Problemas de gobernanza en organizaciones internacionales: la OMPI

Introducción

Después de tratar en la anterior entrada la situación en la EPO, es el turno ahora de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

La OMPI (WIPO en inglés) es un organismo de las Naciones Unidas, que cuenta con 188 Estados miembros y fue creado en 1967. La OMPI tiene sede en Ginebra y varias oficinas repartidas por el mundo. Su misión es “llevar la iniciativa en el desarrollo de un sistema internacional de propiedad industrial e intelectual equilibrado y eficaz, que permita la innovación y la creatividad en beneficio de todos”.

Fundamentalmente la OMPI administra los tratados y sistemas de protección internacional de la propiedad industrial: patentes (PCT), marcas (sistema de Madrid) y diseños (sistema de La Haya). La OMPI recauda tasas de los solicitantes que financian el 95% de su presupuesto, especialmente de los solicitantes PCT. Por tanto, se podría decir que tiene independencia financiera de los Estados Miembros. Además, la OMPI presta asistencia técnica a sus Estados Miembros, en particular a países en desarrollo.

En los últimos años, el Director de la OMPI, el australiano Francis Gurry, se ha visto envuelto en una serie de controversias relacionadas con:

  • la asistencia técnica a Corea (del Norte) e Irán
  • la apertura de oficinas en China y Rusia
  • la investigación de empleados de OMPI, robo de ADN incluido.

EEUU ha ejercido un papel fundamental en la amplificación de los asuntos, con un reciente comité del Congreso encargado de tomar testimonio a, entre otros, el antiguo subdirector de la OMPI, el USAmericano James Pooley.

Las diferencias fundamentales con el caso de la EPO son que:

  • la transparencia, de entrada, parece mucho mayor en la OMPI, con documentos publicados en la propia web de la OMPI.
  • la controversia sobre la asistencia técnica y la apertura de oficinas responde a un interés de EEUU en controlar a la OMPI.

También hay algunas similitudes:

  • la más obvia es que se trata de organismos internacionales relacionados con la PI . En particular, los delegados de los Estados Miembros europeos de los órganos rectores de OMPI son, generalmente, los mismos que se sientan en el Consejo de Administración de la EPO.
  • lo del ADN suena a conspiranoia, igual que lo de los empleados nazis de la EPO.
  • ambas organizaciones han amenazado a personas por difamarlas en internet. Igual que con la EPO, no es mi intención difamar a la OMPI y las alegaciones, obviamente, no proceden de mí. El lector  debe ser prudente al analizar la información y no debe tomar como necesariamente cierto todo lo que lea.

Pero antes de tratar la situación actual, empezaré por el predecesor de Francis.

Todo comenzó con Camilo

Kamil Idris, sudanés, fue DG de la OMPI entre 1997 y 2008. Tuvo que renunciar a su puesto 1 año antes de lo previsto por ciertos problemillas con su edad. No estaba claro si había nacido en 1945 o en 1954. Según afirmó el Sr. Idris, la culpa era de un error cometido por un funcionario de la misión permanente de Sudan cuando enviaron su solicitud para un puesto en la OMPI en 1982, que en vez de poner 1954 puso 1945. Habiendo nacido en 1945, en 1982 hubiera tenido 37 años, como los otros candidatos al puesto, para el que se pedían al menos 10 años de experiencia y que finalmente le fue asignado; habiendo nacido en 1954, en 1982 con 28 años no habría podido tener 10 años de experiencia.

Una vez dentro de la OMPI, su carrera hubiera sido mucho más lenta con 28 años que con 37. Idris ascendió la escalera burocrática con cierta rapidez: en 15 años era DG.

La investigación concluyo que la conducta del Sr. Idris no fue la apropiada y, puesta en duda su integridad y ante las presiones públicas de Suiza y de otros países, tuvo que renunciar a su puesto.

Volvió a su país, se presentó a las elecciones, las perdió (sacó un 1%) y fue arrestado, pero eso…es otra historia.

House of Francis

Tras la marcha de Kamil, el sustituto en 2008 fue Francis Gurry, australiano y también un insider de la OMPI (comenzó en 1985). Tras su reelección en 2014, su mandato terminará en 2020.

La persona clave es James Pooley, estadounidense y subdirector general de OMPI entre 2009 y noviembre de 2014. En abril de 2014, Pooley presentó ante los presidentes de los órganos rectores de OMPI un informe sobre conducta inapropiada (“Report on Misconduct“) de Gurry por la supuesta licitación amañada  y la toma de ADN de empleados de la EPO, violando derechos humanos.

report on mis

Pooley ha declarado recientemente ante una comisión del Congreso de los EEUU en relación con este tema y los otros dos: asistencia técnica a Corea (del Norte) e Irán, y la apertura de oficinas en Rusia y China. Durante esta comisión un parlamentario señaló que la OMPI era la FIFA de las agencias de Naciones Unidas, por haber permitido la reelección de su Director General.

Asistencia técnica al eje del mal

Corea (del Norte) e Irán son miembros de OMPI y del eje del mal declarado por Bush Jr.

El problema fue que, como parte de su asistencia técnica, OMPI envió unos cuantos ordenadores (por valor de unos 160.000 €) a estos países (considerados por algunos medios en EEUU como transferencia de tecnología nuclear), lo cual podría violar las sanciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El Comité de Sanciones del Consejo de Seguridad dijo que no las violaba (Irán, Corea). Ciertamente, la OMPI hubiera violado las sanciones particulares de EEUU a estos países. Sin embargo, por chocante que pueda parecer, la OMPI no es una organización estadounidense. No obstante, hubiera sido todo un detalle que la OMPI hubiera informado a sus Estados Miembros y, sobre todo, al Consejo de Seguridad antes de enviar los ordenadores.

Oficinas en China y Rusia

China y Rusia, además de ser miembros de OMPI, son autoridades internacionales de búsqueda del PCT y miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. Aquí las acusaciones de secretismo son gratuitas infundadas, ya que los Estados Miembros fueron informados. Otra cosa es que algunos países de OMPI no estén de acuerdo con sus decisiones. Supongo que tampoco estarán de acuerdo los países sancionados por el Consejo de Seguridad.

Acoso sexual y muestras de ADN

Según declaraciones de Miranda Brown, antigua asesora de Gurry, ante el Comité del Congreso de los EEUU, Gurry habría recibido en 2007, cuando se preparaba para presentarse a la elección como Director General de OMPI, cartas anónimas acusándolo de acoso sexual y mala conducta financiera. Gurry denunció los hechos ante la policía suiza. Gurry, siempre según Miranda, pidió que se tomaran las huellas y muestras de ADN de algunos empleados de OMPI de los que él sospechaba, para compararlas con las de las cartas. La policía pidió al Director General de OMPI, nuestro amigo Camilo Idris, que retirara la inmunidad de estas personas pero rechazo la petición. Recordemos que la OMPI y algunos de sus empleados gozan de inmunidad.

No obstante, sostiene Miranda, Francis se empecinó y dio instrucciones a la seguridad de la OMPI para que entrara en secreto en los despachos de 3 sospechosos y tomara efectos personales (ceniceros, pintalabios, hilo dental,..) que fueron luego enviados a la policía suiza para analizar su ADN. Después de ser elegido, Gurry agitó a Suiza para que le pidieran formalmente que se levantara la inmunidad a 11 empleados, incluyendo los 3 anteriores y a Gurry, para poder investigarles y tomarles, voluntariamente, muestras de ADN. Todos los que proporcionaron saliva fueron exonerados, pero una de las sospechosas, Carlotta Graffigna, pidió ver el expediente policial y ahí pudo percatarse de que habían entrado en su despacho buscando pintalabios.

Esta empleada presentó distintas quejas ante órganos de OMPI (Dirección de Ética) y la Organización Internacional del Trabajo y su puesto fue transferido a Singapur. Gurry y Carlotta llegaron a un acuerdo por el que Carlotta dejaba de hacer ruido y su puesto se quedaba en Ginebra. Miranda le contó la movida a Pooley, que a continuación presentó su informe por mala conducta, a partir de las alegaciones de Miranda.

Conclusiones

La asistencia técnica a Irán y Corea (del Norte), así como la apertura de oficinas en Rusia y China no suscitan, en mi opinión, mucha controversia y la actuación de Gurry ha sido validada por Naciones Unidas.

Sin embargo, la cuestión del robo de ADN está sujeta a investigación por la Oficina de Investigación Interna de las Naciones Unidas. Cuando el resultado de ésta se haga pública, se podrá valorar mejor la actuación del Sr. Gurry.

You might very well think that. I couldn’t possibly comment

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s