El sistema de patentes de la UE: ser o no ser

Introducción

Bajo este sugerente título se presenta un estudio (PDF) de Álvaro Escribano y Marco S. Giarratana, profesores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), que ha contado con el apoyo del Banco de España, el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Oficina Española de Patentes Marcas (OEPM).

En la página de la UC3M se puede encontrar un resumen del artículo y una entrevista al Sr. Escribano.

Un inventor decidiendo si presenta una patente nacional o europea.

Antes de abordar el estudio es conveniente tener unas nociones básicas sobre el tema. En la actualidad en España hay un sistema de patentes en 2 capas: patentes nacionales (concedidas por la Oficina nacional de cada país) y patentes europeas (concedidas por la EPO). Las patentes europeas, que se solicitan y publican en inglés, francés o alemán, pueden tener efecto en los Estados Miembros del Convenio de la Patente Europea (CPE), que son no sólo los Estados Miembros de la UE-27 sino también otros países como Turquía, Suiza y Noruega hasta un total de 38. Si la publicación de la patente europea no se ha producido en un idioma oficial de un Estado Miembro del Convenio de la Patente Europea, ese Estado Miembro del CPE esta legitimado a requerir que se publique una traducción de la patente europea a un idioma oficial del país, para que la patente europea tenga efectos en ese Estado.

Hay que resaltar que el requerimiento de la traducción es una posibilidad ejercida por España y otros países (por ejemplo Italia, Portugal, Austria, Turquía), pero no ejercida por los  países miembros del llamado Acuerdo de Londres (por ejemplo, Francia, Alemania, Reino Unido y Suiza). Por ello, una patente europea concedida en alemán tiene efecto directamente en Francia sin necesidad de traducción (pero una patente europea concedida en francés requiere de una traducción al alemán publicada por la Oficina Austriaca).

Objeto del estudio

Los autores examinan la cuestión de si la introducción de la patente europea con efectos unitarios como tercera capa en el sistema (nacional, europea y europea con efecto unitario) mejoraría una serie de propiedades identificadas como deseables.

En la actualidad, la patente europea con efecto unitario (antes patente comunitaria y luego patente UE), en su última versión de finales de junio, es una patente europea que tras su tramitación y concesión en inglés, francés o alemán se inscribirá en un registro especial adquiriendo a partir de ese momento efectos unitarios en los Estados Miembros de la UE participantes en la cooperación reforzada (todos excepto España e Italia que han interpuesto recurso de anulación contra la decisión del Consejo de autorizar el inicio de la cooperación reforzada). Esto quiere decir que esta hipotética patente con efecto unitario estaría en vigor, o bien, en todos los Estados Miembros participantes, o bien, en ninguno. Igualmente la patente unitaria sólo podría transferirse, limitarse, revocarse o caducar respecto a todos los Estados Miembros participantes.

Se hace necesario señalar que el estudio fue publicado en febrero de 2011, cuando todavía no se había popularizado el término “patente europea con efecto unitario”. No obstante, esto no altera a priori la vigencia ni la validez del estudio.

 

Las capas de la cebolla recuerdan el logo de la EPO...

Propiedades deseables en un sistema de patentes

El estudio señala el conjunto de propiedades que un sistema de patentes eficiente debería tener con el fin de fomentar la innovación, el empleo, la competitividad y el crecimiento:
– Presentar un coste eficiente tanto en su procedimiento de concesión como en su litigación.
– Promover la circulación de conocimiento y las colaboraciones entre empresas.
– Habilitar la movilidad de los inventores.
– Promover la innovación abierta (open innovation).
– Promover la productividad de los examinadores.

Como los mandamientos, estas propiedades son resumidas por los autores fundamentalmente en dos: “que el sistema transfiera el conocimiento a todos los ciudadanos y empresas interesadas en la innovación, para que todos se puedan beneficiar de ello; y que el coste no sea muy alto, para que las empresas acudan a patentar y luego puedan extraer beneficios de la innovación durante un periodo mínimo de años”.

Desventajas de la reforma propuesta

Además, los autores señalan una serie de desventajas que este sistema de patentes con efectos unitarios presentaría especialmente para las empresas de países en los que ni el francés ni el alemán son idiomas oficiales (por ejemplo, las PYMES españolas) frente a un sistema en el que el inglés fuera el único idioma de procedimiento:

– La difusión del conocimiento sería menos intensa y no se beneficiarían del conocimiento generado en Europa. Según este razonamiento ninguna empresa europea se podría beneficiar del conocimiento generado en China, Corea o Japón.

– Los costes de tramitación serían relativamente mayores, ya que parece que tendrían que subcontratar la búsqueda de patentes a alguien que sepa francés o inglés. Digo yo que ahora también tendrían que subcontratar esa búsqueda porque el estado de la técnica no tiene limitaciones lingüisticas.

– Los costes de litigación serían también mayores, al infringir involuntariamente patentes que no pudieron identificar por ser muy difícil y costoso revisarlas. Buscar patentes no es fácil, incluso aunque estén en tu idioma. En este sentido, me gustaría saber cuantas empresas españolas estudian en la actualidad su libertad de operación (freedom-to-operate) frente al conjunto de patentes en vigor en España (todas ellas en español). En definitiva, no creo que hubiera muchas más infracciones “involuntarias”.

– La competitividad de las empresas sería menor, al estar en desventaja por razones lingüísticas.

– La colaboración entre las empresas europeas en actividades de I+D sería menor, porque el sistema de patentes se burocratizaría y fragmentaría.

– Se produciría un sesgo en el mercado de trabajo que tendería a remunerar más a los inventores que sepan hablar francés o alemán. No veo nada raro en que a alguien que sepa más idiomas se le valore más.

– Las grandes empresas francesas y alemanas (Saint Gobain o Siemens) comenzarían a patentar en francés y alemán. Lo cierto es que con el sistema actual de patente europea ya lo hacen.

– Aumentaría la demanda de examinadores en la Oficina Europea de Patentes que sepan leer y escribir en francés y alemán. Aunque el inglés fuera el único idioma de tramitación, el francés y especialmente el alemán siempre serán conocimientos que mejorarán las posibilidades de un aspirante a examinador en la EPO.

Conclusiones

Escribano resume estos inconvenientes llegando a la conclusión de que la reforma “no será útil porque aumentará mucho el coste de patentar”.

Los autores preferirían un sistema de patentes europeo tuviera una única capa (¡adios a las patentes nacionales!), con una tramitación exclusivamente en inglés  (¡adios a la posibilidad de tramitar en español patentes con efectos en España!). Las patentes europeas resultado de la tramitación en inglés se traducirían a otros idiomas (aunque sin especificar claramente cuáles: podrían ser todos, algunos considerados “principales” o los que quiera el solicitante). Además, todos los Estados Miembros estarían felices con este sistema “sólo inglés” porque “ninguno estaría peor y la mayoría de ellos estaría mejor” (Pareto óptimo). De hecho los autores terminan el estudio señalando que les sorprendería si el sistema que proponen no fuera adoptado unánimente por todos los Estados Miembros. En este sentido, no parece que los franceses y los alemanes hayan apoyado mucho esta opción en las reuniones del Consejo de Competitividad. Más bien al contrario.

Por otra parte, no deja de ser curioso que la OEPM haya financiado parcialmente el estudio y los autores sugieran una solución que eliminaría los sistemas nacionales de concesión de patentes.

Crítica

Pueden ser objeto de discusión las propiedades deseables de los sistemas de patentes, así como con las desventajas identificadas los autores de esta tercera capa en el sistema de patentes de la UE que constituiría la patente europea con efectos unitarios. Es discutible que un sistema “monocapa”  presente mejores propiedades de las identificadas como deseables que el sistema actual. Sin duda, es también discutible que yo haya entendido bien el estudio. No obstante, en mi opinión, el estudio tiene algunos errores  graves. Por ejemplo,  en las conclusiones se afirma que el sistema dual actual (nacional y europeo)  permite que un inventor pueda presentar una patente nacional en su idioma y, ahora viene lo bueno, una patente europea en inglés que podrá hacer valer (enforceable) sin traducción alguna en todos los países europeos. Además, dedicar el apartado 5 del estudio supuestamente al sistema de patente UE y tratar en cambio del sistema de patente europea (que no se rige por derecho de la UE sino única y exclusivamente por el Convenio de la Patente Europea) también enciende la luz de alarma.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s