Sobre la conveniencia de la obligatoriedad del examen previo

Introducción

Recientemente tuvo lugar una mesa redonda en el marco del Foro de Innovación y Patentes sobre la conveniencia de introducir el examen previo obligatorio en el procedimiento de concesión de patentes en España. En  sus conclusiones el grupo de trabajo opina lo siguiente:

Por tanto, existe cierta unanimidad entre los expertos consultados en considerar que todo lo que contribuya a mejorar la calidad del proceso y de las patentes concedidas es sin duda provechoso, y que la realización de un examen de fondo obligatorio contribuiría sin duda a este fin. Sin embargo, ante el debate de la idoneidad del procedimiento parece que, si bien hubiera resultado interesante hace tiempo, ahora ya no corresponde, ante los procedimientos actuales existentes.

Si hay recursos, se considera mejor destinarlos a mejorar todo lo que se pueda y a potenciar en la medida de lo posible la información pública procedente de la Oficina Española de Patentes sobre todas las solicitudes, el informe sobre el estado de la técnica. Parece mucho más eficaz para la industria, para los terceros, y para los solicitantes, mejorar la calidad, la exhaustividad de las búsquedas o acortar el plazo en que se pueda disponer del IET.

En mi opinión, y como expondré a continuación, el carácter opcional actual del examen previo de patentes obliga a la OEPM a conceder patentes a sabiendas de que no cumplen los requisitos de patentabilidad, lo cual introduce en el sistema de innovación español graves distorsiones, que son mucho más trascendentales y urgentes que el plazo de emisión del IET.

En primer lugar, abordaré las diferentes vías por las que puede protegerse una innovación en España (patente nacional, modelo de utilidad y validación de patente europea).

Después, expondré los antecedentes legales y situación actual del examen previo en España para, a continuación, analizar lo que podríamos llamar los mitos del examen previo (por ejemplo, su lentitud), examinar el panorama internacional al respecto y concluir con un par de casos ilustrativos.

Vías de protección: Patente nacional, modelo de utilidad y patente europea

Según la actual Ley de Patentes, las invenciones se pueden proteger mediante dos modalidades de propiedad industrial: patente o modelo de utilidad.

Mientras que todas las invenciones protegibles por modelo de utilidad también pueden protegerse por patente, hay invenciones que sólo se pueden proteger por patente (significativamente, los productos químicos y farmacéuticos, así como las que tengan un procedimiento por objeto).

Los requisitos necesarios para proteger una invención tanto por patente como por modelo de utilidad son la novedad (que no exista ya algo igual), la actividad inventiva (que la invención no sea obvia) y la aplicación industrial. Sin embargo, el rigor con el que se exige el cumplimiento de la novedad y la actividad inventiva es significativamente mayor para las patentes que para los modelos de utilidad.

El procedimiento de concesión es mucho más sencillo, barato y corto para modelos de utilidad (menos de 12 meses; 100 €) que para patentes (más de 30 meses; 800-1200 €). Sin embargo, las patentes tienen una duración de hasta 20 años, mientras que los modelos sólo pueden durar hasta 10 años.

Por otra parte, además del sistema nacional de concesión de patentes establecido en la Ley de Patentes, existe el sistema de patentes europeas, gestionado por la Oficina Europea de Patentes (EPO), siendo un sistema paralelo al nacional.

Si, tras el examen de los requisitos de patentabilidad (novedad, actividad inventiva y aplicación industrial), la solicitud de patente europea es concedida por la EPO, el solicitante puede validarla en España simplemente presentando la traducción al español en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) obteniendo entonces la misma protección en España que con una patente nacional. De hecho, cerca del 90% de la patentes en vigor en España provienen de validaciones de patentes europeas (en 2010, se concedieron en España 2699 patentes nacionales y se validaron 16937  patentes europeas).

Antecedentes legales y situación actual.

La Ley de Patentes de 1986 supuso la reforma completa del sistema de patentes en el contexto de la adhesión de España a la Comunidad Económica Europea. Según su Preámbulo, se quería establecer una transición desde la protección de las patentes “débiles” (sin examen) del antiguo Estatuto de la Propiedad Industrial hacia un sistema de patentes “fuertes” (con examen), introduciendo como paso intermedio en dicha transición el Informe sobre el Estado de la Técnica (IET). El IET es una lista de documentos que pueden cuestionar la novedad o actividad inventiva de la invención que se pretende patentar, actualmente acompañada de una opinión escrita en la que se valoran estos requisitos. En palabras del propio Preámbulo:

Asimismo, y dentro de este orden de reforzar el sistema de patentes, y conseguir que las patentes que se concedan en nuestro país sean patentes «fuertes», se establece un nuevo sistema de concesión, mediante la introducción en el procedimiento de un «informe sobre el estado de la técnica», que tiene además el carácter de un paso previo para la institución de un sistema de concesión con «examen previo de novedad» como el que rige en la mayor parte de los países industrializados, y que también se regula en la Ley, para el momento en que se decida su implantación.

Sin embargo, tras la introducción del IET a principios de los 90 y la incorporación de unos 100 Titulados Superiores a la OEPM como examinadores de patente, el Real Decreto Ley 8/1998 de medidas urgentes en materia de propiedad industrial, modificó esta “hoja de ruta” estableciendo el carácter optativo del examen previo, que la Ley de Patentes contemplaba como obligatorio, con el fin de “ofrecer a las empresas que utilizan el sistema de patentes un instrumento más flexible y adecuado a sus necesidades y estrategias”.

De esta forma, el solicitante puede optar por un procedimiento con o sin examen previo de la novedad y actividad inventiva de la invención. Menos del 10% de las solicitudes se conceden según el procedimiento con examen previo, pero, como veremos a continuación, eso no implica necesariamente que la reforma del RDL 8/1998 fuera acertada, sino simplemente que los usuarios prefieren el procedimiento sin examen.

En primer lugar, el carácter opcional del examen previo obliga a la OEPM a conceder patentes que, de manera clara,  incumplen con el requisito de novedad o actividad inventiva a la vista del IET y su correspondiente opinión escrita, accesibles por cualquiera. De esta manera, la OEPM introduce “ruido en el mercado”, al conceder patentes que en pocos casos reflejan una innovación tecnológica real y efectiva.

Los criterios de la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora del profesorado universitario y del personal investigador del CSIC, contemplan la valoración de patentes nacionales si están en explotación o han sido concedidas con examen previo:

b) Las patentes en explotación, demostrada mediante contrato de compraventa o contrato de licencia. Se tendrá en cuenta la extensión de la protección de la patente (nacional, europea o por el Tratado de Cooperación de Patentes –PCT–) valorándose más la de protección más extensa. También será válida esta aportación si la patente ha sido concedida por la OEPM mediante el sistema de examen previo. Se tendrán también en cuenta, de forma secundaria, el número de patentes solicitadas en el periodo, aunque no estén en explotación.

Esto se hace para intentar excluir de la valoración las llamadas patentes curriculares, es decir, las que se solicitan para “hacer curriculum” aprovechando el coste cero de las patentes para las Universidades y se tramitan sin examen previo para asegurar su concesión.

Mitos del examen previo

El primer mito es que el procedimiento sin examen previo tiene la ventaja de su agilidad. En realidad, el procedimiento con examen previo es en la actualidad unos 5 meses más rápido.

No es un mito que el coste de las tasas del procedimiento con examen previo es algo más caro (aprox. 1200 € en total) que el procedimiento sin examen previo (aprox. 800 € en total). Pero hay que tener en cuenta que dicha diferencia viene dada básicamente por la existencia de una tasa de examen previo (aprox. 380 €).

Si tomamos como referencia la tasa del IET (aprox. 665 €) y los costes en los que se incurre en el IET (tiempo de examinador y acceso a bases de datos de pago) y en el examen previo (menos tiempo de examinador y mucho menos acceso a bases de datos), la cuantía de la tasa de examen previo parece desproporcionadamente alta en comparación con la del IET. Esta desproporción se acentúa aun más vía subvenciones, ya que la OEPM concede subvenciones a las PYMES para la tasa del IET, pero no para la tasa del examen previo (ver artículo 25 de la convocatoria de subvenciones, B.O.E. 17.03.2011). En definitiva, mediante la cuantía desproporcionada de la tasa de examen previo y la imposibilidad de recibir subvención por este concepto se está incentivando a los usuarios del sistema para no solicitar el examen de su solicitud de patente.

En ocasiones se afirma que un sistema de examen previo obligatorio supondría menos patentes (según el documento de conclusiones del Foro de Innovación y Patentes pasaríamos de 3700 a 300). Aunque esto pueda ser cierto, habría que tener presente que la finalidad última del sistema de patentes no es tanto el número de patentes como la protección eficaz del desarrollo tecnológico. Además, habría que tener en cuenta que la calidad de las patentes con examen previo obligatorio sería mayor, lo cual beneficiaría a la seguridad jurídica del sistema de patentes tanto por la fortaleza de protección propia de la patente concedida con examen previo como por la posibilidad de disminuir el retraso actual en la concesión de patentes. Lo que no parece un argumento sólido es afirmar que la introducción del examen previo va a disminuir drásticamente el número de solicitudes y, a la vez, aumentar sustancialmente la carga de trabajo de la OEPM.

Estadísticamente, el número de solicitudes de patente nacional venía experimentado un incremento moderado, mientras que el número de solicitudes de modelos de utilidad disminuía moderadamente. Sin embargo, es significativo que esta tendencia se haya invertido en los últimos 2 años.

La disminución del número de solicitudes de patente puede atribuirse a la crisis. Sin embargo para encontrar una justificación al aumento de solicitudes de modelo de utilidad pese a la crisis, es necesario asumir que se está produciendo un trasvase de solicitudes de patentes a modelos de utilidad. El mensaje por parte de los usuarios parece claro: las patentes nacionales se encuentran en un incomodo “terreno de nadie” entre la fortaleza y calidad de las patentes europeas y la rapidez y coste de los modelos de utilidad.

Panorama internacional

Viendo el asunto desde un punto de vista global,  el sistema español presenta una doble anomalía.

En primer lugar, más del 90% (EE.UU, EPO, Japón, China y Corea) de las solicitudes de patente en todo el mundo se conceden tras el examen previo de los requisitos de patentabilidad.

En ocasiones se argumenta que otros países de Europa, en especial Francia y Países Bajos, tienen un sistema parecido (Informe de Búsqueda sin Examen Previo obligatorio). No obstante, presentan una primera diferencia con el caso español es que estos países subcontratan las búsquedas nacionales a la EPO. Por otra parte, estos países han optado por estrategias distintas.

En el caso de Francia, su sistema se ha acercado notablemente a uno con examen previo al exigirse ahora al solicitante que argumente o modifique las reivindicaciones si el informe de búsqueda es negativo, incluyendo la posibilidad de que el INPI deniegue la solicitud por falta de novedad.

Los Países Bajos conceden ahora la patente con independencia del informe, pero abolieron los modelos de utilidad (protección por 6 años sin informe). No obstante, hay dos diferencias sustanciales, de momento, con España: (1) las patentes holandesas se pueden presentar en inglés y (2) la EPO ha fagocitado a la venerable Oficina holandesa. Una evidente prueba de ello que la Oficina holandesa está físicamente en el principal edificio de la EPO en La Haya, esto es, en el número 2 de Patentlaan.

En cualquier caso, lo que no tienen Francia ni los Países Bajos (ni ningún otro país del mundo salvo España), y constituye la segunda anomalía española, es un sistema opcional en el que solicitante decida sobre la marcha si quiere examen o no.

Casos ilustrativos

Sirvan dos botones de muestra del “ruido en el mercado” que introducen algunas patentes concedidas sin examen previo:

– el caso de la patente nacional (ES 2186534 B1) sobre el DNI electrónico concedida sin examen previo y con un IET negativo en el que el examinador señalaba la falta de actividad inventiva del invento (“La ley de patentes española, coladero de cualquier presunto invento“, EL PAÍS 17.07.2008).

– el caso de la patente nacional (ES 2177465 B1) concedida al CSIC sin examen previo sobre un procedimiento de obtención de resveratrol. en el IET se citaban siete (7) documentos que, según la examinadora, afectaban a la patentabilidad de la invención. Esta patente, aparentemente, se ha licenciado para la producción de “Revidox” de la empresa “Actafarma”, promocionándose como “el único producido bajo exclusivo procedimiento patentado por el CSIC”.

Conclusiones

En mi opinión, parece claro que la eficacia del sistema de patentes aumentaría al introducir el examen previo obligatorio, ya que evitaría la concesión de estos derechos a invenciones que se sabe que no lo merecen y permitiría canalizar de manera más eficaz muchos recursos humanos y económicos dedicados actualmente a la litigación de patentes anulables en los tribunales, lo cual está fuera de las posibilidades de muchas empresas españolas, en particular las PYMES.

Mantener el sistema opcional supone asumir el retraso actual (tiempo hasta la concesión) y continuar con una estructura de costes (150 examinadores) correspondiente a una Oficina con examen previo obligatorio y con un producto final (patentes concedidas) de una calidad similar a la de Oficinas con simple registro.

23 respuestas a Sobre la conveniencia de la obligatoriedad del examen previo

  1. Nacho dice:

    Hola.

    Cómo es posible que se haya concedido una patente cuando el IET concluye que las reivindicaciones ya han sido referidas en un documento y que no son nuevas y que carecen de los requisitos de patentabilidad?

    Esa patente concedida (en principio en contra de la ley de patentes, no entiendo cómo se puede haber concedido) supongo que será fácilmente anulable, no?

    Gracias de antemano por su respuesta.

    • Hola Nacho,

      La concesión de una patente con independencia del IET es posible cuando el solicitante opta por el procedimiento sin examen previo, es decir, el llamado procedimiento general de concesión (ver especialmente el artículo 37 de la Ley de Patentes española).

      Efectivamente, una patente concedida por el procedimiento general de concesión con un informe contundentemente negativo es, en principio, anulable en los tribunales. El problema es que el interesado en anularla tendrá que invertir tiempo y dinero y quizás le compense simplemente pagar una licencia al titular de la patente para evitar problemas. Entre otras cosas porque si consigue anular la patente se beneficia él y todos los demás competidores; pero si pierde el juicio, el único perjudicado es él.

      En mi opinión, esto perjudica la innovación y la seguridad jurídica.

      Saludos y muchas gracias por tu intervención.

      • inma dice:

        ¿Pagar una licencia a alguien que tiene una patente negativa?.
        Imágina que no quiere conceder licencia.
        ¿Cuánto es el coste de anular una patente y cuanto puede pedir por una licencia?
        Has de tener en cuenta que seguramente quieres anular una patente a tu competencia y no pagarle una licencia para hacerla más fuerte..
        Lo que perjudica a la innovación y a la seguridad jurídica es permitir la concesión de patentes con IET negativas y no pedir la anulación de algo que no cumple la ley. Y lo peor de todo es que se consienta exclusivamente para coger dinero.

      • Muchas gracias por tu comentario, Inma.
        Me temo que no hay reglas universales, pero, en algunos casos, la decisión más inteligente puede ser negociar una licencia y seguir con tu actividad normal.
        Insisto en que, si el sector esta formado por más de dos competidores (tú, el de la patente y “los otros”), si vas a juicio y consigues anular la patente, “los otros”
        estarán muy contentos porque no han tenido que hacer ningún gasto y les has quitado un problema (los has hecho más fuertes, como dices).
        Además, has de tener en cuenta que, en caso de juicio, para un juez una patente concedida por la OEPM tiene presunción de validez y puede llegar a acordar, como medida cautelar, que ceses
        en tu actividad presuntamente infractora hasta que haya sentencia.

  2. Maribel dice:

    Hola Francisco,

    Aunque en la teoría estoy completamente de acuerdo con tu punto de vista, en la práctica, y hablo por experiencia, el procedimiento por examen previo no funciona debido a la penosa -por no decir ruinosa- práctica de algunos examinadores. Ante una mala práctica de un funcionario orgulloso y sin miedo a perder su trabajo, el solicitante tiene pocas, si alguna, oportunidad de solicitar un cambio de examinador.

    Una inversión cuantiosa en una invención industrialmente interesante, nueva e inventiva puede ser un mal negocio si el examinador comete un error y no entra en razones.

    Yo tuve una nefasta experiencia en este sentido, el examinador eligió mal el estado de la técnica y además no aplicaba las directrices de examen para valorar la novedad y actividad inventiva pues estas eran solo una “guia” y su seguimiento, al parecer, optativo.

    Nunca mas recomendaré el procedimiento con examen previo!!!! Se necesita una garantía para el solicitante.

    • Muchas gracias por tu comentario, Maribel.

      Lamento tu mala experiencia con el examen previo. Coincido contigo en que el resultado (la concesión o denegación) puede depender del examinador que te toque (en la OEPM o en la EPO), fundamentalmente porque hay un requisito subjetivo (la actividad inventiva) cuya apreciación no es fácil homogeneizar (el método problema-solución ayuda, pero no es la panacea).

      En mi opinión, no se debe cambiar de examinador a petición del solicitante salvo que haya una causa legal (las tasadas por el derecho administrativo para la recusación). Sería, salvando las distancias, como cambiar de juez a mitad del proceso.

      La garantía para el solicitante en el procedimiento ante la OEPM debería estar más bien un recurso administrativo real, ya que en la actualidad es sabido que “el sistema de recursos de la OEPM es puramente jurídico y no está en condiciones de valorar cuestiones sobre patentabilidad“. (página 29 del Informe)

      Saludos,
      Francisco.

  3. Suso dice:

    Lo primero felicitarte por la página, me está siendo de mucha ayuda. ¡ Gracias !

    He solicitado una patente y en el IET me han puesto dos X y cuatro A’s. La cuestión es que como no está habilitado un mecanismo de aclaración, no puedo rebatir esas X, las cuales considero erróneas. En primer lugar porque no está en el mercado ese producto y en segundo porque en los dibujos se ve con meridiana claridad que no es el mismo invento.

    Sobre todo me da rabia porque he simplificado mi invención al máximo debido a que las famosas X han fallado en su complejidad a la hora de ponerlas en el mercado y es ahí donde esta la clave de mi invención.

    Ahora me toca solicitar el examen previo o no, y no sé muy bien qué hacer, ya que entiendo, la patente se va a conceder igualmente. Y temo insistan en la misma dirección y al final pagando me quede cara de tonto por no pasarlo.

    ¿Qué me aconsejas?

    Un saludo.

    • Muchas gracias por tu comentario, Suso.

      Sin ver la solicitud de patente, el IET y los documentos citados es dificil aconsejar pero lo intentaré.

      Si te queda alguna reivindicación “viva” (no afectada por ninguna de las X), mi consejo es que pidas examen (posiblemente modificando convenientemente las reivindicaciones).

      Si todas las reivindicaciones están afectadas por las X, tienes que valorar cuidadosamente hasta que punto las X están bien puestas. Recuerda que lo relevante no es si las X están en el mercado o si sus dibujos son identicos sino si las características de tus reivindicaciones están “contenidas” en la X (o son obvias a partir de ella).

      Si las X están bien puestas posiblemente retirar la solicitud sería la mejor decisión.

      Si no están bien puestas y no quieres examen siempre puedes ir por el procedimiento general, modificando las reivindicaciones para “escapar” de las X.

      Evidentemente el camino de menor resistencia es ir por el procedimiento general sin modificar reivindicaciones pero eso te asegura problemas en caso de que quieras hacer valer tu patente.

      Espero que haya sido de ayuda, pero recuerda que estos consejos son generales y que la decisión es exclusivamente tuya.

  4. Suso dice:

    Muchas gracias por tu aclaración. Retirar la solicitud ni me lo planteo después del dinero gastado. Voy a revisar las reivindicaciones y seguramente siga por el procedimiento general ya que me da miedo no superar el examen.

    Un saludo.

  5. Juan dice:

    Hola,

    Expongo mi caso rapidamente.

    Me acaban de enviar el IET, el cual revela que la combinación de fármacos que pretendo patentar tiene: novedad y aplicación industrial, pero no tienen, según la examinadora, actividad inventiva.

    Alega, para esta última apreciación, que existe una combinación similar ya patentada; cosa que es cierto:una combinación similar fue patentada por un brasileño. Pero también es cierto que años más tarde el poderoso PFIZER ha patentado una combinación igualmente similar a la del inventor Brasileño.

    La patente del brasileño consiste en un antibiótico y un complejo vitamínico.
    La patente de PFIZER consiste en un antibiótico distinto al de la patente brasileña pero de la misma famlia y un complejo vitamínico igual.

    Mi patente consiste en un antibiótico de una familia completamente distinta al del Brasileño y a la de PFIZER y el mismo complejo vitamínico

    Mis preguntas son:
    1. ¿Por qué la patenta de PFIZER tiene actividad inventiva y la mía no, cuando son combinaciones similares? Si la mía no tiene actividad inventiva, por parecerse a la original de Brasil, la de PFIZER, atendiendo a esos mismos datos, tampoco debería tenerla.

    2. ¿Qué es más importante, que tu invento tenga novedad (no existe y nadie lo ha reivindicado nunca) o la actividad inventiva (hay combinaciones similares en el mercado)?

    Qué aconsejáis, porque la examinadora ya me ha dicho que no va a cambiar de idea, y que la ausencia de actividad inventiva afecta a todas mis reivindicaciones.

    Si me llevan a los tribunales -por llevarlo al extremo-¿Podría alegar que si mi patente no es patentable por carecer de actividad inventiva, tampoco lo sería la de Pfizer, la cual es utilizada por mi examinadora para demostrar que no tiene actividad inventiva?

    3. Existe algún otro país en el mundo en el que podría patentar mi combinación de fármacos siguiendo un procedimiento similar al PGC de España (Sin actividad inventiva):

    Espero haber sido claro,

    Muchas gracias por vuestros comentarios y sugerencias.

    • Maribel dice:

      Las cuestiones que planteas son demasiado extensas como para poder ayudarte en este medio. Con el permiso de Francisco, si me escribes podré ayudarte ya que soy experta en patentes Farmacéuticas. Info@conneng.es

    • Muchas gracias por tu comentario, Juan.

      Sin ver la solicitud de patente, el IET y los documentos citados es dificil aconsejar pero lo intentaré.

      No es evidente de tu comentario, pero entiendo que la examinadora combina la patente brasileña con la de Pfizer para comprometer la actividad inventiva de tu invención (estas patentes tendrían categoría Y en el IET)

      Patente BR = A + V
      Patente Pfizer = A’ + V
      Tu Patente = A” + V

      1.- Parece que la patente de Pfizer no sería obvia a partir de la patente brasileña, mientras que la tuya, a juicio de la examinadora, sería obvía combinando la patente brasileña y la de Pfizer.

      2.- Si no hay novedad, no hay actividad inventiva, pero ambos requisitos son necesarios para que tu invención sea patentable.

      Si estás de acuerdo con la examinadora, mi consejo es que retires la solicitud. Si no estás de acuerdo, pide examen previo.

      Si Pfizer te lleva a los tribunales por infringir su patente, tendrás que probar, o bien, que tu actividad comercial no infringe la patente de Pfizer, o bien, que la patente de Pfizer no tiene actividad inventiva.

      3.- Sí, hay unos cuantos (por ejemplo, Italia). En cualquier caso, aunque el procedimiento sea sin examen, los tribunales de ese país podrán anular tu patente si no tiene realmente actividad inventiva.

      Espero que haya sido de ayuda, pero recuerda que estos consejos son generales y que la decisión es exclusivamente tuya.

  6. Juan dice:

    Muchas gracias por tu respuesta.
    No quisiera abusar de este formato. Solo aclarar un par de puntos.

    1. Mi patente sí tiene reconocida, en todas sus reivindicaciones, la novedad y la aplicación industrial.

    2. No es comprensible ni creíble que la patente de Pfizer no haya sido obvia a patir de la patente brasileña, ya que el antibiótico que combina esta empresa es de la misma familia que el antibiótico brasileño (en realidad, las diferencias químicas que hay entre ambos antibióticos son anecdóticas y sus efectos médicos son practicamente los mismos); sin embargo, el antibiótico que yo combino no tiene nada que ver con esa familia de antibióticos y presenta una actividad farmacológica mucho más potente que la de estos, además de otras bondades en la que ahora no entro.

    Un saludo.
    Y, nuevamente, muchas gracias por el comentario y consejo.

    J.V

  7. 1.- Solo matizar que, si una invención no tiene actividad inventiva no es patentable, aunque tenga novedad y aplicación industrial.

    2.- La patentabilidad es un asunto complicado y lleno de matices. Todo depende de cómo estén redactadas las reivindicaciones y del estado de la técnica identificado por el examinador.

    Suerte.

  8. Juan dice:

    MIL GRACIAS.

  9. Suso dice:

    Hola Fernando de nuevo. Dos preguntas:

    1. Resulta que en el informe de estado de la técnica, las 2 X que tengo son porque compara la descripción de las otras patentes con mis reivindicaciones. Eso no lo entiendo. Tendrían que compararse reividicaciones o descripciones por igual ¿no?.

    2. Tengo claro cómo modificar mi descripción para que no choque con las X, pero entiendo que también tendré que modificar las reividicaciones. ¿es así?. Si no pido examen previo ¿como se pueden realizar modificaciones?. ¿Cubro el formulario y lo envío pagando las tasas sin más y las añaden?. ¿Cómo funcionan las modificaciones una vez que tienes el iet?.

    Un saludo y gracias.

  10. 1. La novedad y actividad inventiva de tus reivindicaciones se decide comparándolas con el estado de la técnica

    “todo lo que antes de la fecha de presentación de la solicitud de patente se ha hecho accesible al público en España o en el extranjero por una descripción escrita u oral, mediante una utilización o por cualquier otro medio”.

    El estado de la técnica por tanto incluye el contenido *integro* de todas las patentes publicadas antes de la fecha de solicitud de tu patente.

    2. Lo que define el objeto protegido por tu patente son las reivindicaciones (no la descripción). Por el procedimiento general de concesión no necesitas modificar las reivindicaciones para que te concedan la patente. No obstante, puedes voluntariamente modificarlas de acuerdo con lo establecido en el art. 36 (2) de la Ley de Patentes.

    “Una vez finalizado el plazo otorgado a los terceros para la presentación de observaciones al informe sobre el estado de la técnica, se dará traslado de los escritos presentados al solicitante para que en el plazo reglamentariamente establecido al efecto formule las observaciones que estime pertinentes al informe sobre el estado de la técnica, haga los comentarios que crea oportunos frente a las observaciones presentadas por los terceros y modifique, si lo estima conveniente, las reivindicaciones.”

    Tienes que usar el formulario IET3

    http://www.oepm.es/es/propiedad_industrial/formularios/las_invenciones/patente_nacional/

  11. luis dice:

    Hola Fernando:
    Soy nuevo en este mundo de las patentes y quería hacerte esta pregunta: el informe de la IET de mi patente concluye que tiene aplicación industrial, actividad inventiva y novedad ¿ por tanto interesa seguir por el procediemiento general o examen previo?
    Muchas gracias

    • Por lo que me dices, entiendo que el informe de la OEPM tiene solo documentos con categoría A.
      En ese caso existe una alta probabilidad de que la patente se conceda sin problemas por el procedimiento con examen previo (digamos un 95%).
      El procedimiento general ofrece una certeza de concesión (100%) y es 440 € más barato. No obstante, si necesitas usar realmente la patente en el mercado, el examen previo le otorga a la patente una mayor “seriedad”.

  12. luis dice:

    Si, el informe de la OEPM cita tres documentos con categoria A.
    ¿a qué te refieres con mayor seriedad?¿ Ir por un camino u otro puede afectar al valor de mi patente en el mercado?
    Muchas gracias por contestar tan råpido.

    • Hipotéticamente una misma invención la podrías proteger, mediante modelo de utilidad, patente nacional sin examen, patente nacional con examen o patente europea. La invención es la misma, pero la protección que otorga una patente europea es más “fuerte” o “seria” que la de un modelo de utilidad.

      Sin ver el IET, la patente nacional sin examen la metería en el saco del modelo de utilidad y la patente con examen en el saco de las patentes europeas.

      Por tanto, en general, yo diría que con examen previo es más fácil y rápido convencer a un tercero (un competidor, un banco, un juez) de que tu patente es nueva y tiene actividad inventiva. En tu caso, si optaras por el procedimento general puedes decir “vale, mi patente es sin examen pero tengo un IET favorable, aquí esta” pero te arriesgas a que la otra persona no se fíe de lo que le estás contando…

  13. […] La OEPM es más estricta que la EPO en la valoración del carácter técnico, quizás por su impotencia en el examen de la actividad inventiva, dado que el 90% de las patentes se conceden sin examen de la novedad y la actividad inventiva. […]

  14. […] – la tasa de examen previo (389,77€), solo si el solicitante opta por el procedimiento con examen previo. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s