¿Patentes o publicaciones? ¿Cañones o mantequilla?

Introducción

Hace unas semanas me topé con el siguiente gráfico en el libro “La investigación y la innovación en España. Resultados y recursos en un marco comparado” (Gamir y Durá, 2010).

En el eje horizontal se representan las patentes triádicas de 2005 por cada 1000 millones de dólares de gasto en I+D, según datos OCDE.

En el eje vertical se representan, también por cada 1000 millones de dolares de gasto en I+D, el número de artículos, según datos del informe COTEC.

La línea continua del gráfico une los países para los cuales no existe ninguna otra nación con una producción superior en patentes y artículos, excluyendo a Holanda, por ser considerada un “caso extremo” de eficiencia. De este modo, si consideramos que los únicos productos del I+D son las patentes y los artículos, según los autores, podríamos decir que los países que están a la izquierda y debajo de la línea no usarían de manera eficiente sus recursos de I+D ya que habría al menos otro país que, con los mismos recursos, produce más. Por tanto, no se podría decir que España esté usando sus recursos de manera ineficiente (ya que está sobre la línea continua).

Además, los autores indican que España estaría en el grupo de países especializados en publicaciones, por lo que parece que nuestras prioridades han estado mucho más centradas en la obtención de artículos que en la generación de patentes, por ejemplo cuando nos comparamos con la UE.

En opinión de los autores, el problema de España no es sólo de escasez de recursos destinados a I+D sino sobre todo de orientación de prioridades. Para ello, habría que incrementar el peso del mercado como guía para la asignación de los recursos destinados a I+D y disminuir el peso de las decisiones administrativas.

¿Cañones o mantequilla?

En mi opinión, el gráfico sugiere que con los recursos dedicados a I+D una nación puede elegir en dedicarlos a producir patentes o artículos y que, de manera similar al modelo “cañones o mantequilla“, habría una Frontera de Posibilidades de Producción (FPP), representada por la línea continua que pasa por España. En este sentido, habría una Relación Marginal de Transformación (RMT) que indicaría cuantos artículos podríamos obtener si renunciáramos a una patente triádica. Esta relación vendría dada por la pendiente de la FPP. Los autores no identifican la línea continua como una FPP, pero está implícita en su análisis de eficiencia.

En el modelo “cañones o mantequilla” está claro que esta relación de transformación existe: 1 dolar de PIB puede contribuir a producir cañones o mantequilla, pero no las dos cosas a la vez porque no se producen en el mismo proceso. Sin embargo, las patentes y las publicaciones si se pueden producir en el mismo proceso. Por ejemplo, el equipo de Avelino Corma investiga sobre zeolitas usando recursos correspondientes a gasto en I+D y obtiene, a la vez y como resultado, patentes y publicaciones.

En cualquier caso, el modelo cañones o mantequilla plantea una FPP cóncava (RMT creciente). Los kilos de mantequilla a los que hay que renunciar por cada nuevo cañón, aumentan conforme aumentan los cañones a producir;  si producimos más de cañones que de mantequilla y ahora queremos producir más mantequilla (de A->B), los trabajadores menos especializados del sector cañón se irán a hacer mantequilla. Si queremos seguir aumentando la mantequilla (de C->D) se tendrán que ir los trabajadores más especializados en cañones con lo que la producción de cañones se resentirá mucho más.

FPP

Por contra, la línea continua del gráfico de Gámir y Durá es más bien convexa (RMT decreciente): los artículos a los que hay que renunciar por cada nueva patente triádica disminuyen conforme aumentan las patentes a producir. En este sentido Polonia y, en menor medida España, estarían “atrapada” en el polo de especialización en publicaciones (al igual que Japón lo estaría en el polo de las patentes), porque los costes en términos de publicaciones en los que incurriría si quisiera aumentar sus triádicas son mucho más altos que los de, por ejemplo, Corea.

¿España eficiente?

Para ser del grupo de los eficientes, España  no solo habría que estar especializado relativamente (en publicaciones) sino aprovechar mejor que el vecino los recursos.  Parece que España sí que es eficiente en publicaciones, incluso cuando solo se tiene en cuenta Nature y Science.

Un gráfico actualizado

Pues con estos mimbres me dispuse a actualizar el gráfico y este fue el resultado, tras desempolvar mis conocimientos de macros en Excel, para poner etiquetas en un diagrama de dispersión (datos).

gamir_2010

De nuevo en el eje horizontal patentes triádicas, esta vez de 2010, por gasto en I+D en 2010; en el eje vertical se representa a una escala arbitraria los artículos en 2013 por gasto en I+D en 2010. Esta escala es arbitraria porque para las publicaciones he utilizado los datos del informe COTEC 2015 que vienen en porcentajes sobre el total mundial (y curiosamente suman más de 100).

El eslabón perdido es Suiza (CH), que no estaba en el gráfico de Gámir y Durá. Si prescindimos de Polonia (PL) y Grecia (GR), la “FPP” presentaría una forma cóncava como la del modelo “cañones y mantequilla”.

España seguiría en el “polo” de las publicaciones, pero muy lejos de la eficiencia.

Una respuesta a ¿Patentes o publicaciones? ¿Cañones o mantequilla?

  1. Desde luego, y esto ha sido bastante comentado en las redes, España ha conseguido situarse en el mapa cientifico internacional gracias a que en los últimos diez años o así el número y la calidad de nuestras publicaciones científicas ha mejorado muy significativamente. Ahora somos un país de ciencia y, sí, hemos olvidado que el desarrollo económico no se consigue solamente con publicaciones científicas. Para ello el avance tiene que tener presencia en el mercado. Las patentes son un elemento importante para facilitar esa presencia, pero no son imprescindibles….las publicaciones tampoco, evidentemente. Sin embargo, en paises como España, las publicaciones reflejan de manera más cercana (aunque no total) la actividad investigadora. A menudo, los esfuerzos en investigación no conducen a resultados patentables, y a menudo las patentes no se traducen en actividad de mercado.

    Aunque estoy de acuerdo en que como economía basada en el conocimiento deberíamos mejorar la eficiencia de nuestra inversión en I +D, es sabido que el conocimiento en si mismo tiene un gran valor intangible y que actúa como semilla en tierra fértil para futuras soluciones a problemas impredecibles en el momento puntual de la generación de dicho conocimiento.

    A donde quiero llegar con esta reflexión es a que, si bien la cantidad de patentes triadicas puede ser un reflejo de que en ese país existe un tejido industrial innovador globalizado, la especialización en publicaciones científicas, tal como la analizan Gamir y Durá, solamente refleja que no hay globalización de la aplicación industrial del conocimiento, nada más.

    En realidad se me escapa un poco el tema de la relevancia de las patentes triadicas para la innovación…. ¿Es que si no se internacionaliza no se innova?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s