Estrategia española de ciencia y tecnología y de innovación

Introducción

 La Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación prevé:

– en su artículo 6 una Estrategia Española de Ciencia y Tecnología como instrumento plurianual para alcanzar los objetivos en materia de investigación científica y técnica.

– en su artículo 7 una Estrategia Española de Innovación como instrumento plurianual para alcanzar los objetivos  en materia de innovación.

Ambas Estrategias serán aprobadas por el Gobierno en el primer trimestre de 2013 con el informe de numerosos órganos, como el del Consejo Asesor de Ciencia, Tecnología e Innovación (aparentemente todavía no creado).

Recientemente, se ha publicado el borrador de ambas Estrategias para el periodo 2013-2020 en forma de un único documento titulado Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación. Aunque parece razonable abordar la elaboración de ambos documentos conjuntamente, el título no deja de ser confuso (por mucho que se aumente el tamaño de la fuente de la segunda Y mayúscula). Tampoco ayuda que, simultáneamente, se use el término “Estrategias Españolas“.

Cualquier persona puede realizar comentarios a este borrador hasta el 25 de octubre de 2012

La Estrategia

Se estructura en:

Principios: Coordinación, estabilidad, calidad, sostenibilidad, eficiencia

Objetivos:

  • Promoción del talento (nuevas figuras de contratación; movilidad de investigadores en el sector empresarial; programas formativos orientados a la I+D+i empresarial; participación de las empresas en los diseños curriculares)
  • Promoción de la excelencia (incrementar la calidad de la investigación científica y técnica; transferencia de tecnológia como parte estratégica de las instituciones)
  • Liderazgo científico tecnológico y empresarial (incoporación de la innovación en el modelo de negocio de las empresas; fortalecimiento de la colaboración entre empresas y público-privada; fomento de la marca España), orientación de la I+D+i hacia ciertos sectores (sanitario, energético,…).

Prioridades:

  • entorno legal favorable (“mejorando las prácticas de gestión de los derechos de propiedad industrial”; optimización de los estímulos fiscales a las actividades de I+D+i)
  • especialización
  • estímulo a la transferencia y gestión del conocimiento (modelos de protección del conocimiento y de los resultados de investigación que faciliten su transmisión y utilización; innovación abierta; reglas claras sobre la gestión de los derechos de propiedad intelectual)
  • internacionalización
  • fomento cultura científica y emprendedora.

Indicadores. Todos definidos por el momento como un porcentaje. Llama la atención que se asuma que una patente de una universidad o un organismo público de investigación esté orientada automáticamente al mercado. Los ingresos por ventas o licencias de patentes hubieran sido más interesantes como indicador de la orientación al mercado. Además, en comparación con la estrategia en vigor (ENCYT) han desaparecido magnitudes razonables como el número de solicitudes de patente europea por millón de habitantes.

Las actuaciones se concretarán en el Plan Estatal de Investigación Científica y Tecnologíca Y de Innovación para el periodo 2013-2016.

Caracterización del sistema español de ciencia, tecnología e innovación

La Estrategia destaca los siguientes rasgos del sistema español de ciencia, tecnología e innovación:

– Aumento del gasto en I+D y del número de empleados dedicados a I+D hasta 2010 (pero no se menciona la disminución que previsiblemente se registrará en 2011, según los datos avanzados por el INE).

– En comparación con el PIB (puesto 13 mundial), los resultados en términos de producción científica de impacto y relevancia internacional son positivos (puesto 9 en producción; puesto 12 en citas). Sin embargo, no se dice nada de los escasos resultados en términos de patentes (puesto 19 en patentes triádicas).

– Baja capacidad innovadora en contraste con las capacidades científicas. Traducido: bajo peso (<45%)del sector privado en el gasto en  I+D total. Además, “las trayectorias de la investigación científica pública y la innovación empresarial no son convergentes”.

– Las PYME tienen “problemas” para acceder a los recursos científicos y tecnológicos existentes en instituciones públicas. Parece insinuar que si no se explotan los resultados de investigación (de las instituciones públicas españolas) es “culpa” de las PYME.

Papel de la propiedad industrial en la Estrategia

Escaso. Exceptuando los indicadores, la palabra “patente” se menciona una vez y de pasada. No obstante, se alude a:

  • la necesidad de “definir modelos de protección del conocimiento y de los resultados de la investigación que faciliten su transmisión y utilización”
  • el “acceso abierto” a las publicaciones y resultados de la investigación financiada con fondos públicos, salvo que “los derechos sobre los resultados de la actividad de investigación, desarrollo e innovación sean objeto de protección jurídica” (¿cuando haya una publicación y una patente, la publicación no será de acceso abierto?).
  • la necesaria mejora de la calidad y seguridad jurídicas en materia de colaboración científica y desarrollo tecnológico (me temo que no se refieren al examen previo de las patentes españolas)
  • la gestión estratégica de los derechos de propiedad intelectual e industrial, favoreciendo la implantación de modelos de innovación abiertos.
  • el establecimiento de reglas claras sobre la gestión de los derechos de propiedad intelectual, de tal modo que se genere confianza entre los agentes involucrados (tampoco creo que aquí se refieran al examen previo).

Me gustaría que la Estrategia hubiera tratado los siguientes temas:

  • posibles causas del bajo porcentaje de patentes de empresas, relacionado con la baja participación del sector privado en el gasto total en I+D.
  • el papel de las OTRI en la transferencia de tecnología y su necesaria profesionalización
  • cómo facilitar la compatibilidad entre la publicación del artículo científico y la solicitud de patente
  • y, sobre todo, la contribución a la calidad y excelencia  de la preferencia por parte de Universidades por el procedimiento de concesión sin examen previo. Recordemos que las Universidades Públicas están exentas del pago de tasas por la tramitación y mantenimiento de patentes y los investigadores pueden beneficiarse curricularmente de tener una patente (aunque sea sin examen previo). Salvo error por mi parte, en 2011 las Universidades recibieron más patentes potencialmente nulas (179 con informes de búsqueda desfavorables) que por el procedimiento con examen previo (147).

5 respuestas a Estrategia española de ciencia y tecnología y de innovación

  1. Uno que pasaba por aquí dice:

    Viendo la dedicación y calidad de argumentación de muchas de las opiniones escritas de la Oficina Española (del tipo “este documento tiene todas las características, pero no os digo dónde” (pq no las encuentra) “y no tiene actividad inventiva porque yo lo digo y ya está” (el análisis problema-solución parece ser para los “borderline” de la EPO) ) un 45% no nos dice nada sobre la calidad del I+D de la Universidad. Es más, creo que este dato podría poner de relieve el daño que está realizando la OEPM al I+D español
    El único valor significativo sería compararlo con el resto de solicitantes ¿Cuál es el % de informes desfavorables para instituciones no universitarias? Al menos eso nos dará una idea de si realmente su I+D es de mayor o menor calidad que el de la parte privada.
    También sería interesante analizar el % de denegaciones en “examen previo” (qué nombre más mal elegido) ante la OEPM con el % de denegaciones en la EPO. Más que nada para ver si la OEPM está promoviendo el valor de la patente ante los entes privados o más bien todo lo contrario…

  2. Hola Uno,

    Gracias por tu comentario. Hay una cosa que no entiendo. Por una parte dices que este “45% no nos dice nada sobre la calidad del I+D de la Universidad” y por otra que la comparación de ese 45% con el porcentaje del sector privado “nos dará una idea de si realmente su I+D es de mayor o menor calidad que el de la parte privada”.

    En cualquier caso, en el sector privado ese porcentaje debe ser mucho mayor. Y no me sorprende, yo también lo haría si fuera solicitante: para qué arriesgarse a que te denieguen la patente (con razón o sin ella) si por el procedimiento sin examen previo te la conceden sin problemas.

    No obstante, yo no apunto aquí tanto a la calidad de la I+D sino a si el número de patentes de las Universidades es un indicador de output de su I+D. ¿En qué medida algo que es no es patentable (nuevo y no obvio) incrementa el volumen de conocimientos y el uso de esos conocimientos para crear nuevas aplicaciones?

    Un saludo.

  3. Maribel dice:

    Hola Francisco, gracias por comentar las estrategias. A mi me parece que el principal problema que tienen las PYMES para “acceder a recursos científicos y tecnológicos”, en particular para licenciar patentes solicitadas por el sistema público es debido a varias razones (ninguna de ellas necesariamente “culpa” de la PYME):
    En primer lugar, creo que en España existe poca confianza en el sistema de patentes. Esto puede muy bien ser debido, como tú abogas, al sistema de concesión de patentes sin examen previo, que obliga a llevar a los tribunales españoles al titular de una patente a todas luces nula, para poder desarrollar una actividad comercial. Claro que uno siempre puede sacar su producto al mercado y esperar a ver si el titular le demanda o no…. lo que conlleva un riesgo. Para medir ese riesgo, se valora la calidad y especalización de los jueces en materia de patentes, y de nuevo, el resultado es deprimente…. ( aunque es algo a lo que poco a poco se está poniendo solución). Pero el empresario de PYME no está normalmente al tanto de estas pequeñas mejoras y prefiere no arriesgarse. Si no lo ve muy muy claro, y el sistema público le aporta alguna garantía de que esa inversión es segura ( como intentaba hacer el plan innova), lo que he visto en mi experiencia es que el empresario prefiere no arriesgarse…..

    Por otro lado, es lamentable que los empresarios confíen más en agencias de la propiedad industrial inglesas o alemanas que en las españolas y que entre las garantías que dan credibilidad a la invención cuente el hecho de que la patente la lleva una firma extranjera, como se me ha hecho saber en alguna ocasión.

    Es posible que las PYMEs no sean culpables de esto, pero si, haciendo referencia a las palabras del ministro Wert, el gobierno intentara “patentizar” la PYME con programas de difusión e información proactivos, que realmente calasen, el número de licencias ( que realmente debería ser el indicador de referencia) aumentase.

    • Muchas gracias por el comentario, Maribel.

      Efectivamente, un empresario dudaría mucho antes de intentar anular en los tribunales una patente potencialmente nula: si pierde, pierde sólo él; si gana, ganan él y todos su competidores.

      Un riesgo al que también puede enfrentarse un empresario es licenciar una patente anulable, hacer una inversión sobre esa base, introducir un producto y terminar pagando daños y perjuicios en los tribunales por infringir otra patente.

      Lo siento, pero no conozco el “Plan Innova”, ¿en qué medida garantizaba la seguridad de la inversión?

      La preferencia creciente de los empresarios por una agencia extranjera puede ser el reflejo del aumento del número de patentes europeas de origen español frente a la disminución de patentes presentadas en la OEPM.

      El 75% de la tecnología protegida en España es de origen extranjero (patentes europeas validadas en España). El otro 25% se reparte entre patentes nacionales y modelos de utilidad. Pongamos que las Universidades y OPIs son titulares del 7% de la tecnología protegida en España (la mitad de las patentes nacionales). Teniendo en cuenta la mayor cantidad y calidad (en términos de patentabilidad) de ese 75%, si se quiere “patentizar” el sector privado (PYME o no PYME) habría que promover que licenciaran patentes con independencia de su origen.

      Por otra parte, si las Universidades y OPIs no consiguen licenciar sus patentes en España por el escaso nivel tecnológico del sector privado (PYME o no PYME), supongo que, si la tecnología es realmente buena, deberían intentarlo en el extranjero.

  4. […] Estrategia española de ciencia y tecnología y de innovación « Información en materia de patente…. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s