Sobre el aplazamiento de tasas de patentes

Introducción

El aplazamiento de tasas es una figura regulada en la normativa nacional de patentes que permite, a un inventor que declara no tener medios económicos, aplazar 4 años el pago de las tasas devengadas durante la tramitación de una patente.

Si bien se trata de una medida interesante para fomentar la presentación de patentes por parte de este tipo de inventores, veremos que en la práctica ha sido aprovechada de manera abusiva por algunos de ellos. Por abuso entiendo obtener el aplazamiento de tasas para un número considerable de patentes, para luego, de manera sistemática, no hacer frente al pago de las cantidades aplazadas.

Aclarar desde el principio que el aplazamiento no es lo mismo que la exención, de la que únicamente disfrutan en España las Universidades públicas.

Regulación

El artículo 162 de la Ley de Patentes establece:

1. La persona que, deseando obtener una patente para una invención propia, carezca de medios económicos podrá solicitar que le sea concedida sin necesidad de satisfacer tasas de ninguna clase. Para ello deberá presentar, junto a la solicitud de patente, la correspondiente declaración de carencia de medios económicos, acreditada con la documentación que se exija reglamentariamente.

2. En los casos de obtención del beneficio a que se refiere el apartado anterior, el titular no deberá satisfacer tasa alguna durante los tres primeros años, resarciendo en los años sucesivos, en la forma que se determine reglamentariamente, las cantidades que hubiere dejado de abonar. En el registro de patentes se anotará el aplazamiento y la obligación de pagar las cantidades atrasadas incumbirá a quienquiera que sea el titular de la patente.

Algunos datos

En las Memorias de Actividades de la OEPM podemos encontrar la clasificación de los 10 mayores solicitantes de patentes nacionales de los últimos años.

Creo que a cualquiera le llama la atención la presencia de dos personas físicas (Manuel Muñoz Saiz y Francisco Javier Porras Vila) en un coto normalmente reservado a las personas jurídicas.

En principio, si una persona quiere solicitar patentes está en su perfecto derecho a hacerlo. No se exige ningún permiso o licencia especial para poder solicitar una patente. El problema se da cuando un solicitante presenta muchas patentes para las que pide aplazamiento de tasas y luego no paga las tasas aplazadas. Son los problemas típicos que se plantean cuando algo es gratis: que no tenemos medida y no podemos parar. Veamos.

Manuel Muñoz Saiz
En Espacenet aparece en 326 familias como solicitante. No obstante, en este artículo él mismo asegura que serían “más de 500”. No he encontrado nada en las bases de datos de la OEPM que me haga pensar que, con semejante número de patentes, está solicitando el aplazamiento de tasas.

Francisco Javier Porras Vila

Distinta opinión me merece el comportamiento de este solicitante. En Espacenet aparece en 141 familias como solicitante. Pues bien, para muchas de ellas este solicitante obtiene el aplazamiento de tasas y una vez concedida la patente (por supuesto, por el procedimiento sin examen) no paga las tasas devengadas. Valga el siguiente ejemplo (P200500401) como botón de muestra de esta práctica, en mi opinión abusiva, pero permitida por la normativa.

Resumiendo, la OEPM tramita gratis el expediente, dedicando varios días de trabajo de un examinador que emplea bases de datos de pago para  buscar las anterioridades, así como personal administrativo y los correspondientes sistemas informáticos. Como se puede ver en el correspondiente Informe sobre el Estado de la Técnica, el examinador encuentra 7 documentos que podrían comprometer su novedad. A pesar de ello y gracias a nuestra <ironía>magnifica</ironía> Ley, la patente se concede. En ese momento, el Sr. Porras Vila  debería empezar a pagar las tasas hasta el momento devengadas. Sin embargo, no paga y la patente es retirada. Resultado: recursos públicos desaprovechados, la OEPM incurre en costes y no ingresa nada, el examinador pierde el tiempo en un expediente inútil mientras se acumulan otros que sin duda merecen más su atención. Multiplique  por 100.

Conclusión

Espero que la figura del aplazamiento de tasas sea objeto de una reforma legal, que consiga  fomentar de manera adecuada y sostenible la presentación de patentes por inventores independientes. Una medida apropiada, aplicada ya en los Estados Unidos o en Francia, puede ser que todas las personas físicas obtengan automáticamente un descuento (por ejemplo, del 50%) en las tasas de tramitación de patentes (incluyendo la tasa de examen previo, pero no las anualidades de mantenimiento).

El mantenimiento de la situación actual llevará a seguir quemando dinero público. Y no está el horno para estos bollos.

4 respuestas a Sobre el aplazamiento de tasas de patentes

  1. Pepe Isern dice:

    La típica disyuntiva entre uso y abuso…. y que pagan justos por pecadores. Como bien dices debe regularse un límite a dicha pretensión o bien regular el alcance (temporal) legal de las patentes así concedidas, etc.

  2. […] aplazamiento de tasas es una figura regulada en la normativa nacional de patentes que permite, a un inventor que declara […]

  3. […] que el personal de la oficina de patentes está que trina. El sujeto parece que se acoge a algún tipo de exención de tasas, obliga a los funcionarios a […]

  4. David dice:

    Que documentos se exige para el pago aplazado de las tasas segun el articulo 162 ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s