realizado por economistas de la Universidad Carlos III de Madrid sobre las ventajas y desventajas de esta nueva patente unitaria: “No es útil que conviva un sistema único de patentes con otros sistemas nacionales y europeos, porque eso aumenta mucho el coste de patentar”, explicaba Álvaro Escribano, uno de sus autores, que apostaba por utilizar un solo idioma como modo de conseguir ese abaratamiento y simplificación.

Se trata de un estudio de rabiosa actualidad que ya tuve ocasión de comentar hace 6 años, cuando la cosa se llamaba patente de la UE (EUpatent). En 2011 escribía lo siguiente en relación con este estudio:

Los autores preferirían un sistema de patentes europeo tuviera una única capa (¡adios a las patentes nacionales!), con una tramitación exclusivamente en inglés  (¡adios a la posibilidad de tramitar en español patentes con efectos en España!). Las patentes europeas resultado de la tramitación en inglés se traducirían a otros idiomas (aunque sin especificar claramente cuáles: podrían ser todos, algunos considerados “principales” o los que quiera el solicitante). Además, todos los Estados Miembros estarían felices con este sistema “sólo inglés” porque “ninguno estaría peor y la mayoría de ellos estaría mejor” (Pareto óptimo). De hecho los autores terminan el estudio señalando que les sorprendería si el sistema que proponen no fuera adoptado unánimemente por todos los Estados Miembros. En este sentido, no parece que los franceses y los alemanes hayan apoyado mucho esta opción en las reuniones del Consejo de Competitividad. Más bien al contrario.

Conclusión

Yo habría titulado: “Validando espero, la patente que yo quiero” o “La patente unitaria sale de cuentas”. Y respecto al posible pánico provocado por el caos:

keep-calm-and-validate-patents

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s