¿La reivindicación te gusta “caracterizada porque” o “caracterizada por que”?

17/12/2018

Introducción

Si hay una cosa en el fondo intrascendente, pero que divide a los españoles es la cuestión de si la tortilla de patatas debe hacerse con o sin cebolla. De manera similar, la cuestión de cómo se redacta la parte caracterizadora de las reivindicaciones divide a los hispanohablantes. En particular, sobre si lo correcto gramaticalmente es “junta de la trócola caracterizada porque tiene…” o “…caracterizada por que tiene…”. La primera opción me parece directamente incorrecta; pero la segunda me suena poco natural. Yo personalmente prefiero “…caracterizada por tener…

Reconozco de entrada que la gramática y, en particular, la ortografía, no son mi punto fuerte, por lo que no voy aquí a dar lecciones a nadie: que cada cual caracterice como quiera. Lo que sigue es simplemente una recopilación de fuentes que pueden ilustrar sobre el tema.

El reglamento de la nueva ley de patentes

Por empezar por algún sitio, el artículo 7 del reglamento de ejecución de la nueva ley de patentes dice lo siguiente:

Artículo 7. Contenido y forma de las reivindicaciones.

1. Las reivindicaciones definirán el objeto para el que se solicita la protección en términos de características técnicas de la invención. Cuando sea apropiado, las reivindicaciones deberán contener:

a) Un preámbulo mencionando el objeto de la invención y las características técnicas necesarias para la definición de los elementos reivindicados pero que, combinadas entre ellas, forman parte del estado de la técnica.

b) Una parte caracterizadora que, comenzando con una expresión del tipo «caracterizado por», exponga las características técnicas que, en combinación con las mencionadas en el párrafo a), se desean proteger.

Este artículo es idéntico al del anterior reglamento con la antigua ley, salvo, precisamente, en la parte subrayada que obliga a que, si se usan reivindicaciones en dos partes, la parte caracterizadora comience por una expresión del tipo “caracterizado por”. Así que 1 punto para “caracterizado por”.

Las directrices de examen y manuales del solicitante de la OEPM

Aquí hay más dispersión. Así, nos encontramos con un ejemplo de cada opción en las directrices de examen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el manual del solicitante, los caracterizados “por que” ganan por goleada, pero también hay caracterizados “porque”.  El equipo de los caracterizados “porque” remontan, ya que están en el ejemplo que se propone como modelo de redacción. Consultado el VAR, un punto para cada opción.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi encuesta en Twitter

Antes de ponerme a redactar esta entrada, hice una encuesta en Twitter sobre el tema. La encuesta todavía estará abierta unas horas por si quieren expresar su opinión. En el momento de escribir estas líneas ganaba claramente “caracterizado porque” a “caracterizado por”. Así, que 1 punto para “caracterizado porque”.

enctwi.jpg

Lo que las patentes dicen

Si buscamos directamente en las patentes cual es la opción correcta hay que recurrir a las bases de datos. En INVENES creo que estoy usando los conjuros necesarios, siguiendo el libro de hechizos (ayuda), pero los resultados no me parecen coherentes.

I1

En Google Patents los resultados parecen más coherentes, ganando claramente “caracterizado por que“:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo que dice la doctrina

Buscando sobre el tema, he encontrado un Trabajo Fin del Grado de Traducción e Interpretación de la Universidad de Vic, en el que se indica que lo correcto es “caracterizado por que”.

c8.jpg

Además, en uno de los Cuadernos de la Fundación Dr. Esteve dedicado a “Consejos para no ponerte en evidencia” al redactar o traducir textos científicos también se menciona “caracterizado por que” como la opción correcta.

c9

Mi primo el de la RAE

Al final, la autoridad en la materia es la Real Academia Española (RAE). En una consulta por Twitter, la RAE responde que lo correcto es “caracterizado por que”.

r1.jpg

La explicación se ofrece en la ortografía académica:

r2.jpg

Conclusión

Hablando con propiedad (industrial), parece que “caracterizado por que” es correcto y “caracterizado porque” es incorrecto.

Sin embargo, las consecuencias de usar uno u otro es la vida real no existen, aunque los juglares cuentan que un examinador puso algún suspenso por no usar la expresión (que a él le parecía) correcta.

Así que no se preocupen, disfruten del periodo navideño y continúen redactando o interpretando reivindicaciones en un próspero 2019. ¡Felices fiestas!

Anuncios

Las patentes del tomate

10/12/2018

Las hijas del Tomate

Introducción

¿Son protegibles por patente los tomates? Pues en la UE depende, sobre todo, de si el tomate se ha obtenido por un método esencialmente biológico (p.e. cruce o selección) o no (p.e. ingeniería genética). Así, un tomate modificado genéticamente, sea o no transgénico, es, en principio, patentable en la UE, siempre que la viabilidad del invento no se limite a una variedad vegetal determinada (ejemplo).

Me ocuparé en esta entrada de la controversia sobre la patentabilidad de partes de planta o frutos obtenidos por métodos esencialmente biológicos. Esta cuestión está enfrentando actualmente a (las Cámaras de Recursos de) la EPO con la Comisión Europea.

Gazpacho y Mochilo

Siempre van con Pincho

El brócoli y el tomate han sido unidos por el derecho de patentes para siempre, ya que dos casos de patentes sobre estas plantas o frutos han ido definiendo durante 2 décadas la mutable posición de la EPO sobre este tema. Copio y pego del blog de la OEPM (mis acotaciones en [rojo]):

La patente EP1069819, [solicitud de 1999, propiedad de Plant Bioscience, una compañía participada por el Gobierno de Su Majestad Británica] denominada coloquialmente como la “patente del brécol” [¿brécol o brócoli? Ambas formas son correctas, pero “brécol” es más española según la RAE], tiene por objeto la obtención de plantas de brécol con una elevada concentración de una serie de compuestos anticancerígenos. El procedimiento utilizado con tal fin comprende, de manera resumida:

  •  Cruzar plantas de brécol de unas determinadas especies,
  • Seleccionar los híbridos con alto contenido en los compuestos deseados mediante marcadores moleculares,
  • Realizar retrocruzamientos y seleccionar de nuevo las plantas de interés con marcadores moleculares.

Por otro lado, en la patente EP1211926[solicitud de 2000, propiedad del Estado de Israel] llamada “patente del tomate”, se consiguen tomates con un menor contenido en agua, mediante un procedimiento que implica:

  • Cruzar al menos una planta de Lycopersicon esculentum con Lycopersicon spp. para obtener un híbrido,
  • Recoger esta primera generación de semillas híbridas, cultivarlas y polinizarlas,
  • Recolectar las semillas producidas en la etapa anterior, cultivarlas y dejar el fruto en la mata más allá del momento normal de madurez,
  • Seleccionar las plantas con frutos de tomate que presentan un incremento en el porcentaje de peso en seco.

Aunque los procedimientos se apoyen en pasos “técnicos” y “no-esencialmente-biológicos” (usar marcadores moleculares en el brécol; secar tomates y pesarlos), eso no produce efectos sanadores sobre el hecho de que los procedimientos de obtención son esencialmente biológicos (cruce y selección). Esa fue la postura de la Alta Cámara de Recursos de la EPO en 2010 en sus decisiones  G 1/08 (tomate) y G 2/07 (brécol). 

Dicho de otra manera, aunque un procedimiento esencialmente biológico se vista de “técnico”, esencialmente biológico se queda.

Estas son mis reivindicaciones; si no te gustan, tengo otras

Recordemos que la protección por patente de un procedimiento se extiende, no solo al procedimiento en sí, sino también al producto obtenido directamente por el procedimiento patentado. Al revés eso no pasa: una reivindicación de producto obtenido por un procedimiento (“product-by-process”) no protege el procedimiento, pero protege el producto con independencia del procedimiento por el cual se haya obtenido.

Arriba ya hemos visto que si el procedimiento de obtención de una planta es esencialmente biológico, el procedimiento no se puede proteger por patente y, por tanto, la planta no puede protegerse mediante el procedimiento de obtención. Ahora bien,¿se puede proteger por patente la planta caracterizada por ese procedimiento de obtención esencialmente biológico? Si así fuera, esa reivindicación “híbrida” (mezcla de un producto y un procedimiento) no protegería formalmente el procedimiento, pero protegería el tomate obtenido por el procedimiento esencialmente biológico y cualquier tomate estructuralmente idéntico, aunque hubiera sido obtenido por ingeniería genética.

Pues bien, la Alta Cámara de Recursos volvió a la carga sobre el tomate y brócoli así reivindicados en sus decisiones cosecha 2015 G 1/12 (tomate) y la G 2/13 (brócoli). El artículo 53 b) del Convenio de la Patente Europea (CPE) dice que no se concederán patentes europeas para los procedimientos esencialmente biológicos de obtención de vegetales o de animales. Esta redacción corresponde a la última revisión del CPE que se supone incorporó, entre otras cuestiones, la Directiva UE sobre invenciones biotecnológicas de 1998 (Directiva 98/44/CE).

El Presidente de la Alta Cámara de Recursos opina que:

la extensión de la protección no es lo relevante a la hora de valorar la patentabilidad de una reivindicación. No obstante, chirría rechazar la patentabilidad de un procedimiento, pero aceptar la patentabilidad del producto del procedimiento, que otorga, en general, una protección más extensa. Por otra parte, ¿no hay problemas de “ampliación de contenido”?

-en las reivindicaciones de procedimiento, hay que ver si el procedimiento es patentable (no está excluido de la patentabilidad, es nuevo y no obvio), con independencia de si el producto obtenido lo es; en las reivindicaciones de producto hay que ver si el producto es patentable (no está excluido de la patentabilidad, es nuevo y no obvio), con independencia de si el procedimiento de obtención lo es. Coincido en que no hay problema en permitir patentar un procedimiento nuevo y no obvio con el que se obtenga un producto ya conocido, pero ¿debería permitirse patentar un procedimiento nuevo y no obvio por el que se obtenga un producto cuya explotación fuera contraria al orden público (p.e. un procedimiento de producción de un veneno que solo mata a los seres humanos de una determinada raza)?

–  en los trabajos preparatorios del CPE este tema no se mencionó; hay que seguir el principio de que las excepciones a la patentabilidad hay que entenderlas restrictivamente; la Alta Cámara de Recursos puede tener en cuenta lo que dice la Directiva 98/44/CE, pero solo si surgen dudas de interpretación del CPE.

Como consecuencia, la decisión fue en el sentido de declarar que si una planta es patentable, lo es con independencia del procedimiento con el que se haya obtenido y, así, se permitiría la patentabilidad de plantas y frutos obtenidos mediante un procedimiento esencialmente biológico. Por cierto, Battistelli, el por entonces Presidente de la EPO, había opinado en el mismo sentido.

La falta de armonización en la UE estaba servida, ya que en la transposición de la Directiva, algunos Estados Miembros (p.e. Alemania) habían introducido expresamente la exclusión de la patentabilidad de plantas obtenidas por procedimientos esencialmente biológicos. En el caso español, aunque la exclusión no está expresamente recogida en la Ley de Patentes, la OEPM parece que mantenía el criterio de no aceptar estas plantas (ver segundo comentario)

¿Señor Presidente (de la EPO)? Le habla el Presidente (de la Comisión)

Estábamos ya a finales de 2016 cuando la Comisión Europea, a instancias del Parlamento Europeo, se sacó una Comunicación de la chistera de Juncker en la que opinaba que la intención del legislador de la UE al adoptar la Directiva 98/44/CE era excluir de la patentabilidad los productos (vegetales/animales y partes de vegetales/animales) obtenidos por medio de procedimientos esencialmente biológicos.

Esto provocó que el Consejo de Administración de la EPO suspendiera inmediatamente la tramitación de todos los expedientes relacionados con plantas/animales obtenidos por procedimientos esencialmente biológicos y que modificara en menos de 6 meses el Reglamento de Ejecución del CPE para alinearse expresamente con la opinión de la Comisión. Así, se modificó la Regla 28(2) para que, “bajo el artículo 53 b) del CPE, no se concederán patentes europeas en relación con plantas o animales obtenidos exclusivamente por medio un procedimiento esencialmente biológico”.

El Consejo de Administración de la EPO podría haber modificado por unanimidad también el CPE en este punto, así que parece que, o bien, no se planteó seriamente esta posibilidad, o bien, se planteó pero no se alcanzó la unanimidad.

El trabajo de las Cámaras de Recursos de la EPO es interpretar el CPE, pero en caso de conflicto entre con su Reglamento,  tiene primacía el CPE, según el artículo 164(2) del propio CPE.

Y vuelta la burra al trigo

Así, solo era cuestión de tiempo de que llegara de nuevo el temita a la Cámara de Recursos.  La incertidumbre estaba en el sentido de la decisión. Esta incógnita se despejó hace unos días cuando, en relación con una solicitud de patente de Syngenta, denegada en examen y dirigida a obtener pimientos de un determinado color, una Cámara de Recursos de la EPO decidió que, como la nueva Regla 28 contradice el art. 53b) CPE, según la interpretación dada por la Alta Cámara de Recursos en 2015,  hay que hacer caso al CPE y pasar de la Regla, devolviendo la hot tomato a la división de examen.

hot-potato-1030x719

¡Ahí lo llevas, División de Examen!

¿Que será, será?

Al igual que la Cámara de Recursos solo está vinculada por el CPE, lo cierto es que al Tribunal de Justicia de la UE y a los tribunales de los Estados Miembros de la UE, el CPE ni fu ni fa, en comparación con una Directiva y/o su transposición local. Así que, por mucho que la Cámara de Recursos diga que se pueden patentar estos tomates, la realidad es que esas patentes serán papel mojado en la mayoría de los casos.

En cualquier caso, la opción más sensata sería modificar el CPE, para introducir expresamente la exclusión de estas plantas y animales.

A mí los Convenios, ni fu ni fa.


Timadores a domicilio

26/11/2018

Introducción

Pocos son los solicitantes de alguna modalidad de propiedad industrial en España, especialmente de marcas, que no han recibido cartas de “empresas” dedicadas a sacarles los cuartos haciéndose pasar por algo parecido a un oficina de propiedad industrial, aprovechando que el domicilio de los solicitantes debe publicarse para cumplir con la normativa en esta materia.

“No piques”

Este es el lema utilizado en redes sociales por la OEPM para advertir a sus solicitantes de la posibilidad de que reciban cartas y correos fraudulentos pidiéndoles pasta por no-se-sabe-muy-bien-qué.

Así, estas “empresas” recopilan los datos publicados en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI) sobre la identidad de los solicitantes y les envían comunicaciones ofreciéndoles sus servicios. Estos “servicios” suelen consistir en incluir la patente o la marca en una base de datos que administra la empresa. Este servicio es completamente inútil para el solicitante, pero se viste de forma que, si el solicitante es novato, puede tener la impresión de que es necesario pagar por dicho servicio para poder registrar su patente, diseño o marca en la OEPM.

En el principio fue el BOPI

El BOPI se publica gratis en distintos formatos, algunos dirigido al público “humano” (PDF, HTML) y otros preparados para el procesado por ordenador (XML).

Para los humanos

Para las machines

Así las cosas, desarrollar una aplicación que lea los XML publicados por la OEPM y cargue una base de datos con los nombres y domicilios de los solicitantes es fácil y barato.

“Tienes una carta de patentes y marcas”

A continuación, el solicitante recibe una carta en su domicilio en la que, en relación con su marca, se le ofrecen unos servicios. El repertorio es extenso; veremos solo un ejemplo sangrante. A primera vista, el solicitante podría pensar que la OEPM le pide 789€ por publicar su marca, pero la letra pequeña deja “claro” que la carta viene de una “empresa” de Bulgaria y esa cantidad se pide a cambio de incluir los datos de la marca y del solicitante en una base de datos propiedad de la empresa búlgara.

¿Qué hacen las oficinas de propiedad industrial?

La OEPM (resumen de medidas) informa de estas malas prácticas en su web y redes sociales y entrega un aviso a todos los solicitantes,   pero eso no evita que los solicitantes reciban las cartas.

La EUIPO también se encuentra con un problema similar y ha creado una base de datos de estafadores y una red anti-estafa en la que participan, entre otras entidades, las oficinas nacionales, la EPO y EUROPOL. Además, la EUIPO ha testificado en juicios por estafa. Así, por ejemplo, en uno de estos juicios, un tribunal sueco condenó a 4 años a un estafador por estas prácticas fraudulentas.

¿Qué habría que hacer?

En el caso de que el solicitante sea una persona física, publicar el domicilio del solicitante puede ocasionar problemas al solicitante, mucho mayores que recibir una carta. A mí no me haría ninguna ilusión ver mi domicilio personal publicado a los cuatro vientos cibernéticos, mucho menos todavía si fuera famoso o me hubiera hecho famoso precisamente por solicitar una marca polémica.

En mi opinión, habría que ir a la raíz del problema y no publicar los datos del domicilio del solicitante. No obstante, habría que cambiar la normativa para ello. Como ya he dicho, la OEPM y la EUIPO publican el domicilio del solicitante no por capricho, sino porque la normativa lo exige. Por ejemplo, en el caso de las marcas nacionales, así lo dispone la Ley de Marcas, y el anteproyecto de modificación no parece cambiar nada al respecto.

En cualquier caso, ni la ley ni el reglamento obligan a la OEPM a publicar el domicilio en XML, por lo que, como medida paliativa quizás el domicilio se podría omitir de esa versión del BOPI, por lo menos para solicitantes que sean personas físicas, con el objeto de dificultar la tarea a las empresas estafadoras.

Ahora bien, no descarto haber escrito una barbaridad con eso de que no se publique el domicilio. De hecho, intuyo que si, conociendo este problema, no se ha cambiado la normativa es porque hay una razón de orden superior que lo impida, pero yo ignoro cuál es esta razón. Quizás algún amable lector pueda aclararlo en los comentarios.

En este sentido, la EUIPO indica en una Decisión de su Presidente que el propósito de poner a disposición del público los datos personales del solicitante es proporcionar la información necesaria para que los terceros y las autoridades puedan ejercer los derechos que les confieren los Reglamentos de Marca y Diseño y determinar la existencia de derechos previos de terceros.

Mi pregunta es, ¿para ejercer exactamente qué derecho de un tercero es necesario publicar el domicilio del solicitante? Incluso en caso de que ese derecho efectivamente exista, ¿no habría otros medios que permitieran a un tercero ejercer ese derecho y que fueran más respetuosos con la privacidad del solicitante? Se me ocurre que el tercero haga una petición a la EUIPO, pagando una tasa lo suficientemente disuasoria como para destruir el modelo de negocio de estas “empresas” (¿10€ está bien?).

Redes mundiales de informática

La OEPM venía incluyendo en la solicitud de marca (modelo no en vigor) una entrañable advertencia al solicitante en relación a que sus datos (salvo el DNI, correo-e y móvil) serán accesibles vía redes mundiales de informática.

redes mundiales

Con la venida del Reglamento General de Protección de Datos, dicha advertencia se ha suprimido, incluyéndose al final del formulario (en vigor) un apartado dedicado a la protección de datos.

lopd_oepm.jpg

Por otra parte, para que los investigadores realicen estudios estadísticos sería suficiente con que se publicara el código postal del solicitante; creo que no aporta nada a la ciencia hacer estudios estadísticos de las marcas que se presentan en mi calle.

Conclusión

No estoy proponiendo que la OEPM o la EUIPO (o la EPO) no le pida el domicilio al solicitante, ni que ese dato no sea consultable. Lo que propongo es que no se publique el domicilio y que si alguien, distinto de otra Administración Pública, quiere consultarlo, pague la correspondiente tasa, si tan interesado está.

 


Las patentes del millón de huevos (y 3)

01/10/2018

Introducción

Esta es la tercera y última entrega de la serie dedicada a los huevos fritos congelados del chef Izuel. Si en la primera y segunda entrega analicé las patentes, en esta última trataré de los éxitos comerciales y fracasos financieros de Izuel y sus empresas, con especial atención al papel que las patentes pueden jugar comercial y financieramente.

En primer lugar, especificaré qué tiene exactamente protegido por patente Izuel y dónde, para luego dar un repaso a la trayectoria empresarial de Yzuel.

En capítulos anteriores…

Resumiendo las entradas anteriores, y en lo que al aspecto empresarial de los huevos fritos congelados interesa, Izuel ha solicitado dos patentes referidas a un método para hacer huevos fritos. En ambas hay un paso de cocinado y un paso de enfriamiento.

En la primera patente, la temperatura de cocinado viene determinada por la temperatura que debe alcanzar el horno (entre 232ºC y 252ºC), mientras que en la segunda se especifica la temperatura que debe alcanzar el interior de la yema (entre 65ºC y 73ºC). Además, en el paso de enfriamiento, ambas contemplan la congelación, pero solo la segunda reivindica la refrigeración.

Intuyo que Izuel presentó la segunda patente porque se dio cuenta de que lo importante para que los huevos fritos congelados sean aceptados por el consumidor no es tanto la temperatura del horno, sino la temperatura que alcanza el interior de la yema. Dicho de otra manera, si se congela un huevo frito cuya yema no haya alcanzado más de  65ºC y menos de 73ºC, el resultado al descongelarlo quizás no será satisfactorio para el consumidor al no tener la yema una textura atractiva. Por otra parte, es posible que detectara que, además de huevos fritos comercializados,  el mercado también podría demandar huevos fritos refrigerados.

Sea como fuere, el caso es que Izuel ha conseguido proteger su primer método (el de la temperatura del horno) mediante una patente española (desde septiembre de 2014) y un patente europea (desde septiembre de 2018), pero por el momento en EEUU está teniendo problemas para obtenerla. La patente sobre el segundo método (el de la temperatura de la yema) está en tramitación en la EPO y la probabilidad de concesión no me parece alta.

En definitiva, en la actualidad, solo Izuel (o alguien con su permiso) puede comercializar en Europa huevos fritos congelados obtenidos según el procedimiento de la primera patente.

No obstante, cuando se trata de una patente de procedimiento, puede ser muy difícil saber si un producto se ha obtenido mediante el procedimiento patentado. Por eso, en muchas ocasiones los procedimientos no se protegen por patente sino por secreto. También por eso la Ley de Patentes (1) extiende la protección de las patentes de procedimiento al producto directamente obtenido por el procedimiento patentado, y (2) si el producto es nuevo, introduce la presunción de que todo producto de las mismas características ha sido obtenido por el procedimiento patentado.

Así, he visto en internet que aparentemente el huevo de Izuel no es el único que se está comercializando en España. Ignoro si el otro huevo cuenta con el permiso de Izuel, pero si no lo fuera, tendría difícil probar que el otro está usando su procedimiento. Por eso, la ley invierte la carga de la prueba y se presume que sí lo está usando, salvo que el otro pruebe lo contrario.

huevo-frito-congelado-para-hacer-en-la-sarten-en-menos-35129326

La montaña rusa empresarial: del acuerdo con Burger King al concurso voluntario

En octubre 2014, Yzuel saltó a los medios por conseguir acuerdos con Makro y Findus para comercializar sus huevos. Como se puede ver en este vídeo, por entonces se quejaba de la falta de financiación bancaria para desarrollar sus ideas, pese a que valora su patente en 4 M€. En ese momento, tenía la patente española sobre el (primer) método, pero todavía no había extendido la solicitud de protección sobre ese método al extranjero.

En junio de 2016, Burger King anuncia que comenzará a vender hamburguesas con huevo frito preparado según la receta patentada por Yzuel, lo cual procura a la invención y a Yzuel todavía más visibilidad en los medios (El Mundo , ABC). No obstante, se sigue quejando de lo complicado que es conseguir financiación bancaria de la patente, tanto porque no saben valorarla como porque prefieren hipotecar una casa que una patente (El País).

Así, en el crucial año de 2016 Yzuel transfiere las patentes a Innovation Foods 360. Yzuel es el socio principal en Innovation Foods, con aproximadamente el 25% de las participaciones, valorándose las patentes en poco más de 700.000€. Otros inversores entran posteriormente aportando entre todos algo más de 2M€.

Según se puede leer en La Celosía y Voz PopuliInnovation Foods se embarca en importantes inversiones para aumentar la producción en una factoría en Teruel (más de 1M€) y multiplicar por más de 10 la producción (de 12 millones de huevos a 150 millones) y recibe una subvención del Gobierno de Aragón. Pese a que en 2017 ingresa más de 2M€, su cuenta de pérdidas y ganancias arroja un resultado negativo cercano a 1M€.

A principios de 2018, Innovation Foods pide el concurso voluntario de acreedores. En el informe del administrador concursal, de julio de 2018, que se puede consultar en el Registro Público Concursal, se relata en detalle la situación e historia de la empresa, destacando la acción de responsabilidad social contra Yzuel a finales de 2017, que es destituido como Consejero Presidente de la sociedad, aunque recupera posteriormente dicha condición. En la fecha de declaración de concurso, la empresa tenía 30 empleados, un ratio de endeudamiento superior a 4 (recursos ajenos/propios) y un ratio de liquidez muy bajo (activo circulante/pasivo circulante<0,6).

Se mencionan como causas de esta situación el sobrecoste en la inversión para la instalación y puesta en funcionamiento de la planta de fabricación y costes fijos muy elevados de personal y aprovisionamiento. Además, el incremento en facturación del principal cliente (¿Burger King?) de la compañía no se ha producido según las expectativas y previsiones proyectadas. Por último, el periodo de maduración para cerrar acuerdos de fabricación y venta con nuevos clientes, debido a lo novedoso del producto, es muy superior al inicialmente estimado, lo que redujo considerablemente las ventas sobre las inicialmente proyectadas. Tras intentar infructuosamente ampliar capital en 2 ocasiones con la entrada de la Caja Rural de Teruel y de SUMA Teruel, la empresa tuvo que solicitar el concurso voluntario.

El importe adeudado a terceros supera los 2,5 M€. Como curiosidad, en el listado de acreedores aparecen los dos Agentes de la Propiedad que han llevado la tramitación de las patentes: Ungria (14.200€) , Balder (6.700€).

inventario

Las patentes no parecen recibir una gran importancia en el informe del administrador concursal, más allá de inventariarlas por menos de 700.000€, cantidad que intuyo coincide básicamente con la valoración de la aportación en especie de la patente al constituir la sociedad. Sin embargo, esa cantidad parece que se refiere exclusivamente a la patente española, por lo que entiendo que, una vez concedida la patente europea, la empresa tiene unos activos de propiedad industrial sustancialmente mayores. Además, no es descartable que a corto plazo consiga extender la protección mediante patentes en otros territorios, ya que hay solicitudes en tramitación en países como EEUU, México, Canadá, Australia, Chile, Japón y China.

No es fácil pronosticar lo que pasará con Izuel, la empresa Innovation Foods y sus patentes. Para ello es necesario saber cómo se resolverá el concurso: ¿saldrá la Ruperta o el apartamento en Torrevieja?

60818195

El concurso

El concurso de acreedores de una empresa insolvente es un procedimiento judicial, regulado por la Ley 22/2003, previsto para gestionar el patrimonio de la empresa, para que (1) el mayor número posible de acreedores cobre y (2) se asegure la continuidad de su actividad económica. Según algunas estadísticas, el 90% de las empresas concursadas se liquidan. Ahora bien, hay muchos concursos y no todos tienen las mismas posibilidades de liquidación.

Cuando el primero que pide el concurso es un acreedor hablamos de concurso necesario; cuando es la propia empresa la que lo pide, se trata de un concurso voluntario.  Una diferencia crucial entre ambos es que en el concurso voluntario la empresa conserva las facultades de administración y disposición de su patrimonio,  aunque sometida a la intervención del administrador concursal nombrado por el juez. Además, reduce las posibilidades de que se califique al concurso como culpable y de que se declare a los administradores responsables de lo que quede por pagar tras la liquidación.

En el caso de Innovation Foods, está claro que la reciente concesión de la patente europea es un hecho positivo tanto para los socios de la empresa, como para los acreedores. No creo que por sí solo evite la liquidación, pero aumenta las posibilidades de obtener ingresos y/o financiación mediante su venta, licencia o hipoteca. Además, en caso de que se llegue a la liquidación y haya que subastar los bienes para pagar a los acreedores, el valor de una patente europea será bastante mayor que el de una patente española. Esperemos no tener que llegar a ese extremo, pero ¿quién estaría interesado en comprar esa patente y por cuánto se subastaría? 

 


Las patentes del millón de huevos (2)

28/09/2018

Introducción

Esta entrada es la segunda entrega de la miniserie dedicada a las patentes de los huevos fritos congelados solicitadas por el chef Izuel/Yzuel.

En la primera parte introducía brevemente a Izuel y su invención, y analizaba la primera patente por él presentada, que, por cierto, acaba de ser concedida por la EPO.

En esta segunda parte, me ocuparé de la tramitación de la segunda patente, concluyendo con una reflexión sobre la evolución de la calidad de la EPO, a la vista de los productos de búsqueda y examen en este caso.

Dejo para la tercera (y última) parte la montaña rusa por la que está pasando Yzuel con sus empresas, con cimas como el acuerdo con Burger King y fosas, como la solicitud de concurso voluntario.

Segundas patentes nunca fueron buenas

Animado quizás por el éxito patentador inicial, Izuel solicita a finales de 2015 una segunda patente, esta vez una PCT directamente, cuya primera reivindicación se dirige a un método para preparar huevos fritos congelados o refrigerados a partir de huevos frescos enteros, comprendiendo el método:
– romper huevos frescos enteros en un soporte  impregnado con grasa comestible;
– introducir el soporte que lleva los huevos frescos enteros rotos  en un horno que comprende un medio de ventilación;
– calentar el horno hasta que la parte interna de la yema de los huevos frescos enteros rotos alcanza una temperatura de 65 a 73ºC;
– sacar del horno dicho soporte que lleva los huevos, en el que dichos huevos son huevos fritos;
– enfriar los huevos fritos para reducir su calor residual para evitar que la parte interna de la yema supere los 73ºC;
– congelar o refrigerar los huevos fritos enfriados.

Izuel elige a la EPO para que le haga el informe de búsqueda internacional y al examinador EPO, antes de desenfundar su contraseña de EPOQUE y comenzar la búsqueda, se le ocurre la ideíca de que en la historia de la humanidad se han frito millones de huevos y que alguno se habrá luego enfriado luego como propone Yzuel.

millones

Como ex-aminador, hay varias cosas que me chirrían, y mucho. En primer lugar, para afirmar que una reivindicación no es nueva hay que citar un documento que contenga todas las características técnicas de esa reivindicación; no valen razonamientos como los de este examinador. En segundo lugar, si dices que una reivindicación no es nueva, no tiene sentido que después analices su actividad inventiva, porque como nos dice el examinador más genial que ha habido:

einsteinshow

En cualquier caso, el examinador EPO cogió su EPOQUE, apuntó y en menos del segundo que tarda una búsqueda por inventor acertó encontrando (D1 Izuel), la primera patente de Izuel que analizaba en la entrada anterior. Esta patente se había publicado, además, antes de la fecha de prioridad de la segunda patente de Yzuel. X clara por falta de actividad inventiva en el informe de búsqueda. Nada que objetar.

Además, encuentra un artículo científico (D2 Bengtsson)  de los años 60 sobre la congelación ultrarrapida de la clara de huevo cocinada, con el que también se carga la actividad inventiva de la solicitud de Izuel. Esto lo veo más traído por los pelos.

Por último, cita también una patente británica (D3 Excelarc) de los años 80 sobre una freidora de huevos, que también destruye la actividad inventiva. Esto sí que no lo veo de ninguna manera.

isr

Me sobran dos equis

 El razonamiento sobre la actividad inventiva en la opinión escrita que acompaña al informe internacional de búsqueda me parece particularmente pobre y confuso. Parece que intenta seguir el método problema-solución a su manera, empezando por la definición del problema técnico y mediante dos líneas de “argumentación” distintas. En la línea “State of the art” cita como estado de la técnica tres “cosas”: D1, D2 y los millones de huevos que se han frito hasta la fecha de prioridad de la patente, para luego decir que cualquiera de esas 3 cosas resuelve el problema técnico. En la línea de argumentación “Technical effect/obviousness” parece aludir a que la combinación de cualquiera de las tres “cosas” es obvia.

wo

En cualquier caso, esto es lo que da de sí la PCT. A partir de aquí, Izuel decide no apurar los 30 meses “Para Comprar Tiempo” de la PCT y pide directamente patentes en Canadá, México y la EPO, donde le espera el mismo examinador.  De la tramitación en Canadá y México no tengo noticias. A continuación, lo que consta en el expediente (Register) de la EPO.

El solicitante contraataca

En primer lugar, el solicitante en su respuesta respetuosamente le dice al examinador que su argumento sobre la falta de novedad es defectuoso y que le está pegando patadas al Convenio de la Patente Europea, a las Directrices de la EPO y a la jurisprudencia de la Cámara de Recursos.

replyn

Respecto a la actividad inventiva, el solicitante le indica al examinador que está aplicando mal el método problema-solución ya que:

  • el problema técnico no se puede definir “a priori” sino que hay que definirlo a la luz de las diferencias entre la reivindicación y el estado de la técnica más cercano
  • no es admisible considerar “los millones de huevos fritos antes de la fecha de presentación” como estado de la técnica.
  • no vale cargarse una patente usando D1 y/o D2 de manera genérica sin identificar las diferencias en términos de características técnicas entre la invención reivindicada y el problema técnico que surge a la luz de estas diferencias.

Como consecuencia de una aplicación defectuosa del método, la conclusión del examinador con la argumentación “State of the art” está viciada. La línea de argumentación “Technical effect/obviousness” le parece al solicitante “as defective as the first one“.

Después de darle este pequeño repaso, va a lo que tiene que ir, que es intentar argumentar que D1, la primera patente de Izuel,  no se carga la patentabilidad de su segunda patente. La línea de defensa es que en la primera la temperatura de cocinado se refería a la temperatura del horno (entre 232ºC y 252ºC), mientras que la segunda se especifica la temperatura que tiene que alcanzar la yema (entre 65ºC y 73ºC) . Esto responde al problema de evitar que se queme el huevo (overcooking) y combinando D1 con alguno de los otros documentos con categoría X en el informe de búsqueda (D2 y/o D3) no permitiría llegar en ningún caso al método propuesto por la primera reinvidicación.

En su réplica, el examinador recula en cuanto a la falta de novedad por sus millones de huevos, y parece que se pone un poco las pilitas en su argumentación de falta de actividad inventiva:

  • usa como estado de la técnica más cercano un nuevo documento (D4 de Philips), referido a un aparato para predecir y controlar la temperatura del interior (core) de los alimentos mientras se cocinan.
  • identifica el campo técnico (preparación de comida) y el correspondiente experto en la materia (un chef).
  • argumenta que un chef, como experto en la materia, sabe la temperatura a la que debe calentarse un determinado alimento para que esté poco hecho o muy hecho (doneness).
  • en el caso de los huevos, para obtener un huevo con la yema líquida, la temperatura debe superar los 60ºC (coagulación de la clara) y no superar los 65ºC (coagulación de la yema). Cuanto más se superen los 65ºC, más sólida será la yema.
  • la principal diferencia entre la primera reivindicación y D4 es que D4 no dice a qué temperatura hay que hacer los huevos.
  • el problema técnico sería cocinar huevos para alcanzar el grado de doneness deseado.
  • un experto en la materia sabe a qué temperatura hay que hacer los huevos para conseguir ese grado de doneness y usaría D4 para conseguirlo.
  • por todo lo anterior, no tiene actividad inventiva.

Y en esas estamos. El solicitante tiene 4 meses para responder (hasta mediados de noviembre aproximadamente).

Conclusión

A principios de siglo, cuando yo comencé a familiarizarme con las patentes, lo que decía el examinador de la EPO era poco menos que palabra de Dios. Todos los productos de búsqueda y examen producidos por la EPO llevaban una vitola de calidad, que en la mayoría de los casos era justificada.

Casi dos décadas después, pese a que ya no estoy en las trincheras de la búsqueda y el examen, mi percepción es que la calidad en la EPO ha bajado drásticamente.

A nivel macro, como han señalado importantes agentes de propiedad industrial, el aumento espectacular en el número de patentes tramitadas por año sin aumentar el número de examinadores, supone que cada examinador dedica menos tiempo a cada expediente, con consecuencias nefastas para la calidad.

A nivel micro, el presente caso me parece un buen botón de muestra, pero no dejaría de ser un “caso aislado”. El problema es que hay identificados otros escabrosos “casos aislados”, como el de la peluquería sobre ruedas.

En esta segunda patente de los huevos, el examinador no es precisamente novato, ya que tiene como poco 9 años de experiencia (salvo que haya otro examinador en la EPO con el mismo nombre en el campo de la alimentación).

No me parece de recibo que tras ¡9 años! un examinador se saque de la manga argumentos peregrinos como la falta de novedad por el millón de huevos o plantee objeciones por actividad inventiva aplicando el método problema-solución como le da la gana.

La EPO presume de calidad: tiene certificados sus procedimientos con la ISO 9001 y asegura la calidad, por ejemplo, mediante la participación de 3 examinadores como miembros de la División de Examen en cada expediente. Lamentáblemente, en este caso el solicitante ha perdido tiempo y dinero explicándole al examinador cómo tiene que hacer su trabajo, es decir, cómo valorar la novedad y la actividad inventiva de acuerdo a la normativa EPO.

No me extraña que desde el agente que le ha llevado esta patente al solicitante se dijera que la OEPM puede proporcionar resultados comparables a los de la EPO o even better.


Las patentes del millón de huevos (1)

26/09/2018

Introducción

Desde que acabó sus estudios de hostelería en 1997, al chef Javier Yzuel (o Izuel) le rondaba la idea de un huevo frito congelado que pudiera ser usado por la cadenas de comida rápida, cruceros, colegios o caterings. Tras muchas pruebas, en 2014  presentó una patente sobre un método de preparación de los mismos y en 2015 otra similar.

He dividido la historia de estos huevos fritos en dos entradas: en esta primera analizo la tramitación de la primera patente de Izuel, dejando para otra posterior la tramitación de la segunda patente y la trayectoria empresarial de las empresas de Yzuel.

Estas entradas quizás pueden ser útiles para ilustrar cómo valoran los examinadores la actividad inventiva en la práctica y cómo “dialogan” solicitante y examinador para determinar si hay algo realmente patentable en la solicitud. Además, muestra cómo los examinadores de una jurisdicción (EPO, USPTO en este caso) aprovechan los resultados de la tramitación en otra jurisdicción (OEPM en este caso).

Primera patente, chispas

En marzo de 2014, Yzuel presenta una solicitud de patente española ante la OEPM. El informe de búsqueda, elaborado el mes siguiente, no encuentra anterioridades que comprometan la patentabilidad de la invención. La patente es concedida con examen previo en septiembre. Menos de 6 meses entre solicitud y concesión con examen.

En seis meses se obró el milagro del CAP

En palabras de la examinadora, la invención, según la primera reivindicación, se refiere a un procedimiento para preparar huevos fritos congelados que comprende las etapas de:

  1. Cascar los huevos en moldes impregnados de aceite
  2.  Introducir los moldes en horno de convección a temperatura de 232 a 252ºC durante unos 130 a 150 segundos
  3. Introducir los moldes en un abatidor a una temperatura de -23 a -13ºC durante 15 a 25 minutos
  4. Embolsar individualmente los moldes de los huevos fritos congelados

La examinadora cita los siguiente documentos en su informe de búsqueda:

En su opinión escrita, la examinadora identifica como estado de la técnica más cercano (D1-Hairsine) la solicitud de patente US 2005136172 A1,  pues parte también de huevos enteros (sin separación de yema y clara) y sin añadir aditivos, y utiliza moldes y horno de convección para calentar. La diferencia con el procedimiento de la solicitud es que en D1 no se contempla añadir aceite a los moldes, no se utilizan temperaturas de fritura tan altas y no se detallan las temperaturas ni los tiempos de congelación.

El documento D2-Merkle (US2003118714)  describe un método para preparar huevos fritos reconstituidos y congelados con la misma textura y apariencia que los huevos fritos naturales. El procedimiento consiste en separar la clara y la yema y someter a ambas partes del huevo a tratamiento diferentes (añadirles aditivos y calentarlos).

Según la examinadora, el problema técnico a solucionar con la invención de Izuel sería lograr unas características organolépticas como las de un huevo frito recién hecho.  Ninguno de los documentos que encuentra la examinadora sugiere una combinación de las características mencionadas en la reivindicación 1 (aceite, temperaturas y tiempos de fritura y temperaturas y tiempos de congelación) para solucionar el mismo problema. En consecuencia, la examinadora considera que la reivindicación 1 y las dependientes 2 y 3 tienen actividad inventiva, no examinando la posibilidad combinar D1 y D2.

En noviembre de 2014, Yzuel presenta una solicitud internacional de patente (PCT) reivindicando la prioridad de la solicitud española. Al elegir a la OEPM para la búsqueda internacional, la misma examinadora que se había encargado de la patente nacional se encarga de la PCT, produciendo los mismos resultados: sin anterioridades relevantes. La PCT se publica en octubre de 2015 y el solicitante pide a la OEPM que elabore el informe preliminar de patentabilidad, que emite la misma examinadora con una opinión favorable. Recordamos que aunque PCT es el acrónimo de Patent Cooperation Treaty, muchos afirman que la PCT sirve Para Comprar Tiempo, porque el solicitante dispone de 30 meses desde la prioridad (marzo 2014+30 meses=septiembre 2016) para extender la solicitud a miembros del PCT. Así, a partir de la PCT, Yzuel decide solicitar una patente europea ante la EPO y patentes en numerosos países: Australia, Canada, Chile, China, Japón, México, Peru y los EEUU. Sin embargo, 4 años y medio desde la fecha de prioridad (marzo 2014), esta primera patente no ha sido concedida todavía en ningún país salvo España. A continuación veremos los problemas con los que se ha encontrado en los EEUU y en la EPO.

Los problemas en los USA

En EEUU, el examinador de la USPTO ha rechazado hasta en 6 ocasiones la patente.

En el primer rechazo, el examinador combina hasta 3 documentos del estado de la técnica para destruir la actividad inventiva. Dos de ellos sacados del informe de la OEPM, nuestros ya conocidos D1 (proceso en general) y D2 (para las temperaturas/tiempos de cocinado), y uno nuevo (D3 US5620735 Manderfeld) para las temperaturas/tiempos de congelado. El problema es que D2 separa las claras y los huevos, las cocina y luego “reconstituye” algo parecido a un huevo frito, y que D3 congela directamente (sin freir) la yema de huevo en un molde cilíndrico (patty) resultando en un producto con aspecto de gel (yummy!).

El solicitante contesta que no tiene sentido combinar los documentos para llegar a la primera reivindicación porque D2, aparte de separar clara y huevo, detalla unas temperaturas y tiempos distintos de las reivindicadas por Izuel. Además, ninguno de los documentos divulga impregnar los moldes con aceite (lo cual produce huevos fritos con puntilla: lacy brown edges).

Al examinador no le convencen los argumentos del solicitante, no apreciando diferencias entre “impregnar el molde con aceite” y “añadir aceite al molde”, así que deniega la solicitud. Pero, en la USPTO con las patentes pasa como en la DGT con los exámenes del carné de conducir: puedes “renovar papeles”, pagando la módica cantidad de 1300 USD.

El solicitante dice que impregnar el molde es de una importancia CRÍ-TI-CA y envía un nuevo juego de reivindicaciones, en la que los huevos ahora son específicamente frescos. El examinador sigue sin estar convencido de que la invención no sea obvia y vuelve a rechazarla.

El solicitante contraataca suministrando los resultados de unas pruebas que ha realizado. Estas pruebas concluyen que añadiendo simplemente aceite (no impregnando el molde) y usando los tiempos de cocinado propuestos en  D2 se llega a un huevo que no puede considerarse frito sino quemado (overcooked). Además, precisa en las reivindicaciones que los huevos se van a comercializar a nivel industrial y de hogares.

El examinador no admite los experimentos de Yzuel como prueba en la forma presentada y vuelve a denegar.  El agente del solicitante llama al examinador para intentar convencerlo de palabra de que combinar esos 3 documentos no es razonables. Parece que uno de los argumentos que menciona es el éxito comercial que está teniendo Yzuel por estar satisfaciendo una necesidad del mercado.

El solicitante consigue convencer por teléfono al examinador de que la combinación no es razonable, pero ahora el examinador busca un nuevo documento D2′ US20020058098 Knipper para su objeción, que divulga temperaturas/tiempos dentro del rango de la primera reivindicación de Yzuel.

El solicitante dice que el producto de D2′ no es un huevo frito sino un producto elaborado mezclando clara y yema al que se le añade levadura para obtener algo parecido a huevos revueltos.

El examinador deniega, esta vez parece que “de verdad”. En dos años y medio el examinador ha negado seis veces. El solicitante ha presentado recurso administrativo ante el Patent Trial and Appeal Board (PTAB) de la USPTO.

Los problemas en la EPO

Tirando del expediente en la EPO, vemos que repiten nuestros sospechosos habituales Hairsine y  Merkle, pero el examinador de la EPO les cambia los papeles. Merkle pasa ser D1 (el protagonista, el estado de la técnica más cercano) y Hairsine se tiene que conformar con ser D2 (el segundón).

epo_eso

Así, el examinador EPO dice que la principal diferencia entre la primera reivindicación y D1 es que en la primera reivindicación, respecto al cocinado, la temperatura es mayor y el tiempo menor. Esta diferencia la ventila el examinador diciendo que para el experto en la materia le resultaría obvio coger D1 y aumentar la temperatura disminuyendo el tiempo de cocinado para llegar a la primera reivindicación. No obstante, deja la puerta abierta a que el solicitante muestre que justo con sus temperaturas/tiempo se consigue un resultado sorprendente.  Además, el examinador le avanza al solicitante que podría plantear también una objeción similar por actividad inventiva usando exclusivametne D2 . Vemos que mientras que el examinador USPTO combinaba hasta 3 documentos para cargarse la actividad inventiva, el examinador EPO es más killer y le basta con un documento para plantear objeciones por actividad inventiva.

El solicitante responde que los tiempos/temperaturas de cocinado consiguen una textura especial muy apreciada por los consumidores: en la clara del huevo se combina una parte interior blanca y lisa, y las puntillas marrones y crujientes en el exterior. Dice además que la invención esta satisfaciendo una necesidad en el mercado, ya que está vendiendo 45.000 huevos al mes y prevé llegar a los 200.000 egg/month con una nueva fábrica, adjuntándole un dossier de prensa al examinador para que se convenza.

El examinador responde diciendo que muy bien todo, pero que le tienen que presentar datos comparativos que permitan valorar el problema de la clara con puntillas y la solución de Izuel.

La última novedad en el expediente es La respuesta del solicitante de agosto de 2018 incide por primera vez en la importancia que tiene impregnar el molde con aceite para obtener una clara con dos texturas. Señala también que ha hecho pruebas con más de 20.000 huevos antes de determinar las temperaturas/tiempos adecuados (pero no aporta datos). Además, incluye fotos del huevo con puntillas y otras mostrando cómo la yema queda “cremosa”:

puntillas.jpg

creamy

ACTUALIZACIÓN (27 sep 2018): Un día después de la primera publicación de este artículo, el Register Alert (un gran servicio de la EPO) me avisa que el examinador de la EPO ha decidido conceder la patente europea el mismo día que publiqué la entrada (26 septiembre). ¡Ya es casualidad! 

grant_egg

 

To be continued…

Tanto la tramitación en EEUU como en la EPO continúan. ¿Ustedes qué piensan? ¿Qué objeciones les parecen más sólidas: las planteadas por el examinador USPTO combinando 3 documentos o las del examinador EPO sin combinar? ¿Ha aprovechado el solicitante la experiencia en la tramitación USPTO (anterior) para la tramitación EPO (posterior)? ¿Conseguirán convencer con estos argumentos al examinador EPO y/o al tribunal de apelación de la USPTO (PTAB)? ¿Se presentará alguna oposición a la patente europea de Izuel? Ya veremos.

Por otra parte, en la segunda entrega de esta serie analizaré la montaña rusa empresarial de Izuel y la tramitación de la segunda patente, con especial atención a los argumentos heterodoxos del examinador EPO.

En cualquier caso, me gustaría adelantar en riguroso spoiler los “argumentos” del examinador EPO para destruir la novedad de la segunda patente (que trataré, como digo, en la siguiente entrada). Aquí los dejo:

¡Manda huevos!

 


Tesis y patentes

18/09/2018

Introducción

Mucho se está hablando estos días sobre los títulos académicos de los políticos.  De repente todo el mundo sabe lo que es una tesis doctoral, cómo hay que citar, maneja la base de datos Teseo y es capaz de valorar lo que implica un Turnitin del 13%.

En este artículo pretendo simplemente examinar la relación entre las tesis doctorales y las patentes, al hilo del caso de la tesis del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y del Secretario General del PP, Teodoro García Egea.

Las tesis doctorales y el estado de la técnica

Recordemos que el estado de la técnica está formado por “todo lo que antes de la fecha de presentación de la solicitud de patente se ha hecho accesible al público en España o en el extranjero por una descripción escrita u oral, mediante una utilización o por cualquier otro medio”.

Una condición para que una invención sea patentable es la novedad, requisito que se cumple si la invención no está comprendida en el estado de la técnica.

Por tanto, si la tesis contiene una invención patentable, se debería solicitar la patente antes de “hacer accesible al público” la tesis. Si se hace al revés  se destruirá la novedad de la patente con una autodivulgación. Primero patentar, luego publicar.

La tesis de Pedro

En el caso de Pedro, Doctor en Economía por la Universidad Camilo José Cela, la tesis era consultable públicamente en la biblioteca de dicha universidad. Por tanto, la tesis de Pedro se incorporó al estado de la técnica hace varios años, y no la semana pasada cuando Pedro decidió hacerla accesible en Internet. Hay que matizar que la tesis de Pedro versaba sobre economía, campo que no tiene, en general, resultados patentables.

La tesis  de Teodoro

Teodoro es Doctor Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT). Hasta hoy, de su tesis solo eran consultables los datos bibliográficos: título, resumen, directores de tesis y fechas de publicación y lectura.  Sin embargo, a petición de Teodoro, la UPCT ha hecho accesible el documento completo de su tesis.

El público podía acceder a la tesis de Pedro en la biblioteca; la tesis de Teodoro no era accesible en ningún sitio, por lo que la fecha de incorporación al estado de la técnica es hoy. La razón esgrimida para ello es que contenía algo patentable.

 

 

La regulación de la publicidad de las tesis doctorales

El Real Decreto de la cosa establece en su artículo 14 que la defensa de la tesis doctoral tendrá lugar en sesión pública y que, como norma general, la universidad la archivará en formato electrónico en un repositorio institucional. Excepcionalmente,  por ejemplo si existe la posibilidad de “generación de patentes que recaigan sobre el contenido de la tesis”, la universidad habilitará procedimientos para no dar publicidad a estos aspectos.

El procedimiento de la UPCT

El procedimiento de la UPCT, aplicable en principio a la tesis de Teodoro, se inicia a petición del doctorando, que debe aportar una versión completa y una versión cifrada (=mutilada). La versión que se depositará será la cifrada y en ella sólo será necesario encriptar (=mutilar) los elementos que sean indispensables para asegurar la protección o transferencia de los resultados. Además, en la solicitud se deberá acreditar documentalmente que la tesis doctoral “está sometida a procesos de protección o transferencia de conocimiento y tecnología”.

Los miembros de los tribunales que juzgarán la tesis doctoral, a los que se advertirá expresamente de que la tesis está sometida a procesos de protección o transferencia, tendrán acceso a la versión completa de la tesis doctoral y tendrán la obligación de mantener el secreto y la confidencialidad absoluta sobre su contenido. La confidencialidad durará “el período de tiempo necesario para realizar la protección”, pero el procedimiento no establece ni orienta sobre la duración del periodo

Tal y como yo entiendo el Real Decreto y el procedimiento de la UPCT,  lo que debería hacer la universidad no es dejar la tesis sin publicar, sino publicar una versión mutilada en la que estos “aspectos” no aparezcan. No parece que sea el caso:

  • por un lado, la tesis no era consultable, ni en versión completa ni en versión mutilada.
  • por otro, la versión que se ha publicado no parece contener nada encriptado o mutilado.

La tesis se defendió a finales de 2015. A día de hoy, casi 3 años después, no he sido capaz de localizar ninguna patente en Espacenet inventada por Teodoro, así que supongo que no se ha llegado a presentar una patente sobre el contenido de la tesis. Creo que estoy en lo cierto porque según recoge Servimedia:

El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, ha decidido publicar su tesis doctoral para que esté disponible a todo el mundo, como la del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pese a que en su caso implica perder la posibilidad de desarrollar una patente sobre robótica fruto de la investigación científica que llevó a cabo para el trabajo cúspide de sus estudios universitarios.

El ahora secretario general del PP podría desarrollar una patente industrial a raíz de la investigación de su tesis doctoral y, según relató a Servimedia, por este motivo no había hecho público el trabajo. Sin embargo, sus actuales ocupaciones políticas le dejan sin tiempo para avanzar en ello y, por eso, ha decidido publicar en abierto la investigación pese a que supone que pueda ser aprovechada por empresas y otros investigadores, con la consiguiente pérdida de derechos económicos sobre futuros desarrollos en base a sus propios descubrimientos.

La pregunta que surge en ese caso es cómo acreditó documentalmente Teodoro que su tesis doctoral estaba “sometida a procesos de protección o transferencia de conocimiento y tecnología”.

En cualquier caso, ya no tiene sentido que Teodoro o “empresas y otros investigadores” presenten una  patente porque ha dejado de ser nueva (salvo que la versión publicada sea la mutilada).

Otros aspectos de la relación entre patentes y tesis

Las tesis que forman parte del estado de la técnica son usadas por los examinadores de patente para destruir la novedad de solicitudes. Así, en INVENES aparecen 83 patentes que contienen en su informe de búsqueda una tesis doctoral, que en muchas ocasiones es la del propio inventor y que, en algunas ocasiones, destruye la novedad de la patente, en un lamentable acto de autodivulgación.

Cada universidad establece sus procedimientos para garantizar la calidad de las tesis. En este sentido, algunas universidades (p.e. UNED o la Politécnica de Madrid), exigen para poder defender la tesis que el doctorando tenga alguna publicación o patente relacionada con el objeto de la tesis. En el caso de la UNED, la patente debe estar en explotacíon; la UPM da también la opción de que se trate de una patente que haya sido concedida con examen previo (lo cual me parece más razonable).

En relación con la calidad de las tesis, no estaría de más que en los campos científicos y técnicos, el doctorando acredite haber hecho una búsqueda de patentes relacionadas con el objeto de su investigación, para asegurar que no está investigando algo ya conocido y conocer si realmente puede haber resultados patentables. Entre las 312 referencias de la bibliografía de la tesis de Teodoro no hay ninguna patente.

Epílogo

En mi caso no puedo presumir de doctorado, pero si han llegado aquí es porque mi prosa no les desagrada. Así que les dejo algunas sugerencias de lectura adicionales a las tesis de Pedro y Teodoro: mi humilde y reciente Trabajo Fin de Grado en Economía y mi añejo y pretencioso Proyecto Fin de Carrera de Ingeniería Industrial.