Las patentes en tiempos del coronavirus

26/03/2020

Introducción

En esta entrada planteo algunas cuestiones sobre la relación entre las patentes y la crisis sanitaria y económica del coronavirus. En primer lugar, trataré sobre las patentes que reivindican virus. Después me centraré en el debate sobre si el sistema de patentes frena o acelera la búsqueda de vacunas y tratamientos, con los argumentos esgrimidos por ambas partes. Por último, me ocuparé de la posible violación de patentes por impresión 3D de equipos médicos.

Patentes sobre virus

Sí, los virus tanto los artificiales como los silvestre son patentables, al menos en la EPO. En particular, la patente del virus del MERS, otro coronavirus que apareció en 2012 en Arabia Saudí, fue concedida sin excesivos problemas a la Universidad Erasmo de Rotterdam. Las reivindicaciones de la patente se dirigen al virus en si, a sus proteínas, a anticuerpos contra sus proteínas, a métodos y kits para el diagnóstico de la infección por el virus, así como al uso de todo lo anterior como métodos o sustancias para tratar o prevenir el MERS.

Sin embargo, salvo que nos dejemos llevar por alguna de las múltiples teorías de la conspiración, no puede ser que el virus del COVID-19 estuviera ya patentado antes de 2020, porque ese virus no se conocía. En este sentido, la primera divulgación del genoma del virus se realizó el 10 de enero de 2020. Por supuesto, hay patentes sobre coronavirus anteriores a esa fecha , sin ir más lejos, la del MERS que comento más arriba, pero diría que ninguna con el genoma del SARS-COV-2.

polio

Patentes inhibidoras

La búsqueda de una vacuna o un tratamiento es una tarea colectiva y requiere colaboración entre los científicos. Las patentes inhiben la colaboración de los científicos y les lanza a una competición en la que no comparten los resultados de su investigación.  Por tanto, las patentes frenan la obtención de un tratamiento o de una vacuna. De hecho, esta fue la opinión expresada por el gobierno saudí ante la OMS en el caso de la patente sobre el virus del MERS. Además el ministro saudí apuntó a la posibilidad de que Países Bajos estuviera cometiendo un acto de biopiratería, prohibido por el Convenio de Diversidad Biológica, al explotar un recurso genético saudí sin permiso de su gobierno. Por contra, los investigadores de la Universidad de Rotterdam dijeron que patentar el virus era “lo normal“.

La postura inhibidora también recuerda que las patentes consisten en unos derechos de exclusión sobre el tratamiento o la vacuna, que van a suponer un coste de acceso a la vacuna/tratamiento mucho mayor para los Estados/pacientes

fuel

Patentes catalizadoras

Sin embargo, las patentes incentivan la investigación precisamente porque, además del reconocimiento moral de haber sido el inventor, otorgan un derecho de exclusión muy valioso económicamente. No obstante, estos derechos de exclusión no son absolutos y pueden ser laminados por los gobiernos con licencias forzosas en caso necesario, compensando adecuadamente al titular. Así, países de nuestro entorno como Alemania y Canadá han preparado sus leyes de patentes para dejar sin efectos ciertas patentes por razones de salud pública, compensando a sus titulares. Las patentes podrían ser sobre medicinas, test de diagnóstico, equipos de protección personal, desinfectantes, etc.

Por contra, que yo sepa, los gobiernos no tienen herramientas para forzar al titular de un secreto empresarial a divulgarlo. Este es el caso, por ejemplo, la formula exacta de la solución de lisis para el test del coronavirus de las maquinas de Roche.

Tampoco es posible retirar la clasificación de un medicamento “huérfano”, con el periodo de exclusividad que confiere para tratar la “enfermedad rara” correspondiente,  salvo que el titular del derecho renuncie al mismo. Esto es lo que ha pasado en EEUU con el remdesivir, medicamento para el que Gilead solicitó a principios de marzo la clasificación como “huérfano” para tratar la “enfermedad rara” COVID-19. Dicha solicitud fue concedida por la FDA este lunes, junto con la exclusiva de esa indicación durante 7 años. Ante la presiónGilead renunció ayer a esta clasificación.

Además, los investigadores pueden compatibilizar la competición con la colaboración, publicando un artículo con sus resultados de investigación inmediatamente después de haber solicitado la patente. Por ejemplo, los investigadores que publicaron el genoma del virus el 10 de enero, bien podrían haber solicitado una patente sobre dicho virus el 9 de enero que se publicaría hacia el verano de 2021. Espero poder informarles al respecto en unos meses.

Por otra parte, las patentes contienen información técnica valiosa, accesible gratuitamente y no divulgada en publicaciones científicas, que puede ser reutilizada por otros investigadores. Así, por ejemplo, según un estudio de ACS (productor de Chemical Abstracts Service) hay más de 500 patentes sobre los virus del MERS o del SARS con información potencialmente relevante para el desarrollo de vacunas y tratamientos contra el virus del COVID.

No obstante, hay que matizar un par de cosas respecto a la divulgación de la información contenida en los documentos de patente. Como he apuntado arriba, salvo que el solicitante quiera acelerar la tramitación, la publicación de la información se produce 18 meses desde la fecha de solicitud, es decir, una patente sobre una vacuna/tratamiento solicitada en enero de 2020 se publicará en verano de 2021.

Por otra parte, los gobiernos pueden ordenar el secreto sobre cualquier solicitud que tenga interés para la defensa nacional y evitar así su publicación. Según la doctrina, la defensa nacional sería el conjunto de recursos destinados al cumplimiento de las actividades desarrolladas por el Estado para la protección del conjunto de la sociedad. Para mí es evidente el interés que una vacuna o tratamiento podría tener para la defensa nacional. Otra cosa es que efectivamente se ordene el secreto, cosa que Leopoldo Belda me indica que es altamente improbable en España en este momento. No obstante, como referencia, según este artículo de HBS, durante la 2ª guerra mundial EEUU ordeno el secreto sobre patentes relacionadas con antibióticos y penicilina. En este sentido, el responsable de la penicilina en el seno de la War Production Board, la agencia encargada de la producción en EEUU durante ese periodo,  se quejaba de que había muchas patentes sobre penicilina en la USPTO que habían sido puestas bajo secreto, lo que impedía la coordinación de los esfuerzos de producción.

Aunque sin relación en principio con patentes, se formó también un buen revuelo el 15 de marzo cuando apareció publicada en “Die Welt” la noticia de que, según el gobierno alemán, el entorno de Trump habría ofrecido dinero a CureVac, una empresa alemana, a cambio de que los resultados de sus investigaciones sobre vacunas se aplicaran en exclusiva en EEUU, es decir, que solo se aplicaran en los EEUU (Aber eben nur für die USA). La empresa lo desmiente, pero al día siguiente, es decir, el día 16, la Comisión le ofreció 80 M€ a CureVac, y tal como ayer la Comisión comunicó unas orientaciones a sus Estados miembros para preservar la soberanía económica.

Teniendo en cuenta estos precedentes y la sensatez de Trump, no me extrañaría que la política de “America First” mutara a “America Only” e impusieran el secreto a las solicitudes de patentes sobre coronavirus que se presenten en la USPTO.

1485765787_707685_1485770493_sumario_normal

Impresión 3D

Estos días se han publicado muchas noticias sobre personas, empresas y hospitales que intentan hacer frente al coronavirus mediante la impresión 3D.

Especialmente sonado fue el caso de un grupo de makers italianos que se pusieron en contacto con Intersurgical, fabricante de un respirador patentado, para que les proporcionara los ficheros con los planos de una válvula del respirador y así facilitarles su impresión. Según las primeras informaciones, la compañía no solo les negó los planos, sino que les amenazó con una demanda por violación de patente si fabricaban las válvulas. Después, la compañía desmintió la amenaza de demanda, pero confirmó la negativa a facilitar los planos.

Las patentes protegen la válvula, pero no el archivo con sus planos. Por tanto, crear o copiar un archivo con los planos no constituye en sí una violación directa de la patente. Sin embargo, quien imprima la válvula para suministrarla a un hospital podría estar violando directamente la patente (ver art. 59 de la Ley de Patentes).

Además, quien facilite los planos podría ser estar violando indirectamente la patente (ver art. 60 de la Ley de Patentes), por estar entregando u ofreciendo medios para la puesta en práctica de la invención patentada relativos a un elemento esencial de la misma a personas no habilitadas para explotarla,  especialmente si conocía la existencia de una patente sobre la válvula.

Por tanto, los creadores de archivos para impresión 3D deberían ser cuidadosos con lo que ponen a disposición de otros en internet. Los que imprimen para donar el material quizás puedan acogerse a que los límites de las patente no se extienden a actos en el ámbito privado y con fines no comerciales (art. 61 de la Ley de Patentes), pero no los que vendan el material. No obstante, es dudoso que las empresas quieran enfrentarse al daño reputacional de (amenazar con) demandar en las circunstancias actuales a las personas o empresas que hayan violado, directa o indirectamente, sus patentes por la impresión 3D de un elemento sanitario.

En este apartado, aunque no relacionado necesariamente con la impresión 3D, cabe destacar el anuncio de la Comisión Europea de poner gratuitamente a disposición de cualquier interesado las normas (estándares) relacionadas con mascarillas y otros elementos de protección personal.

Sobre esto hay que tener en cuenta que regalar el PDF de la norma UNE sobre un producto no significa que dejen de tener efectos en España las patentes sobre ese producto. No obstante, supongo que ya no hay patentes en vigor sobre los guantes y mascarillas que implementan las normas “liberadas”.

En fin. Aguantemos. Como poco hasta julio de 2021 para saber quién ha patentado el virus.

 


El fin de la patente unitaria tal y como la conocemos

20/03/2020

Introducción

Tras una espera de varios años, el Tribunal Constitucional ha declarado hoy nula la ley por la que Alemania pretendía adherirse al sistema de patente unitaria.

En mi opinión, la combinación del Brexit con esta sentencia suponen el fin del proyecto, siendo necesario volver a la casilla de salida, para diseñar un sistema mejor.

A falta de Liga, después de casi 3 años, vamos de nuevo con el Carrusel Unitario.

Comienza Carrusel

¡Carrusel Unitario! El de las patentes, el de la cooperación reforzada, el de las ratificaciones, el del Brexit, el de los recursos, el de las sentencias, el clásico, el único, el veterano, el del sonido inconfundible. El de la Cadenaaaa EPO.

Cambio en el Unitary FC: sale Reino Unido, entra Italia

Con algo de fanfarria, el propio Boris Johnson cuando era ministro, firmó la ratificación de la adhesión de su país, el 26 de abril de 2018, Día Mundial de la Propiedad Intelectual. Por aquel entonces se trataba de un simple acuerdo internacional sin relación con la UE.

Después vinieron encendidos debates en el VAR académico sobre si el Reino Unido podría ser un miembro cuántico y estar a la vez dentro de la patente unitaria y fuera de la Unión Europea. Los proponentes de esta posibilidad cuántica básicamente apostaban a que donde hay voluntad hay camino (“where there is a will, there’s a way”). Sin embargo, hace unas semanas, un portavoz del gobierno británico confirmó que el Reino Unido ya no quería saber nada de la patente unitaria. En sus palabras, el objetivo de UK de ser una nación independiente no es coherente con participar en un sistema judicial que aplica derecho de la UE y que está vinculado por el TJUE. Algunos tienen dudas de si esto es oficial-oficial, pero mientras llega la confirmación del gobierno de Su Majestad, habrá que quedarse con las declaraciones del portavoz.

Evidentemente, la patente unitaria sin el Reino Unido es menos atractiva para todos, pero formalmente la retirada de UK no tendría ninguna consecuencia negativa para la patente unitaria. Simplemente, se cambia a este país por Italia como tercer país que debe ratificar el tratado para la entrada en vigor del tinglado. No obstante, la salida de Reino Unido también retrasa todavía más la entrada en vigor porque los países miembros tendrán que negociar a dónde va la jugosa división del tribunal encargada de patentes químicas y farmacéuticas que iba a estar en London.

Gol anulado en Karlsruhe

Como decía al principio, el Constitucional Alemán (BVerfG) ha declarado nula (sentencia) la ley por la que Alemania se adhería al sistema de patente unitaria. Esta ley nunca entró en vigor realmente porque cuando empezaba el verano de 2017 llamaron del BVerfG al presidente de la Bundesrepublik Deutschland para decirle que no firmara, porque habían recibido un recurso de inconstitucionalidad, con ciertos visos de ser admisible, presentado por una persona física que resulto ser Herr Dr. Ingve Björn Stjerna.

Si para algunos Stjerna es una especie de “Llanero Solitario de la PI“, no menos peculiar es el magistrado ponente que ha llevado el caso en el BVerfG, el Prof. Dr. Peter M. Huber, concediendo entrevistas sobre el caso en las que afirmaba en inglés que los rumores de que el Brexit iba a frenar la maquinaria de su tribunal eran, literalmente, caca de la vaca (bullshit).

El recurso de inconstitucionalidad incluía como cuestión formal evidente, la falta del quorum necesario en el Bundestag para la aprobación de una cesión de soberanía. En efecto, el sistema de patente unitaria supone que la jurisdicción sobre las patentes europeas con efectos unitarios se va al Tribunal Unificado de Patentes, por lo que este tribunal internacional podría decidir sobre la validez o infracción de una patente con efectos en Alemania. Así, para este tipo de cosas el quorum requerido por la Constitución alemana es 2/3 de los 709 miembros del Bundestag y, como se puede apreciar en esta foto, eran bastante menos (35) los que se quedaron hasta el final de la BUNDESTAG DISCO SESSION.

El Constitucional alemán le ha comprado a Stjerna este motivo de la falta de quorum, pero ha rechazado los otros. No obstante, parece introducir otra posible causa de inconstitucionalidad por la primacía incondicional del derecho de la UE en el artículo 20 del Tratado UPC, apreciando indicios de un posible conflicto con la Constitución Alemana. Sin embargo, dado que se está cepillando la ley por el motivo del quorum, el BVerfG no ve necesario decidir sobre este motivo ahora (ver párrafo 166 de la sentencia).

En resumen, por un lado, formalmente el BVerfG no ha emitido una sentencia de muerte a la patente unitaria: el Bundestag puede aprobar en el futuro una ley de adhesión de Alemania con la mayoría de 2/3 requerida, aunque quizás esto no vaya a ocurrir mañana con la que está cayendo. Por otro lado, sin embargo, la sentencia no perdona necesariamente en Alemania todos los posibles pecados anticonstitucionales del Tratado, ni evita que alguien vuelva a plantear un recurso de inconstitucionalidad si esta ley se aprueba.

Conectamos con el comité preparatorio de Alcoy

En estos tiempos que corren, no necesitamos agoreros mesetarios como el que aquí escribe, sino gente optimista como Mr.Ramsey el presidente del comité preparatorio del tribunal, que ha tenido que poner al mal tiempo buena cara en los últimos trienios.

Sin ir más lejos, a finales del año pasado, en una entrevista a JUVE, Ramsay esperaba todavía que el Reino Unido se quedara, que el BVerfG mandara a paseo el recurso y que el tribunal estuviera operativo a principios de 2021. Teniendo en cuenta que están dedicando el retraso a pulir el sistema informático del tribunal, estoy seguro de que les va a quedar niquelao.

Incluso hoy, el comité preparatorio ha publicado una nota en la que reconoce que la sentencia supondrá más retraso y que el COVID les supone un desafío adicional, pero que el trabajo preparatorio continúa.

Conclusión

Mi opinión es que habría que enterrar a la patente unitaria en su encarnación actual y comenzar de nuevo. Sí, ya sé, ¡qué pereza!, ¿verdad?

Pero tengan en cuenta que ahora que no está Reino Unido, podríamos aprovechar la experiencia para crear realmente una patente de la UE, concedida por la EPO, vale, pero administrada por la EUIPO en todo lo demás: registro, tasas y recursos administrativos. Y, por supuesto, con jurisdicción del TJUE como con las marcas de la UE. Para ello solo se necesita algún Reglamento de la UE y voluntad política. Si sale un sistema así, los idiomas de trabajo me darían igual, pero si me preguntan prefiero inglés solo.


Solicitudes de patente europea en 2019

19/03/2020

Introducción

La EPO ha publicado los datos de solicitudes de patente europea en 2019. Fueron 1.887 solicitudes de origen español, lo que supone un incremento del 6% frente a 2018 y el 1% sobre el total de 181.406 solicitudes.

A continuación haré un análisis de estos datos, para el que es fundamental tener en cuenta lo siguiente:

  • La EPO mete en el mismo saco de solicitudes (applications), tanto las entradas en fase regional EPO de una PCT (“EUROPCT”) como las solicitudes europeas directas (EPO direct). No hay datos desagregados a ningún nivel de applications como la suma de EUROPCT y EPO direct. Tampoco hay datos de las EPO direct que son primeras solicitudes sin prioridad (first filings)

 

  • La EPO asigna el origen de una solicitud basándose en el domicilio del primer solicitante.
    • Si los inventores viven en Barcelona, pero el solicitante está domiciliado en Texas, la solicitud se asigna a EEUU y no a España (ejemplo).
    • Si el primer solicitante reside en Zaragoza y el segundo en Madrid, la solicitud se asigna a Aragón (ejemplo).

 

  • No obstante, la EPO consolida las solicitudes de las multinacionales en el país de su sede, con independencia de que se presenten en otro (ver notas). Esto hay que tenerlo presente al interpretar los datos de la OEPM sobre solicitudes de patente europea presentadas en la OEPM. Así, una parte de las 1251 solicitudes de patente europea presentadas ante la OEPM en 2019 no serán consideradas por la EPO como de origen español. En este sentido, en “La OEPM en cifras 2018“, los mayores solicitantes de patentes europeas ante la OEPM en 2018 fueron Ericsson, Valeo y Airbus o sus filiales, que nunca han sido consideradas por la EPO como de origen español

Datos globales

  • El incremento del 6% en España es algo superior al del total de solicitudes (4%), por lo que España mejora en relación al conjunto del resto de países. En concreto, respecto al conjunto de países europeos mejora en general, pero se queda claramente detrás del ritmo asiático (China, +29%, Corea +14%).
  • El reparto de la tarta de solicitudes sería más o menos el siguiente:
    • La Eurozona se lleva un tercio (33%).
    • Los USA son el principal origen como país, y se llevan un cuarto (25%).
    • Las grandes potencias tecnológicas asiáticas en conjunto (Japón, Corea y China) también se llevan otro cuarto (25%).
    • Del 16% que queda, un 10% aprox. va para los otros países de la EPO (como Suiza, UK) y las migajas (6%) para el resto.
  • El mayor solicitante es Huawei con 3.524, cerca del doble que el conjunto de España. Siemens, es el quinto mayor solicitante y el primero europeo, con 2.619.
  • Por tipo de solicitante, las grandes empresas se llevan 3 de cada 4 solicitudes, mientras que las pymes e inventores individuales se quedan con menos del 20%. El 10% restante, para Universidades y OPIs.

España en términos absolutos

  • España ocupa el puesto 15º, con Canadá pisándonos los talones y a gran distancia de Austria, que nos precede.
  • España es la 13ª economía por PIB, por lo que el 15º no parece un mal puesto, pero hay que tener en cuenta que España en la EPO “juega en casa” frente a los países no europeos: el principal mercado de nuestras empresas es Europa. Una clasificación menos sesgada hacia Europa de la potencia global de cada país en términos absolutos la dan las solicitudes PCT (España, puesto 24º en 2018) o las patentes triádicas (España, puesto 20º según los datos más recientes).

Mayores solicitantes

mayores

El primer solicitante en España es el CSIC con 34, seguido de Tecnalia con 26. La primera empresa es Telefónica con 23 solicitudes. La lista pone de manifiesto que en España las grandes empresas pierden el partido de las patentes por incomparecencia.

Aprovechando que la EPO publica la lista de mayores solicitantes de otros países, y que no tengo paquetes de arroz en casa, he hecho un pequeño ejercicio en la siguiente lista comparando cómo de concentradas están las solicitudes en varios países, ordenados por el porcentaje de cuota de su mayor solicitante.

arroz

Encabezan la tabla los escandinavos de Finlandia y Suecia con sus campeones Nokia (43%) y Ericsson (37%). Corea es el país más concentrado, ya que Samsung presenta 1 de cada 3 solicitudes coreanas y los 5 primeros solicitantes llegan casi al 75%. Huawei es la responsable de más del 25% de las chinas. Philips llega casi a ese porcentaje en los Países Bajos y Accenture es el origen del 13% de las de Irlanda.

España en términos relativos 

  • España ocupa el puesto 25, claramente en la Segunda División.
  • Un año más, Suiza lidera de calle esta clasificación. A mucha distancia, vienen los Cuatro Frugales y otros estados del Norte de la UE.
  • Llama la atención el 9º puesto de Israel, que presenta más del doble por habitantes que países core de la EPO como UK.
  • Hay que tener en cuenta que la EPO saca los datos de población del US Census Bureau, que a España le asigna 2 millones de habitantes más que el censo del INE, por lo que el dato de España es un poco más alto (40 en vez de 38).

Las CCAA en términos absolutos y relativos

  • Cataluña afianza su posición dominante en España, con el 34% de las solicitudes y con un crecimiento del 8%, superior al 6% de media nacional.
  • Madrid viene detrás con el 21% de las solicitudes, pero pierde comba con un descenso del 3% en términos absolutos.
  • Más acentuado y extraño todavía es el descenso en el País Vasco (-13%),  origen del 10% de las solicitudes. ¿Pudiera ser que un cambio en el orden de ciertos co-solicitantes estuviera impactando en los números?
  • Por contra, solo cabe calificar como espectacular el ascenso en Aragón (+232,5%). Teniendo en cuenta el también espectacular descenso de solicitudes nacionales en Zaragoza(de 125 a 33), diría que se ha producido un trasvase de solicitudes de BSH de patente nacional a patente europea. Pronto sabremos si estoy en lo cierto.
  • La clasificación en términos relativos la encabeza un año más Navarra (125 por millón de habitantes), triplicando la media del conjunto de España (40).

En fin, solo desear que a estas alturas del año que viene no estemos confinados sino fascinados con los números de todas nuestras CCAA. Ánimo a todos.


La guerra fría comercial, las patentes del 5G y el nuevo Director General de OMPI

09/03/2020

Introducción

La guerra fría comercial que mantienen China y los EEUU desde hace años ha influido poderosamente en el proceso de elección del nuevo Director General de OMPI, llevando a la nominación del candidato de Singapur en detrimento de la candidata china.

En esta entrada examino, en primer lugar, las implicaciones en materia de propiedad industrial de esta guerra comercial, así como  las acusaciones de robo de secretos comerciales y transferencia forzada de tecnología. Después hablaré sobre Huawei y las patentes del 5G, tema que salpica las relaciones comerciales de EEUU con el resto del mundo. Por último, una vez colgado ese telón de fondo, me centraré en la exitosa campaña orquestada por los EEUU para evitar la nominación de la candidata china.

La guerra fría comercial

La llegada de Trump a la Casa Blanca con su America First supuso una vuelta al proteccionismo, produciéndose una escalada continua de obstáculos al comercio con multitud de países (sin ir más lejos, la subida de aranceles a la aceituna española) y un cierto sabotaje al orden mundial establecido por los propios USA y sus aliados tras la Segunda Guerra Mundial (como, por ejemplo, la parálisis a la que somete al mecanismo de resolución de controversias de la Organización Mundial del Comercio).

Por otra parte, según el relato de los EEUU, la emergencia de China como poder económico y tecnológico se ha apoyado, al menos en parte, en las falsificaciones, el ciberespionaje, el robo de secretos comerciales y la transferencia forzada de tecnología, en detrimento de las empresas estadounidenses. Este artículo del WSJ ofrece algo de contexto sobre estas acusaciones.

Hasta la era Trump, EEUU había optado por intentar solucionar este tipo de problemas en el seno de la OMC. Sin embargo, en 2017 EEUU, pertrechado con su legislación nacional (Sección 301), lanzó una investigación sobre esta “agresión económica” que condujo al establecimiento de un arancel del 25% para la importación de un conjunto de productos chinos, que se fue extendiendo progresivamente a cada vez más productos chinos.

El gobierno de China, siendo consciente de que en una dinámica de “ojo por ojo” comercial tendría más que perder que EEUU, contestó con aranceles similares, pero en paralelo comenzaron las negociaciones para firmar la paz comercial o al menos una tregua.

El ámbito de esas negociaciones se expandió más allá de las cuestiones iniciales para abarcar la reducción del déficit comercial de EEUU vs China (¡soja para todos!) y la disminución de las subvenciones a empresas chinas de alta tecnología (iniciativa “Made in China 2025“). Las negociaciones, con sus altos y bajos, concluyeron con la firma de un acuerdo comercial, cuyo primeros capítulos están dedicados al secreto empresarial, la propiedad industrial y la transferencia de tecnología:

  • Secreto empresarial: China se compromete a que sus autoridades no revelarán los secretos comerciales que conozcan como consecuencia de su trabajo.
  • Patentes: aumento de la duración de las patentes de fármacos en China, para garantizar al menos 14 años de protección efectiva (desde la autorización de comercialización).
  • Medidas contra la piratería en plataformas de comercio electrónico, como por ejemplo Alibaba.
  • Obligación de uso por parte de las autoridades chinas de software licenciado.
  • Protección contra el registro de marcas de mala fe en China.
  • Prohibición de la transferencia forzada de tecnología. Por ejemplo, prácticas como exigir a una empresa occidental la transferencia de tecnología a una empresa china como condición para acceder al mercado chino.

Huawei y las patentes del 5G

Si bien las alegaciones sobre el desleal comportamiento comercial de China y sus empresas pueden tener cierta base, no es menos cierto que China es una potencia tecnológica por méritos propios. En este sentido, una parte importante de las patentes relevantes para la tecnología 5G es propiedad de Huawei, sin que nadie se haya atrevido a cuestionar si los ingenieros y científicos de Huawei son los inventores reales de estas patentes.

El nuevo comisario del Mercado Interior, Thierry Breton, afirmó que “las compañías europeas tienen el casi el 60% [56%] de las patentes en 5G, mientras que China tiene el 30%”. No sé de donde saca los datos el señor Breton, pero según un estudio del que se hace eco IAM, Huawei lidera claramente la clasificación de empresas por el número de patentes (auto)declaradas esenciales para implementar un estándar 5G (no se podría implementar ese estándar sin violar la patente).

Incluso, según Ericsson, si nos fijamos solo en las patentes 5G “esenciales de verdad”, es decir, aquellas que son auditadas por un tercero independiente, las de de origen europeo serían poco más del 25% y China tendría el 20%. Curiosamente, con este criterio Ericsson sería la empresa líder en esencia. ¡Ericsson, nuestras patentes son contingentes, pero las tuyas son necesarias!

El gobierno de EEUU ya le ha dicho a Huawei que se olvide de vender su tecnología allí y ha presionado a sus aliados para que hagan lo mismo. No obstante, Huawei tiene patentes concedidas legalmente en los EEUU y no se ha cortado un pelo en pedir royalties por su uso, llevando incluso a Verizon a los tribunales. Ante esta situación, algunos como el senador Rubio propusieron el año pasado legislar para, en efecto, evitar que Huawei pueda hacer valer sus patentes en los EEUU. En respuesta a esta hostilidad, el CEO de Huawei planteó hace unos meses la posibilidad de vender a una empresa occidental todo sus activos intangibles relacionados con el 5G para su explotación en Occidente (patentes, código fuente, planos, know-how,…), aunque quizás solo de boquilla.

El nuevo Director General de OMPI

Con todo este tinglado, estaba claro que la nacionalidad iba a condicionar, más que nunca, la identidad del nuevo Director General de OMPI. Pese a que había más candidatos, un mes antes de la nominación ya parecía claro que la lucha iba a estar entre dos.

Por una parte, Wang, la candidata china es una insider en la OMPI, puesto que lleva trabajando en esa organización desde 1992 y era la actual Subdirectora General de OMPI para marcas y diseños. Por otra parte, Tang, el candidato de Singapur, ofrecía un prestigioso perfil como actual Director de la innovadora oficina de su innovadora nación.

Quizás Tang hubiera ganado en cualquier caso, pero la campaña de EEUU en contra de la candidata china inclinaron la balanza a favor del singapurense. Entre otras cosas, la campaña de EEUU consistió en desacreditar (ejemplo) a cualquier candidato chino por el hecho de provenir de un país en el que la propiedad industrial no se respeta, se falsifica mucho y se roban secretos a cascoporro.

En fin, le deseo mucha suerte y acierto al Sr. Tang en su nuevo cargo, que empezará a desempeñar cuando termine la era del australiano Gurry, cuyo mandato, por cierto, no ha estado exento de controversia con el gobierno de los USA. Recordemos, por último y por si las dudas, que la OMPI no es una agencia de EEUU sino de la ONU.

Gurry y Tang, dándose el relevo


Inteligencia artificial y propiedad industrial

17/02/2020

Introducción

La inteligencia artificial cada vez está más presente en la propiedad industrial e intelectual (PI).

Por una parte, de manera un tanto estruendosa, vamos conociendo casos de robots-que-crean-cosas-solitos y cuyos amos intentan que sus esfuerzos sean reconocidos.

De manera más silenciosa, también se conocen cada vez más casos de desarrollo de invenciones con la ayuda de un robot, al que se le ordena seleccionar el óptimo de un número astronómico de posibilidades.

Por último, las Oficinas de PI intentan adaptarse a los nuevos tiempos creando equipos de trabajo, organizando conferencias y celebrando consultas.

A continuación intento presentar estas tres cuestiones.

smart

Mi robot es listismo

Primero trataré los casos de robots que supuestamente han creado algo ellos solitos que sus dueños pretender proteger por una de las modalidades de la PI.

DABUS es un entrañable robot que responde al acrónimo de “Device for the Autonomous Bootstrapping of Unified Sentience”. Su creador, Stephen Thaler, doctor en física, inventor y emprendedor, lo entrenó durante un par de meses a partir de textos e imágenes, para producir conceptos cada vez más complejos.

Una vez finalizada la instrucción, DABUS pasó a manos de Ryan Abbott, médico, abogado y acupunturista, que lo dejó suelto, como si fuera un Roomba, para que inventara cosas el solico. Dos de estas ideacas, un recipiente para alimentos con forma de fractal y un sistema luminoso de emergencia, fueron el objeto de solicitudes de patente ante la EPO y la UKIPO.

Abbott aparece como solicitante en las solicitudes, pero insiste en que el único inventor es DABUS. La EPO considera que el inventor tiene que ser humano y Abbott responde que eso no lo pone en ningún sitio del Convenio de la Patente Europea. Conclusión: la EPO rechaza las solicitudes por no cumplir el requisito formal de designar a un inventor humano. No obstante, en paralelo a la discusión formal, la EPO elabora informes de búsqueda para estas solicitudes que indican falta de novedad o actividad inventiva. UKIPO también deniega las solicitudes por falta de designación de inventor humano, pero no elabora informe de búsqueda. No viene  mucho al caso, pero tengo la idea, quizás injusta, de que en la UKIPO son bastante perezosos: aun recuerdo esos fantásticos informes en los que en la lista de documentos considerados relevantes para la patentabilidad de la invención aparecía un lacónico NONE. Como examinador, mi gozo en un pozo.

Personalmente, el ejercicio de Abbott me parece que tiene como finalidad que le hagan casito más que obtener protección para un invento (que se supone que es para lo que está el sistema de patentes). Si las invenciones fueran realmente valiosas ningún solicitante se hubiera arriesgado a poner como inventor a un robot: se hubiera designando como inventor a sí mismo o al empleado más cercano al robot. Quizás haya alguna invención así entre nosotros y no lo sepamos. ¿Que el inventor “realmente” es el robot y no es ético decir que es otro? Puede ser, pero hasta que no haya forma de detectar invenciones inventadas por robots, ya me contarán cómo se va a poder demostrar que un robot ha sido el inventor.

Precisamente, en el siguiente caso, relacionado con propiedad intelectual, sí que había una prueba de que el robot había sido el autor de una obra. La obra controvertida es una noticia sobre la evolución generada automáticamente por Dreamwriter, un software desarrollado por Tencent. La noticia, publicada en un portal de Tencent, contenía un disclaimer al final de la indicando que “este artículo ha sido escrito por Dreamwrite, un robot desarrollado por Tencent”. Pues bien, parece que Yinxun, una empresa china, fusiló el artículo en su web.

Dreamwriter no es exactamente autónomo, ya que en su configuración intervienen humanos que le alimentan de la información relevante, especifican el formato en el que debe publicarse la noticia, así como las condiciones que deben desencadenar la publicación. Una vez se cumplen estas condiciones, el robot escribe la noticia y la distribuye a los sitios web para su publicación. Tencent dice que la noticia debe considerarse como una obra protegible por derecho de autor, siendo éste Tencent (no Dreamwriter) cosa con la que el juez chino estuvo de acuerdo.

Que el autor sea una persona jurídica es algo se recoge ya para algunos casos de software en España: art.97.2 TRLPI. No obstante, hay que reconocer que la legislación británica está mucho más avanzada, pues hace más de 30 años, en 1988, ya preveía que en caso de obras creadas por ordenador, el autor será “la persona que haya realizado los preparativos necesarios para la creación de la obra” (“the person by whom the arrangements necessary for the creation of the work are undertaken”).

Machine learning

Machine learning

¿Actividad computativa o actividad inventiva?

En mi opinión, las máquinas están realmente contribuyendo a la creación de ciertas invenciones nuevas y no obvias, pero haciendo uso de su actividad computativa, no tanto de una supuesta actividad inventiva. No obstante, reconozco que el límite entre un tipo de actividad y otra es quizás difuso.

Actualmente, un campo de aplicación es el diseño de nuevos fármacos. Las máquinas permiten reducir de millones a centenares el número de compuestos candidatos. Los humanos sí pueden procesar esos centenares de candidatos para elegir aquellos que podrían ser objeto de ensayos clínicos. Evidentemente, esto facilita diseñar fármacos de manera más rápida y barata.

Este fue el caso de una molécula candidata para el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). La máquina Centaur Chemist generó millones de moléculas candidatas, que cumplían unas condiciones de contorno, y seleccionó las más prometedoras, de acuerdo a unas reglas establecidas por humanos y a otras que identificó en el proceso.

Otras invenciones en las que pueden ayudar las máquinas son las de segundo uso médico, es decir, encontrar nuevas indicaciones terapéuticas para fármacos conocidos y autorizados. Idealmente, estos fármacos habrían sido administrados a millones de pacientes de los que se conocerían múltiples datos, no relacionados con la indicación ya autorizada. Algunos usos médicos, como los de la Viagra, quizás puedan detectarse por los humanos sin necesidad de máquinas. Sin embargo, las máquinas pueden masajear rapidamente todos los terabytes de información disponible y seleccionar compuestos candidatos para una determinada indicación no evidente, cosa que escapa claramente a las posibilidades de los humanos.

Este ha sido el caso de fármacos para combatir el nuevo coronavirus. A partir de la secuencia genética del virus y de ciertas intuiciones de los humanos sobre su mecanismo de actuación, la máquina BenevolentAI busca fármacos que pueda contrarrestar ese mecanismo de actuación y encuentra seis candidatos. Los humanos descartan varios que se usan contra el cáncer, por su alta toxicidad, y se quedan con el baricitinib, que actualmente se está usando contra la artritis.

Las Oficinas de PI y la Inteligencia Artificial

En este contexto, las Oficinas tratan de comprender las implicaciones de la inteligencia artificial. Estas implicaciones van desde la tramitación de solicitudes de PI hasta la finalidad misma de los sistemas de PI.

La OMPI celebró una reunión sobre inteligencia artificial en mayo de 2018, aunque restringida a representantes de sus Estados Miembros y centrada en el uso de IA para automatizar la tramitación de las solicitudes de PI. También en mayo de 2018, en tiempos de Battistelli y Casado, la EPO organizó la primera conferencia sobre este tema de carácter público y con un foco más amplio. Además, tanto la EPO como la OMPI mantienen espacios dedicados en sus webs.

Por su parte, la OEPM creó un grupo de trabajo sobre inteligencia artificial en septiembre de 2018. Una pista de su trabajo se encuentra en las respuestas proporcionadas por la OEPM a una consulta de OMPI en 2019:

  • análisis y evaluación de diferentes herramientas de Inteligencia Artificial aplicadas a Propiedad Industrial disponibles en el mercado y/o empleadas por otras Oficinas de PI, con objeto de encontrar una herramienta eficaz capaz de hacer pre-búsquedas de patentes que simplifiquen el trabajo del examinador, como por ejemplo preparaciones en EPOQUE.
  • en relación con solicitudes de marcas, pruebas de concepto, basadas en el empleo de algoritmos de inteligencia artificial, para intentar agilizar:
    • la comprobación de la clasificación de productos y servicios (Niza)
    • la clasificación de elementos figurativos (Viena)

La OMPI es probablemente el foro más relevante para debatir la interacción entre la PI y la IA. Desde 2019 está llevando a cabo una serie de reuniones al respecto con sus Estados Miembros. En la actualidad, la organización esta inmersa en la definición precisa de las cuestiones a debatir e invitó a ayudar en esta definición a sus Estados Miembros, así como a todas las organizaciones y seres interesados. Ya es posible acceder a las contribuciones, incluida la de la OEPM. Parece que no se han recibido contribuciones ni de personas físicas, ni de robots.


Solicitudes en 2019 y porra para 2020

04/02/2020

Introducción

Recientemente, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, al que está adscrita la OEPM, publicaba una nota de prensa con los datos sobre solicitudes en 2019. La propia OEPM también se hacía eco de estos datos en una noticia de su web.

La valoración del Director General de la OEPM es que los datos “permiten hacer un balance muy positivo”. Mi opinión es menos optimista, quizás porque el agorerismo es propio de los nativos de la Submeseta Sur.

A continuación los datos, mi valoración y como conclusión un porra para los que se atrevan a apostar qué pasará el año que viene. El premio no será esta vez un móvil perpetuo sino una invitación a un cocido madrileño sufragada por el que escribe. Más detalles al final.

6767262997_804122fed8_c

Los datos fríos

Vamos primero con las invenciones. Las patentes nacionales siguen su desplome (-14,1%), mientras que los modelos de utilidad se estabilizan (+1,1%) y doblan en número a las patentes (2731 vs 1356), consolidando el sorpasso.

Respecto a las solicitudes internacionales de patente (PCT), hay que hacer una precisión importante. Una PCT de origen español  puede haber sido presentada ante la OEPM, pero también ante la EPO o ante la Oficina Internacional de OMPI. La nota de prensa se refiere a las PCT de origen español presentadas ante la OEPM, que son la mayoría y que aumentan un 3%. La OMPI publicará dentro de unos meses los datos del sistema PCT correspondientes a 2019 y entonces podremos saber realmente cuántas PCT de origen español se presentaron el año pasado.

De manera análoga, las solicitudes de patente europea directas pueden presentarse ante la OEPM, pero también pueden presentarse en la EPO. La nota de prensa se refiere a las solicitudes de patente europeas directas presentadas ante la OEPM, que aumentan un llamativo 21,2%.

Para liar la cosa, lo que la EPO llama en sus estadísticas solicitudes de patente europea (european patent applications) es la suma de las solicitudes de patente europea directas y de las PCT que entran en la EPO (EUROPCT). La EPO publicará estadísticas de european patent applications dentro de unos meses. Sería un detalle que en esa publicación desagregaran entre EUROPCT y europeas directas. La guinda sería que dentro de las europeas directas nos dijera cuantas no tienen prioridad (first filings). Ahora lo meten todo en el mismo saco, lo cual dificulta el análisis.

Podemos sumar algunas de estas modalidades para obtener agregados:

  • (INV_NAC) el agregado de invenciones nacionales (patentes+modelos) baja un 4,5%.
  • (INV_EXT) el agregado de invenciones solicitadas en el exterior (europeas+PCTs de origen español) lo conoceremos en los próximos meses. El último dato disponible marcaba una evolución positiva (+3,1%).
  • (INV_NP) en la nota de prensa se menciona que había aumentado la suma de patentes nacionales, europeas presentadas ante la OEPM y PCT presentadas ante la OEPM. En concreto, aumenta un 0,7%.
  • (INT_TOT) La suma de invenciones solicitadas en España y en el exterior lo conoceremos en unos meses. El último dato disponible era negativo (-4,5%).
pat2019

%: variación interanual entre los dos últimos años disponibles

Con signos distintivos terminaremos pronto. Descienden marcas nacionales (-3,1%) y nombres comerciales (-5,1%); aumentan las marcas de la UE (+3,4%).

Jugando a los agregados vemos que los signos distintivos nacionales (SIG_NAC) caen un 3,5%. La suma de marcas nacionales y de la UE disminuye un 2%, como indica la noticia de la OEPM (SIG_NOT). Por último, el total de marcas nacionales, marcas de la UE y nombres comerciales (SIG_TOT) baja un 2,5%.

SIG_2019

Mi valoración

En lo que respecta a las solicitudes de títulos que concede la OEPM, el panorama es más bien sombrío: todas bajan excepto los modelos de utilidad.

Especialmente preocupantes son las patentes nacionales. No parece haber un suelo en el descenso. Mirando el detalle por provincias, destaca la disminución en Zaragoza de 125 a 33. Zaragoza es la sede de BSH, que en 2018 fue el mayor solicitante de patentes nacionales con 89. ¿BSH ha dejado de solicitar patentes nacionales?

Con el cambio legislativo, las brechas de precio y de calidad entre modelos de utilidad registrados y patentes concedidas han aumentado. Ambas cosas tienen efectos contrarios sobre la demanda relativa de ambas modalidades, pero el efecto precio es mucho mayor, ya que antes de la nueva ley se solicitaban más patentes que modelos y ahora el número de modelos duplica el de patentes. Para disminuir la brecha de precio se me ocurre eliminar la tasa de examen en los casos de concesión directa (cuando el examinador no encuentra anterioridades relevantes).

En el plano internacional, la situación es algo más positiva, especialmente en patente europea, lo cual es un síntoma de una mayor vocación internacional de los solicitantes españoles, como muestra el continuo aumento de las exportaciones en los últimos años.

Parece que se acentúa la preferencia de los solicitantes en el extranjero por la patente europea frente a la PCT, pese a la medida introducidas en 2019 para reducir en la práctica el coste de una PCT presentada ante la OEPM de 3.000€ a 1.300€, mediante el reembolso de la tasa de búsqueda internacional si reivindicas la prioridad de una solicitud sobre la que la OEPM haya emitido un informe de búsqueda. Esta medida me parece muy acertada, pero quizás sea poco conocida, especialmente por los solicitantes particulares, y quizás debería intentarse la exención de la tasa en vez del reembolso.

Tanto las europeas sin prioridad como las PCTs sin prioridad de invenciones realizadas en España deben presentarse ante la OEPM, so pena de que la europea o la PCT no tenga efectos en España. Sin embargo, la nueva ley aumenta la brecha burocrática entre ambas modalidades internacionales:  aquellos solicitantes españoles que redactan directamente las solicitudes en inglés (haberlos haylos) están obligados a presentar una traducción en castellano las PCTs para las que la OEPM actúe como oficina receptora (art. 163.3), mientras que en el caso de una patente europea solo se exige la traducción al castellano de título y resumen (artículo 93 del Reglamento de la Ley de Patentes). Para mejorar los números en PCT quizás sería buena idea relajar los requisitos lingüísticos permitiendo la presentación de solicitudes PCT en inglés, aportando solo traducción al castellano de título y resumen, como se hace en patente europea. Además, permitir la recepción de solicitudes en inglés sería lo coherente, una vez que la OEPM ya acepta hacer la búsqueda y el examen del PCT en inglés.

Respecto a signos distintivos, el descenso de marcas nacionales y nombres comerciales creo que se debe en parte a la desaceleracion económica. Ignoro si la reforma de la ley aprobada a comienzos del pasado año tuvo alguna influencia positiva o negativa, pero intuyo que no. Destaca el pinchazo de la burbuja de los nombres comerciales, que quizás nunca superen el nivel alcanzado en 2018.

En este contexto de ralentización económica y de descenso de las solicitudes nacionales, el aumento de marcas de la UE sugiere un trasvase hacia la EUIPO de algunos solicitantes. Habrá que esperar algún año más para confirmar este diagnóstico.

Gran Porra de Solicitudes Nacionales 2020

(inspirada en la porra electoral de La Página Definitiva, aunque con otro premio)

Reglas:

Cada apostante pronosticará un número de solicitudes en 2020 para cada una de las siguientes modalidades: patentes nacionales (p), modelos de utilidad (u), marcas nacionales  (m) y nombres comerciales (n).

La OEPM publicará, previsiblemente en enero de 2021, los resultados provisionales para cada una de estas modalidades en 2020: patentes nacionales (P), modelos de utilidad (U), marcas nacionales  (M) y nombres comerciales (N)

La puntuación de un apostante será el resultado de la suma ponderada de las diferencias en valor absoluto entre el pronóstico y los resultados publicados por la OEPM, según la siguiente fórmula:

Puntuación = 40*|p-P|+20*|u-U|+1*|m-M|+5*|n-N|

  • donde |x-X| es el valor absoluto de x-X, de manera que la aproximación por defecto o por exceso es indiferente.
  • los valores de las ponderaciones (40, 20, 1, 5) están aproximadamente en proporción inversa al número de solicitudes en 2019, para que la aproximación en cada modalidad pese más o menos lo mismo en la puntuación final

El ganador será el apostante que obtenga una menor puntuación. En el caso de que se produzca un empate, vencerá el participante que haya apostado primero.

El período de envío de apuestas se cierra el martes 11 de febrero, a las 23.59.59, hora de Bruselas.

Premio:

  • el ganador de la Gran Porra de Solicitudes Nacionales 2020 será invitado por mí a comer cocido en Casa Carola. Si el vencedor lo desea, se podrá cambiar Casa Carola por un restaurante de precio similar en Madrid capital. Me pondré en contacto con el ganador a través del correo electrónico que indique en el formulario. Si el vencedor no contesta al correo en 48h o renuncia al premio, el premio pasará al siguiente apostante con menor puntuación. Este premio no es transferible.
  • el resto de los participantes podrán venir a comer,si lo desean, con el ganador y conmigo, pero no serán invitados por mí. Cuando concrete fecha, lugar y hora de la comida con el ganador, invitaré al resto de participantes a asistir a la comida a través del correo electrónico facilitado.
  • previsiblemente la comida se celebrará en febrero o marzo de 2021.

ACTUALIZACIÓN (12.02.2020):

Las apuestas han sido las siguientes. Muchas gracias a todos por participar y mucha suerte.

apuestas

Si la media de las predicciones fuera un buen predictor, las patentes, modelos y marcas se quedarían básicamente en el mismo nivel, mientras que los nombres comerciales bajarían bastante.

pred

 


2019 IP SME Scoreboard

14/01/2020

Introducción

Podemos tener algunas intuiciones sobre el conocimiento, actitud y uso de las pymes en relación con patentes, marcas, diseños y demás hierbas, pero la realidad es que disponemos de pocos datos para contrastarlas. En este sentido, los resultados de la encuesta del IP SME Scoreboard permiten enfocar de manera más precisa la cuestión de cómo ayudar a las pymes a alcanzar su potencial haciendo un mejor uso de la intellectual property.

A continuación comentaré la metodología y algunos de los resultados de esta encuesta. Para los que quieran ir al grano, al final hay un cuadro resumen.

Metodología

El objetivo era entrevistar a los responsables de unas 9000 pymes de toda la UE, la mitad seleccionadas aleatoriamente y la otra mitad solicitantes de algún derecho de propiedad industrial (DPI). Por tanto, la proporción de pymes en la muestra que son propietarias de algún DPI será superior respecto a esa proporción en la población de pymes en general.

 

 

Una de cada diez pymes registra (si acaso)

En la práctica se realizaron 8349 entrevistas a pyme, de las cuales 4401 (53%) declararon ser propietarias de algún DPI registrado. Por su diseño, el 50% de la muestra está compuesto por pyme solicitantes de algún derecho de propiedad industrial, así que al menos el 3% de titulares restante (hasta el 53%) debería aportarlo el 50% de la muestra que fue seleccionado aleatoriamente. Por tanto, se podría estimar que el porcentaje de pymes de la UE que son titulares de algún derecho de propiedad industrial registrado es superior al 6% (3/50). Sin embargo, esta estimación podría estar inflada, ya que hay que tener en cuenta que (1) a más tamaño empresarial más uso de la propiedad industrial y (2) el tamaño de las pymes en la muestra es muy superior al tamaño medio de la población de pymes: el porcentaje de microempresas (<10 empleados) en la muestra es del 59% (Tabla 2, pág.20), más de 30 puntos porcentuales inferior al porcentaje real de microempresas (estimado en un 93%,SBA Fact Sheet).

En el prefacio se indica que “menos del 10% de las pymes usan DPI para proteger sus activos intangibles” (pág.5), afirmación sobre la que no encuentro respaldo claro en el propio estudio.

La principal variable de clasificación de las pymes de la muestra es si son “propietarias” (PROPIREG en lo sucesivo) o “no-propietarias” (NO PROPIREG) de derechos registrados de propiedad industrial (patentes, modelos de utilidad, diseños, marcas, variedades vegetales y nombres de dominio). Así, se está metiendo en el mismo saco NO PROPIREG a pymes que usan los derechos de autor, el secreto empresarial o el diseño no registrado y a pymes que lo desconocen todo sobre este mundo.

Como consecuencia, me parece que el estudio peca de un enfoque excesivamente registral y creo que se podrían extraer conclusiones más útiles si se proporcionaran los resultados de la encuesta clasificando las pymes en dos sacos distintos: “protectoras” (protegen su innovación de alguna manera: modalidades de  propiedad industrial, propiedad intelectual, secreto empresarial u otras) y en “no-protectoras” (no protegen la innovación).

En este sentido, cerca de la mitad (42%) de las pymes del estudio que no son propietarias de DPI se declaran innovadoras (pág.25), pero no sabemos si simplemente no están protegiendo su innovación o si lo están haciendo mediante modalidades no registrales (p.ej., secreto empresarial).

Modalidades más relevantes

(Ver tabla 8, pág. 35) Dentro del grupo de pymes PROPIREG, las modalidades utilizadas para proteger su innovación que son consideradas de “importancia” más alta son las marcas (58% de las pymes PROPIREG las usan y consideran su importancia “alta”), seguidas de los nombres de dominio (51%), patentes (32%), secreto empresarial (26%) y diseños (24%).

(Ver tabla 10, pág. 37) Dentro del grupo de pymes NO PROPIREG que protegen de alguna manera su innovación, la modalidad más usada e importante son los nombres de dominio (28%), seguida del secreto (12%). Curiosamente, pese a declararse no-propietarios de DPI registrales, cerca del 9% afirman que usan las marcas para proteger su innovación y las consideran de importancia alta.

Secreto empresarial

Desde un punto de vista sistemático, en relación con el secreto empresarial me ha llamado la atención su clasificación como elemento ajeno a la familia de la intellectual property. Así, en la página 35 podemos leer que el secreto empresarial es una medida de protección alternativa  a los derechos de intellectual property.

trades

Recordemos que el secreto empresarial está recogido expresamente en el Acuerdo TRIPS de la OMC bajo el epígrafe de “información no divulgada” y que, en España, la Ley 1/2019 que lo regula se dicta al amparo de la competencia estatal prevista por la Constitución en materia de legislación sobre propiedad industrial.

Por otra parte, pese a que en los últimos años la figura del secreto empresarial ha sido dotada de una mayor protección en la UE en virtud de la Directiva 2016/943, la encuesta señala paradójicamente un descenso acusado en la importancia que las pymes PROPIREG asignan al secreto empresarial, que pasa del 42% al 26% (Tabla 11, pág.38)

¿Dónde se informan las pymes?

La primera forma de contacto con la PI de las pymes es internet (23% PROPIREG; 25% NO PROPIREG) . Sin embargo, los asesores de negocio fueron el primer contacto para el 21% del conjunto de las PROPIREG (29% en el caso de las PROPIREG españolas), mientras que este porcentaje solo llegó al 12% en el caso de las NO PROPIREG (pág. 64,65).

La principal fuente de información de las pyme PROPIREG para registrar DPI es un asesor externo (50%, pág.75), seguida muy de cerca por internet (40%) y muy de lejos por Cámaras de Comercio (8%) y Oficinas de PI (<5%).

Por otra parte, el uso de un profesional de PI por parte de las pymes PROPIREG (p. 80) para solicitar el registro depende mucho de la modalidad, siendo las patentes la modalidad en la que hacen un mayor uso de esta figura (80%).

¿Para qué registran las pymes? (pág.72)

Las principales razones para registrar DPI por parte de las pyme PROPIREG  fueron prevenir las copias (59%), seguridad jurídica (58%) e incremento en la imagen y valor (36%). Mucho menos relevantes fueron hacer valer la protección o conseguir financiación (<16%).

¿Dónde registran las pymes? (pág.78)

Las pymes PROPIREG registran fundamentalmente en la Oficina de PI correspondiente a su ámbito nacional (61% en la UE; 69% en España), seguidas muy de lejos por la EPO (21%), la EUIPO (13%) y la Oficina de PI de otro miembro de la UE (11%).

¿Sirve de algo registrar? (pág.84)

Más de la mitad de las pyme PROPIREG manifestaron que tener DPI había generado un “impacto” positivo, fundamentalmente en términos de mejora de imagen, ingresos e internacionalización.

Solo un 1% contestó que tener DPI les había generado un impacto negativo, básicamente por el coste de oportunidad del tiempo y dinero invertido en conseguir la protección, el retraso en la entrada en el mercado o el desencanto por la falta de eficacia de la protección conseguida.

Por otra parte, casi una de cada tres pyme PROPIREG no manifestaron haber experimentado ningún impacto.

¿Por qué no registran las pymes? (pág.87)

La principal razón, aducida por el 38% de las pyme NO PROPIREG, fue la falta de conocimientos sobre las modalidades de PI y su registro. Para el 25%, su innovación no era registrable o no merecía la pena registrarla. Me ha sorprendido que el 21% señala como razón para no registrar el deseo de que la innovación esté disponible para cualquiera.

Solo el 20% de las pymes NO PROPIREG buscó información o asesoramiento antes de decidir no registrar, principalmente a través de internet o de un asesor.

La inmensa mayoría de las pymes NO PROPIREG no perciben un impacto positivo o negativo por no haber registrado DPI. Solo un 2% perciben un impacto negativo, causado por incapacidad para evitar copias, pérdida de ingresos o deterioro imagen. Un 3% perciben un impacto positivo, en términos fundamentalmente de una mayor flexibilidad (?), un menor tiempo para lanzar sus productos (?) o un ahorro.

Financiación mediante activos intangibles (pág.98)

La gran mayoría de pymes no han intentado obtener financiación mediante sus activos intangibles (80% PROPIREG; 93% NO PROPIREG).

Cerca del 10% de las pymes PROPIREG sí han conseguido financiación a través de sus activos intangibles; este porcentaje baja al 2% en las pymes NO PROPIREG.

Actitud ante la infracción de DPI 

  • Infracción de DPI propios (pág.108-116)

Cerca del 30% de las pymes PROPIREG no monitorizan la posible infracción de sus DPI.  El 70% se informa de las infracciones a través de sus clientes/proveedores o dedicando recursos para monitorizarlas.

Aproximadamente, una de cada cuatro pymes PROPIREG declara haber sufrido algún tipo de infracción de sus DPI. Casi en la mitad de estas infracciones la modalidad implicada fueron las marcas.

El impacto de las infracciones se tradujo fundamentalmente en la pérdida de ingresos, reputación o competitividad.

Tras detectar la infracción, aproximadamente la mitad de las pymes PROPIREG intentó negociar con el infractor o recurrir al arbitraje o la mediación. Un tercio fue a tribunales y un 20% no hizo nada.

  • Infracción de DPI ajenos (pág. 117-121)

Cerca de la mitad de las pyme declararon no tomar ninguna medida para evitar infringir DPI de terceros, porcentaje que llega al 69% para las pymes NO PROPIREG. Una de cada cuatro recurrió a un servicio legal interno u externo. Solo un 8% dijo buscar en bases de datos de DPI.

Conclusiones

La utilidad del estudio es innegable, pero quizás habría que darle una vuelta a la metodología distinguiendo entre pymes que protegen su innovación con algún derecho (sea o no registral) de las que no la protegen. Por otra parte, si alguien sabe de donde se desprende en el estudio que “menos del 10% de las pymes usan DPI” le agradecería que me lo indicara.

Dentro cuadro: