Contraste de hipótesis y examen de patentes

Introducción

Me adentro por la senda estadística comenzada en la entrada anterior, para tratar una herramienta  fundamental y su aplicación a la regulación por ley de la obligatoriedad del examen de patentes.

La senda es peligrosa

Contrastes de hipótesis

Los contrastes de hipótesis permiten decidir si una hipótesis (Ho: la patente es válida) puede rechazarse.

Sea cual sea el contraste, se van a cometer dos tipos de errores en su aplicación:

  • error de tipo I. Se comete cuando rechazamos la hipótesis siendo ésta verdadera. En el ejemplo, el error de tipo I se cometería si la oficina de patentes deniega una patente válida.
  • error de tipo II. Se comete cuando aceptamos la hipótesis siendo ésta falsa. En el ejemplo, el error de tipo II se cometería si la oficina de patentes concede una patente no válida.

Ho: no estás embarazado/a

Contraste con la ley actual

Veamos los errores que obliga la ley actual a cometer a la OEPM con el contraste que le proporciona.

Recordemos que si el solicitante elige el procedimiento sin examen, la OEPM deberá conceder la patente con independencia de si el informe sobre el estado de la técnica (IET) es desfavorable (ha encontrado documentos que comprometen la novedad y/o actividad inventiva y, por tanto, la validez de la patente) o favorable (no ha encontrado documentos comprometedores).

Error tipo II. ¿Qué probabilidad hay de que la OEPM conceda la patente, dado que la patente no es válida? Volvemos al terreno de la probabilidad condicionada

P(conceder|no válida) = P (conceder Y no válida)/P(no válida)

Para llegar a una aplicación numérica hay que hacer necesariamente suposiciones y simplificaciones. Veamos.

Considero que una patente no es válida cuando no cumple los requisitos de patentabilidad. Esto ahora mismo puede verificarse cuando la OEPM deniega la patente o un tribunal decide su nulidad.

A su vez la OEPM puede denegar una patente en examen formal o en examen de fondo. En el examen formal se examina si la documentación está en la forma requerida y si el objeto para el que se solicita protección es patentable y se reivindica de manera clara. Por ejemplo, en esta fase es cuando se decide si una invención no es patentable por referirse su objeto a un programa de ordenador.

Tomando como referencia las 3528 solicitudes presentadas en 2011, según el BOPI, se denegaron en examen formal  494 (14%) y 31 (1%) por examen de fondo.

Algunos dicen que el objeto de una oficina de patentes es conceder patentes (no denegarlas). En mi opinión, su misión debe ser examinarlas y conceder solo aquellas patentes que cumplen los requisitos de patentabilidad. Sin embargo, la OEPM ahora concede muchas patentes “débiles” o más bien “tóxicas”, en el sentido de que contaminan el sistema de patentes. Aunque estas patentes son potencialmente anulables en tribunales, en el mejor de los casos habrás invertido tiempo y dinero en anular una patente que no debería haberse concedido y habrás beneficiado al resto de tus competidores.

Estas patentes “débiles” o “tóxicas” las identifico como aquellas que se conceden sin examen previo e IET negativo. Consultando INVENES este número es de 1455 (41%).

debiles2011

Producción = 1500 patentes tóxicas/año

Supondré, de manera completamente arbitraria que, en un 10% de los casos el examinador de la OEPM se equivoca calificando unos documentos como relevantes cuando no lo son.

Puede que en los tribunales se haya anulado alguna patente presentada en 2011, pero se podrán contar con los dedos de una mano y no merece la pena considerarlas.

Por tanto:

P(no valida) = 0,15+0,01+0,41*0,9=53%

P (conceder y no valida) = 0,41*0,9=37%

P(conceder|no válida) = P (conceder Y no válida)/P(no válida) = 70%

En otras palabras, con la ley actual la OEPM está cometiendo un error de tipo II del 70% coincidente con la probabilidad de conceder una patente cuando no es válida.

Error tipo I

¿Qué probabilidad hay de que la OEPM deniegue la patente, pese a que es válida?

P(denegar|válida) = P (denegar Y válida)/P(válida)

P(válida) = 1-P(no válida)=47%

Para estimar P(denegar Y válida) supondré de nuevo de manera arbitraria que la OEPM se equivoca en el 10% de los casos en los que deniega. Dado que deniega el 16% de las solicitudes:

P(denegar Y válida) = 1,6 %

P(denegar|válida) = P (denegar Y válida)/P(válida)=3,4%

Con la ley actual la OEPM está cometiendo un error de tipo I del 3% coincidente con la probabilidad de denegar una patente válida.

Contraste con el proyecto de ley

Cuando cambia el contraste cambian los errores. Normalmente, para el mismo tamaño muestral, si conseguimos bajar el error de un tipo será a costa de aumentar el error del otro tipo.

¿Qué pasará con el contraste de examen previo obligatorio?

Error tipo II

P(conceder|no válida) = P (conceder Y no válida)/P(no válida)

En principio, intuyo que disminuirá P(no válida) desde su nivel actual (53%), porque los solicitantes presentarán patentes de mejor calidad.

P(no válida)=40%

Ahora bien, esta disminución será mucho menor que la que experimentará el numerador. Como estimación, partiré de la situación en la EPO, sistema al que nos asemejaríamos en parte. El ratio de oposiciones en la EPO es el 5% (para 5 de cada 100 patentes concedidas se presenta oposición). Estas oposiciones terminan en la revocación total o parcial de la patente en 2 de cada 3 casos.

Por tanto, en la EPO:

P(conceder Y no válida)=0,05*2/3=3,3%.

opos

Si aceptamos que en la OEPM este porcentaje será mayor, por ejemplo, 3 veces más, tendríamos una probabilidad cercana al 10% (con la ley actual esta probabilidad la he estimado arriba en el 37%).

P(conceder|no válida) = P (conceder Y no válida)/P(no válida)=0,033/0,4=8%

Por tanto, el error tipo II se reducirá espectacularmente, pasando del 70% al 8%. Cuando se reduce el error de tipo II se dice que mejora la potencia del contraste.

Error tipo I

P(denegar|válida) = P (denegar Y válida)/P(válida)

P(válida) = 1-P(no válida)=60%

Para estimar P(denegar Y válida) partiré de nuevo de los datos EPO. En la EPO, se presentan unos 1000 recursos al año en la Cámara de Recursos contra la denegación de una patente europea. La Cámara desestima el 30% de los recursos y le da, en todo o en parte, la razón al solicitante el 70% de las veces.

boa

Por tanto, teniendo en cuenta que la EPO concede 65.000 patentes al año, tenemos que,en la EPO:

P(denegar Y válida) = 700/65000=1%

Suponiendo que en la OEPM esta probabilidad fuera, por ejemplo, 3 veces mayor tendríamos:

 P(denegar|válida) = P (denegar Y válida)/P(válida)= 0,03/0,6=5%

Con el proyecto de ley, la OEPM cometería un error de tipo I del 5% coincidente con la probabilidad de denegar una patente válida. Vemos que el error de tipo I ha aumentado ligeramente desde el 3% de la ley actual.

Conclusión

Los números aquí presentados no pasan de ser un divertimento, teniendo en cuenta las simplificaciones para estimarlos. Sin embargo, hay algo claro. Con el examen previo obligatorio se terminaría la aberración actual consistente en la imposibilidad que tiene la OEPM de evitar la concesión de muchas patentes de las que le consta su invalidez. Por ello, se puede afirmar con seguridad que disminuirá de manera clara la proporción de patentes concedidas que no cumplen los requisitos de patentabilidad.

Por supuesto, el examen previo no es la panacea: ni asegurará que todas las patentes concedidas sean válidas, ni que todas las patentes denegadas son invalidas, pero al menos la OEPM pasará de colador a filtro.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s