Solicitudes de patentes con la nueva ley

17/07/2017

Introducción

El pasado 1 de abril entró en vigor la nueva ley de patentes, así que ya están disponibles las estadísticas de solicitudes de patentes de un trimestre completo (abril, mayo, junio) con la nueva ley. A continuación identifico algunas tendencias estadísticas y curiosidades.

100 solicitudes menos al mes

En 2016 se presentaron 237 solicitudes al mes de media. En el trimestre con la nueva ley, la media ha sido 128.

2000 solicitudes al año

En marzo todos sentimos una perturbación en la fuerza inventiva y se presentaron 688 patentes, batiendo todos los records mensuales. Como consecuencia, en abril hubo un efecto rebote que dejó las solicitudes en menos de 100, mínimo también absoluto.

Aunque en 2017 el número de solicitudes rondará las 2500 por esta perturbación, el número de solicitudes en un año con la nueva ley (de abril de 2017 a marzo de 2018) rondará, siendo optimista, las 2000 (166/mes).

Primeras solicitudes publicadas

Son dos solicitudes para las que se ha pedido la concesión acelerada (CAP). Para pedir el CAP ahora hay que pagar, no solo la tasa de IET (que va de suyo), sino también la tasa de examen.

La primera solicitud ha sido del CSIC y de la Politécnica de Valencia. Se trata de un compuesto para proteger plantas mediante el cierre de sus estomas. El informe de búsqueda tiene dos equis, una de ellas de 1974. No veo una relación inmediata entre las equis y la solicitud, pero claro, yo no tengo ni idea de fisiología vegetal.

La segunda solicitud es más accesible para el gran publico, ya que trata de una composición para un mojo picón. Se trata de un mojo picón modificado cacahuéticamente para aumentar su contenido proteico. El informe de búsqueda tiene exclusivamente patentes chinas, todas muy recientes y 2 de ellas equis, lo que es un ejemplo de la importancia creciente del acceso a la literatura de patentes china para buscar adecuadamente en el estado de la técnica.

 

No Consta

Cuando vamos a los datos desglosados por origen de las solicitudes nos encontramos con la sorpresa de que el número de solicitudes bajo la etiqueta “No Consta y Extranjeros” es muy alto.

Dado que no creo verosímil que, con la publicación en el BOE de la nueva ley, se haya inoculado la fiebre de las patentes españolas en el extranjero, todo apunta a que se trata de un incremento de las solicitudes en las que “No Consta” el domicilio. Dado que el domicilio parece imprescindible para contactar con el solicitante y poder obtener fecha de presentación, parece existir un problema en el procesado de las solicitudes a efectos estadísticos. Estoy seguro de que la OEPM resolverá en breve esto, pero, de momento, los datos estadísticos de solicitudes de patente por Provincia o Comunidad Autónoma publicados no parecen reales y, por tanto, no deberían usarse.

Trasvase Patentes-Modelos

Con el cambio de ley, por primera vez, las solicitudes de modelos han tomado la delantera en estos últimos tres meses a las patentes (537 vs 384), lo que sugiere que la entrada en vigor de la ley ha abierto las compuertas de un trasvase de solicitudes de una modalidad a otra. El problema señalado con los “No consta” también se reproduce en modelos.

Los expedientes Y (Y-files)

Ya se han concedido los primeros modelos de utilidad. En concreto, el primero ha sido uno sobre una mochila para cargar la bicicleta: cuando viene un desnivel muy grande, el ciclista  se baja de la bicicleta todo terreno y la cuelga sobre la mochila, quedándole así las manos libres. No busquen el folleto de modelo de utilidad concedido porque  la nueva ley, al igual que la anterior y por razones que no entiendo, no permite su edición.

Por tanto, ahora que los modelos serán más relevantes, recuerden que si, como consecuencia de una oposición, se modifican las reivindicaciones y, por tanto, el objeto del modelo de utilidad, dichas modificaciones no se publicarán como folleto independiente. En otras palabras, aunque vean en BOPI, en INVENES o Espacenet un tipo de documento Y, en realidad dicho documento no existe.

En mi opinión, esto es algo que perjudica la seguridad jurídica. Con suerte podrán encontrar las nuevas reivindicaciones en un anexo al folleto de solicitud (U); en otros casos, no quedará muy claro cuáles son las reivindicaciones en vigor.

Anuncios

Cuestiones sobre patentes farmacéuticas

05/07/2017

A partir de entradas anteriores, elaboré hace unos meses un documento (PDF) centrado en diversas cuestiones patentes farmacéuticas, con especial atención a las que protegen el sofosbuvir.

Se trata de un documento que no presupone conocimientos previos sobre patentes, pero bastante condensado. Algunas cuestiones, como son el patent linkage, pay for delayimportaciones paralelasaparecen simplemente esbozadas y darían para varias entradas. En el documento se menciona el caso Eli Lilly vs Canadá , primera vez que una patente va a los tribunales de arbitraje instituidos por un acuerdo de libre comercio, resuelto recientemente a favor de Canadá.

Por último, señalar que muchas de las cuestiones del documento son materia del informe del panel de alto nivel de la ONU sobre el acceso a los medicamentos.


Carrusel unitario

29/06/2017

Introducción

En formato de “Carrusel deportivo” (el de antes), comento la actualidad en los procesos de ratificaciones de los Estados Miembros de la UE participantes en la patente unitaria, con especial atención a lo que ocurre en los campos de Inglaterra y Alemania.

Comienza Carrusel

¡Carrusel unitario! El de las patentes, el de las ratificaciones, el del Brexit, el de los recursos, el de la cooperación reforzada, el clásico, el único, el veterano, el del sonido inconfundible. El de la Cadenaaaa EPO.

Bienvenidos a una nueva jornada de patente unitaria. Vamos  con la ronda informativa.

¡Penalty en Estonia!

Efectivamente, parece que Estonia está apunto de ratificar el UPC, una ratificación intrascendente, ya que no es necesaria para la entrada en vigor del sistema. Recordemos que los imprescindibles son Reino Unido y Alemania.

Vamos con el repaso al marcador en estos territorios.

Conectamos con Londres

Recordarán que saltó la sorpresa en noviembre de 2016 cuando Reino Unido aseguró que ratificaría el Acuerdo sobre el Tribunal Unificado de Patente (TUP) antes de salir de la UE. En ese momento, jugué a Nostrapacus e hice 3 predicciones (la primera se ha cumplido, la tercera virtualmente también y la segunda está por ver):

  • UK no ratificará el Acuerdo del TUP antes de la notificación del art.50.
  • Alemania no ratificará antes de la ratificación de UK.
  • La primera patente unitaria no se inscribirá en 2017.

Así, pasó la notificación del artículo 50 en marzo y todavía no habían sido presentadas a los parlamentos del Reino Unido y de Escocia las leyes necesarias. En esas estábamos cuando a Theresa May se le ocurrió la ideaca de  convocar nuevas elecciones, interrumpiendo la actividad parlamentaria.

Total, que esta semana se reanudó el proceso de ratificación con la publicación del borrador de la legislación necesaria en el parlamento del Reino Unido. Esta legislación es necesaria para la ratificación, pero no es la ratificación en sí, que estará sujeta todavía a los vaivenes de la negociación del Brexit.

Expulsión en Karlsruhe

Precisamente, en esa situación estaba la cosa en Alemania, el otro Estado Miembro participante cuya ratificación es imprescindible para la entrada en vigor de la patente unitaría. Allí, el Bundestag, había aprobado la legislación necesaria con nocturnidad y en horario discotequero, cual partido del Valencia en los 90 y, después del trámite del Bundesrat, ya solo era cuestión de tiempo que el presidente de la República Federal lo firmara y que Merkel o uno de sus ministros lo recontrafirmase.

bundes.jpg

Pensaba que Merkel iba a especular con el resultado y dejar que pasara el tiempo esperando la ratificación de Reino Unido, para así tener control sobre cuándo entraría en vigor la cosa.

No obstante, esto no hizo falta porque el Tribunal Constitucional alemán llamó por teléfono al presidente de la República para decirle que no firmara, porque habían recibido un recurso de inconstitucionalidad, con ciertos visos de ser admisible, presentado por una persona física que, de momento, permanece en el anonimato.

Tampoco se conoce en qué argumentos se fundamenta el recurso, pero en los mentideros unitarios se especula con la conexión del recurso con otros recursos de inconstitucionalidad pendientes planteados contra el mismísimo Convenio de la Patente Europea por protección legal insuficiente en la Oficina Europea de Patentes contra las decisiones de la Cámara de Recursos de la EPO, por no ser ésta un cuerpo judicial independiente de la EPO, algo que ya fue alegado por España en sus recursos, pero que fue desestimado sumariamente por el TJUE. Además, está el tema  del posible insuficiente quorum con el que el Bundestag aprobó las leyes. La patente unitaria supone una cesión de soberanía a una organización internacional y, como tal, podría estar sujeta a una mayoría reforzada.

¿Cuanto queda, Francisco José?

Pues es muy complicado mojarse con una fecha.

Por un lado, me pierdo en la maraña del proceso legislativo británico,  pero parece que si todos los involucrados en Reino Unido (Parlamento, Corona y  Gobierno) se dan mucha prisa (cosa que está por ver), UK podría ratificar a principios de diciembre (de 2017).

Por otro lado, el derecho constitucional alemán no es mi fuerte, pero tampoco los expertos parecen tener mucha información sobre cuánto tiempo habrá que esperar para que se despejen los nubarrones del Constitucional o descargue tal tormenta que haya que suspender el proceso. Además, hay que tener en cuenta que en septiembre hay elecciones en Alemania.

Por tanto, la incertidumbre es máxima. Mi apuesta es que tanto Reino Unido como Alemania van a querer ser los últimos en ratificar. Perderán todo el tiempo que puedan y estarán pendientes en sus banquillos del resultado en el otro campo, cual equipo que se juega algo en la última jornada.

El resultado que me parece más previsible es que la patente unitaria sea tomada como rehén de las negociaciones del Brexit. Dada que en estas cuestiones “nada está acordado hasta que todo está acordado”, la patente unitaria entrará en vigor cuando se consume la salida de Reino Unido, como pronto en 2019, o ya no entrará en vigor, al menos en la encarnación actual y con Reino Unido dentro.


Reseña: “La gobernanza global del conocimiento: las oficinas de patentes y sus clientes” – Peter Drahos

26/06/2017

Introducción

The global governance of knowledge” es un libro dedicado en exclusiva a las oficinas de patentes. Su autor, Peter Drahos, es consciente que el tema le parecerá aburrido a muchas personas, pero considera necesario conocerlo para poder explicar el mundo en que vivimos.

Drahos, profesor universitario en Reino Unido y Australia, entrevista a responsables de numerosas (45) oficinas de patentes, para sacar conclusiones sobre sus relaciones y su organización en red, partiendo claramente de una visión crítica del sistema de patentes. Las oficinas son de todo pelaje: grandes y pequeñas, de países en desarrollo y de países desarrollados, pero entre ellas no está la OEPM.

El libro se publicó en 2010, por lo que no es precisamente nuevo, aunque no me parece que haya envejecido mal. A continuación las ideas del libro que me han llamado más la atención. Si no digo nada, me limito a resumir lo que he entendido de la lectura; si pongo algo de mi cosecha, lo indico expresamente.

Las patentes como impuestos privados

Si los derechos de autor se han calificado de un impuesto al lector, se podría decir que las patentes son un impuesto a los consumidores de tecnología. Al igual que el conjunto de los lectores incluye al de los escritores, los consumidores de tecnología también incluyen a los innovadores. Por tanto, las patentes serían un impuesto a la innovación.

Calificar a las patentes como propiedad enmascara su verdadera naturaleza. Concebirlas como propiedad hace más digerible a los consumidores reforzar estos derechos (por ejemplo, aumentando su duración), mientras que enfocarlos desde el punto de vista de un impuesto clarifica las consecuencias.

Cada vez que una oficina de patentes otorga una patente, concede un derecho a recaudar impuestos, ya sea mediante una licencia o en la forma de un precio monopolístico al que el titular de la patente es capaz de vender.

god-kills-a-kitten-every-time-a-patent-is-granted-the-private-fiscal-base-is-expanded

La cooperación entre oficinas de patentes (PCT, patente europea, PPHs, Trilateral, IP5) ayuda a la creación de un sistema para gobernanza global del conocimiento. Este sistema representa una capacidad privada para recaudar en base a las patentes, en la que las multinacionales son las mejores posicionadas, al tener  grandes carteras de patentes acompañadas de redes de distribución e identidad de marca. Pequeños actores , como las universidades, juegan un papel marginal y terminan (mal)vendiendo o licenciando sus patentes al carecer de estas redes de distribución e identidad de marca.

Las oficinas de patente habrían sido capaces de promover esta gobernanza, más allá de los tratados acordados por sus estados, mediante un cooperación tecnocrática silenciosa tendente a simplificar, armonizar y abaratar al máximo la obtención de patente en todos los países del mundo.

El contrato social (de las patentes)

Típicamente, la patente se entiende como un contrato entre un inventor y una sociedad, por el cual la sociedad le concede por un tiempo limitado al inventor el derecho a impedir que cualquier tercero sin su consentimiento explote comercialmente el objeto de la patente, a cambio de que el inventor consienta la divulgación del contenido de su invención.

Drahos está de acuerdo en concebir la patente como un contrato, pero la contraprestación del inventor no sería meramente divulgar la invención, sino, además, que la invención tenga “valor social”. En teoría, este valor social existiría cuando la patente cumple los requisitos de patentabilidad.

Las oficinas de patentes reciben el encargo de la sociedad de examinar si el inventor ha cumplido su parte del trato y de promover la transparencia del sistema de patentes, difundiendo la información contenida en ellas y, sobre todo, suministrando herramientas de búsqueda destinadas al público en general que reduzcan al máximo la incertidumbre generada al conceder patentes (haciendo X, ¿estoy infringiendo una patente?)

La relación que se establece entre la sociedad y la oficina de patentes encajaría en el modelo principal-agente, en el que es crucial para el principal (la sociedad) establecer incentivos al agente (la oficina de patentes), para que se comporte de manera consistente con los intereses del principal.

Sin embargo, las oficinas de patente cada vez tienen más autonomía presupuestaría, lo que significa que se financian mayoritariamente con los ingresos que reciben de los solicitantes y titulares y, en algunos casos, se les permite conservar el excedente que generan. Esto supone que las oficinas tienen incentivos para comportarse como una empresa (maximizando beneficios) y esto no necesariamente está alineado con las obligaciones que tienen bajo el contrato social.

Aprovechando esto, grupos de interés, como el lobby farmacéutico o los agentes de patentes, habrían corrompido este contrato social en su aspiración de extraer mayores beneficios privados a costa de los beneficios sociales. Por ejemplo, en las invenciones implementadas en ordenador (patentes de software) no se publica el código fuente, con lo que se impide a la sociedad extraer todo el potencial “valor social” que tendría la invención. Si la oficinas de patente fueran más restrictivas, exigiendo que se publicara el código fuente, el resultado sería, según Drahos, más eficiente socialmente, pero las oficinas de patente perderían ingresos y prefieren ser “complices” de un proceso en el que se cumple formalmente el requisito de divulgación de la invención, pero le quita a la sociedad el “valor social” de la invención.”

Así, unas oficinas creadas para representar a la sociedad bajo este contrato social han sido reabsorbidas por una red privada que gobierna el sistema de patentes. La orientación al cliente (al solicitante/titular de patentes) que se extiende por las oficinas hace que su papel en esta red parezca perfectamente natural. La relación simbiótica que se ha desarrollado entre oficinas de patentes y grandes empresas hace que sea difícil abordar reformas del sistema de patentes que potencien el bienestar de la sociedad. Los ministros serían, o bien, demasiado ignorantes, o bien, estarían demasiado preocupados por no ofender a las multinacionales. Las oficinas de patentes saben que si repiten la letanía de que más patentes significa más innovación, muchos políticos son lo suficientemente simples como para creérsela.

book-ras1

Las oficinas grandes y la confianza tecnocrática

Las oficinas grandes y, en particular, la EPO, invierten recursos en generar confianza en los países en desarrollo: intercambio de examinadores, formación,….

En el libro se destaca que la EPO firma contratos sobre su herramienta de búsqueda (EPOQUE) con otras oficinas en los que una de las cláusulas es que la otra oficina debe facilitar que sus documentos de patentes sean cargados en EPOQUE para aumentar su cobertura y ayudar a convertir a EPOQUE en el “patrón-oro” que permite a la EPO formar alianzas estratégicas con países clave como China, Brasil e India, creando una red que opera según la visión de la EPO.

Esta confianza, ligada a la escasez de medios de las oficinas de estos países, supone que la decisión de aceptar o rechazar una patente en uno de estos países en desarrollo está vinculada al destino que haya tenido dicha patente en la EPO.

De mi cosecha, añadiría que el Presidente actual de la EPO ha insistido desde el principio de su mandato en hacer de la EPO una oficina global. Esto se ha traducido en expandir el ámbito territorial en el que una patente europea puede ser validada a países como Camboya y Angola, entre otros.

Aunque no se menciona en el libro, sin ir más lejos, la OEPM invierte fondos públicos en la formación de examinadores iberoamericanos (examinadores CIBIT) con el objetivo declarado de propiciar que los países de estos examinadores se adhieran al PCT.  La OEPM también ha creado un fondo fiduciario en OMPI destinado a Iberoamérica, una de cuyas piezas son los manuales de organización y examen destinados a oficinas de patentes iberoamericanas.

La “selección natural” de reivindicaciones

Lo importante no sería lo que digan las leyes, sino qué tipos de reivindicaciones admiten las oficinas de patentes. Las mutaciones en los tipos de reivindicaciones (Markush, suizas) serían introducidas por agentes de patentes en países desarrollados y se expandirían, a través de las redes de confianza, a otros países. Las oficinas de patente serían los mecanismos de transmisión de formatos de reivindicaciones ventajosos para las multinacionales. Los examinadores en los países en desarrollos conocerían estos formatos a través de sus directrices de examen, inspiradas en las de la EPO, por ejemplo,  y reconocerían las reivindicaciones formuladas en base a estos conjuros.

markush

Las patentes como arma de destrucción empresarial masiva

El comportamiento de las empresas multinacionales puede asemejarse al de las superpotencias, cambiando la adquisición de armas por la de patentes. Las empresas intentarían mantenerse por delante del resto acumulando patentes. Los agentes y las oficinas actuarían en este contexto como proveedores de armas; las oficinas se verían inundadas por ingresos y solicitudes de patente.

Los otros

El futuro del contrato social de las patentes depende de la formación de una red de gobernanza externa al sistema actual. Habría muchos outsiders: ministerios de sanidad y medio ambiente, autoridades de competencia, organizaciones de la sociedad civil, comunidades de software libre, investigadores científicos, rectores universitarios, compañías que sufren la litigación de trolls, grupos indígenas contrarios a la biopiratería, agricultores contrarios a las patentes sobre semillas y otros más.

Las oficinas de patente y los proveedores comerciales de información en materia de patentes

Su relación es complicada. Los proveedores comerciales (p.e. Thomson Reuters) no quieren que las oficinas inviertan en sistemas de búsqueda de patentes que proporcionen información en materia de patentes como un bien público y de manera fácil para el usuario. Precisamente, estos proveedores encuentran su modelo de negocio rellenando el hueco que dejan las oficinas al no proporcionar estos sistemas. En otras palabras, los proveedores comerciales consiguen hacer negocio no tanto ofreciendo funcionalidades muy sofisticadas, sino aprovechando que las oficinas de patentes no ofrecen las herramientas necesarias para dar cumplimiento al contrato social y presionan a las oficinas de patentes para que las limiten o no las desarrollen.

Dicho de otra forma, cualquier persona debería ser capaz de ir a la página web de la oficina de patentes y acceder a la cartera completa de patentes de cualquier empresa en ese país, conocer el grado de concentración de la propiedad de una determinada tecnología y la información sobre la transferencia y licencia de dicha propiedad.

Como ejemplo, las condiciones de uso de Espacenet son las siguientes:

11.1 Espacenet is an entry-level, internet-based patent document search service. It provides basic search and retrieval functions for a range of patent and patent-related documents. It is not a replacement for professional services or advice. A zero result from an Espacenet search, for example, should not be interpreted as conferring freedom of action. Commercially relevant or financial decisions should not be based on the results of Espacenet searches.

Además, Espacenet tiene algunas funcionalidades limitadas. Por ejemplo, máximo 20 términos de búsqueda en total y 10 en un campo; se lista un máximo de 500 resultados y se exportan página a página; no es posible análisis estadístico.

Conclusión

Un libro muy recomendable para todos los interesados en el sistema de patentes, que ofrece una perspectiva sobre dicho sistema distinta a la que habitualmente se tiene desde las oficinas de patentes. Paradójicamente, esta perspectiva se construye a partir de los testimonios de empleados en estas oficinas, sin perjuicio de que el autor ya tenía una idea clara del enfoque que iba a dar a su libro antes de las entrevistas.

En SSRN pueden encontrar una reseña más académica y estructurada de este libro.

 


El sueño europeo de la innovación produce preguntas parlamentarias

22/03/2017

Introducción

Hoy ha tenido lugar la respuesta a la pregunta parlamentaria planteada por el PSOE sobre si el Gobierno tiene intención de promover la incorporación de España a la patente unitaria.

Más de lo mismo en la exposición y en la contestación

Ha habido pocas sorpresas. Patricia Blanquer (Portavoz de Industria del PSOE) y Luis de Guindos (Ministro de Economía, Industria y Competitividad) han utilizado los argumentos expuestos en el contexto del debate la proposición no de ley. En su exposición, Blanquer ha mencionado menores costes, simplicidad y europeísmo, fundamentalmente.  Por su parte, Luis de Guindos, en su contestación, ha señalado las dos razones fundamentales por las que el Gobierno rechaza la patente unitaria: discrepancias con el régimen lingüístico y dudas respecto a la seguridad jurídica, mencionando que estas razones son compartidas por las organizaciones empresariales preocupadas por las PYMEs españolas.

La ratificación alemana en la réplica

En la réplica, Blanquer afirmó que Alemania había ratificado su adhesión la semana pasada.

Discrepo. En realidad, lo que creo que ha pasado es que el Bundestag alemán ha aprobado las leyes que permiten la ratificación, leyes que todavía tienen que pasar por el Bundesrat el 31 de marzo y que el Gobierno (Merkel o un ministro) tiene que firmar.

No tengo ni idea de derecho alemán, ni del constitucional ni del de patentes,  pero hay varios aspectos interesantes:

  • Entiendo que a Alemania le interesa controlar cuándo va a entrar en vigor la patente unitaria. Si ratifica le da ese control a Reino Unido. La cuestión es: una vez que el Bundesrat apruebe estas leyes, ¿cuánto puede el Gobierno alemán demorar la ratificación? Aquí vienen a sugerir que puede hacerlo de manera indefinida.
  • La votación en el Bundestag fue algo curiosa. Se produjo en horario discotequero (a la 1:30 AM) con la asistencia y el voto unánime de solo 35 de sus 630 miembros. La cuestión del quorum es importante porque la patente unitaria supone una cesión de soberanía a una organización internacional y, como tal, podría estar sujeta a una mayoría reforzada (último párrafo).

bundes.jpg

  • Parece que el paquete legislativo alemán va a permitir la doble patentabilidad: una patente alemana concedida por la DPMA puede recaer sobre el mismo objeto que una patente bajo la jurisdicción del Tribunal Unificado de Patentes (unitarias o europeas no excluidas mediante opt-out). Esto permitiría a los titulares de estas “patentes dobles” elegir en qué campo quieren litigar (los tribunales alemanes o el Tribunal Unificado) mitigando los riesgos que supone tener todos los huevos en la misma cesta (si el Tribunal Unificado anula tu patente unitaria todavía te queda la patente alemana).

El sueño de la innovación, ¿produce monstruos?

Blanquer continúa en su réplica desgranando las razones ya esgrimidas en el debate de la proposición no de ley: no hay tiempo que perder porque el tinglado entrará en vigor muy probablemente en diciembre, posibilidad de pillar la sede de Londres, las empresas españolas perderán competitividad porque se quedarán fuera, desde dentro podemos defender mejor el español, etc.). Concluye su réplica con una frase evocadora: “no nos condenen a quedar fuera del sueño europeo de la innovación”. A mí, en concreto, me ha evocado este cuadro de Goya:

250px-francisco_josc3a9_de_goya_y_lucientes_-_the_sleep_of_reason_produces_monsters_no-_432c_from_los_caprichos_-_google_art_project

Guindos duplica

Sin sorpresas de nuevo: De Guindos dice que hay que reducir los costes de patentar en el contexto de la UE, pero excluir al español supone la discriminación de las empresas españolas, en particular las más pequeñas, respecto a la de otros países de la UE que sí pueden usar su lengua. No obstante, concluye diciendo que cualquier empresa española podrá hacer uso del sistema cuando éste entre en vigor.

Conclusión

Parece que España no va a entrar de momento en el sistema de patente unitaria. Ese “de momento” durará seguramente hasta que entre en vigor dicho sistema o cambie el Gobierno.

Si se vuelve a plantear la entrada de España en la patente unitaria, espero que en el debate se incluya un frío análisis coste-beneficio que complemente las acaloradas cuestiones del dipolo europeísmo-aislacionismo y de la defensa de las lenguas maternas.

 


Luz y taquígrafos sobre la patente unitaria

16/03/2017

Introducción

La pasada semana la Comisión de Economía, Industria y Competitividad aprobó la proposición no de ley del PSOE instando al Gobierno a que España se adhiera a la patente unitaria. Todos los grupos parlamentarios votaron a favor, salvo el PP, que votó en contra.

Ayer se publicó en el Diario de Sesiones las transcripción de las intervenciones de los portavoces de los grupos parlamentarios en dicha Comisión, texto que reproduzco a continuación. Hoy se acaban de publicar los vídeos de las intervenciones. En mi opinión, es muy interesante conocer cual es la postura que adoptan los partidos políticos sobre la patente unitaria y, sobre todo, cómo la justifican.

Las negritas son mías y simplemente indican pasajes que me han llamado la atención; para ir al grano, he omitido algunas partes, que he indicado con [..]; mis comentarios [entre corchetes y en rojo]

Sin más, ¡luz y taquígrafos!

220px-enigmamachinelabeled

Diario de Sesiones del Congreso (p.18 y ss.)

El señor PRESIDENTE: Pasamos a la proposición no de ley relativa a impulsar la adhesión de España al Sistema europeo de patente unitaria, presentada por el Grupo Parlamentario Socialista. Para la defensa de la iniciativa y por un tiempo máximo de diez minutos, tiene la palabra la señora Blanquer.

 La señora BLANQUER ALCARAZ: [..] Con mi exposición pretendo dar respuesta a las siguientes preguntas: cuáles son los motivos por los que la presentamos, por qué ahora y por qué precisamente aquí, en la Comisión de Economía, Industria y Competitividad. En primer lugar, ¿por qué la presentamos y defendemos? Primero, porque compartimos el fin último del sistema que es conseguir un marco europeo idóneo para simplificar y reducir costes en el proceso de obtención de patente en Europa, así como facilitar una solución de litigios mediante un sistema unificado que reduzca sus costes, al tiempo que aumenta la seguridad jurídica para los usuarios [se entiende que aquí los usuarios no son todos los agentes económicos sino los titulares de patentes unitarias; es dudoso que más de 20.000 patentes al año redactadas en inglés, francés y alemán con efectos en España incrementen la seguridad jurídica de una empresa española media]. La ausencia de una patente de la Unión Europea [la patente unitaria NO es una patente de la UEbarata [lo que será barato con respecto a ahora serán los costes post-concesión para las grandes empresas que quieren proteger sus invenciones en toda la UE; pero las barreras económicas de acceso al sistema de patente unitaria, las tasas de la EPO hasta la concesión, no dejan de subir] y sencilla [dudoso calificativo teniendo en cuenta la fragmentación del sistema diseñado y las incertidumbres que introduce el Brexit] constituye un freno a la innovación. [..] El coste global de validación media de una patente europea se eleva a 12.500 euros si se valida únicamente en trece Estados miembros, y a más de 32.000 euros si se valida en el conjunto de la UE [ya, pero según el análisis de impacto de la Comisión Europea, solo el 2% de las patentes europeas se validan  en el conjunto de la UE  y solo el 8% en 13 Estados Miembros. En realidad, el coste mediano sería 680€ (3 Estados Miembros) y el coste medio de 3870€ (5,1 Estados Miembros)].

 Además, las controversias relacionadas con patentes tienen que ser resueltas en diferentes tribunales, lo que puede generar decisiones contradictorias en distintos Estados miembros creando inseguridad jurídica. Por el contrario, el Sistema de patente unitaria permite solicitar el registro de una patente mediante una solicitud única con efecto en todos los países del sistema, sin tener que hacer una nueva solicitud en cada uno de los países [con el sistema actual de patente europea no es necesario hacer una solicitud en cada país de la UE: la solicitud de patente europea tiene efectos en al menos 38 países, incluidos los de la UE; si la EPO te concede la patente europea, tú la validas en los países que quieras] y con jurisdicción propia ante el Tribunal Unificado de Patentes [tendrá jurisdicción exclusiva en el territorio de los Estados Miembros participantes sobre las patentes unitarias y sobre aquellas patentes europeas que no hayan sido extraídas  (opt-out) del sistema de patente unitaria].  [..]

La segunda pregunta es por qué planteamos esta iniciativa ahora. [..] En los últimos Consejos de Competitividad europeos, en el de noviembre y en el de 20 de febrero, se ha acordado avanzar en el sistema fijando la puesta en marcha del tribunal y, por tanto, del sistema el 1 de diciembre de 2017 [para ello deberían ratificar Reino Unido y Alemania antes de agosto, cosa que está por ver]. Ya han ratificado el Acuerdo sobre el Tribunal Unificado de Patentes doce Estados miembros, Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, Francia, Italia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Portugal, Suecia y Finlandia. El acuerdo será efectivo con la ratificación de trece Estados miembros, incluyendo a Francia, Alemania y Reino Unido. Alemania y Reino Unido tienen en trámite parlamentario su ratificación y se espera que se apruebe en los próximos meses, con lo que la fecha prevista es más que previsible [probable, supongo]. Incluso es posible que a partir del 1 de septiembre la Oficina Europea de Patentes abra el plazo para incluir en las solicitudes de patentes que tengan efecto de patente unitaria, aunque solo sean efectivas desde la entrada en vigor del Tribunal Unificado de Patentes [durante el amanecer del sistema (sunrise period) los solicitantes (españoles, franceses y tailandeses) podrán pedir a la EPO que, por favor, publiquen la concesión de su patente después de que entre en vigor el sistema] .

El mantenimiento de la posición del Gobierno español de oponerse al Sistema de patente unitaria solo por el régimen lingüístico [y por razones económicas, añadiría]  perjudicará gravemente la competitividad de nuestras empresas y de nuestro proceso de innovación una vez entre en vigor este sistema. El perjuicio que genera el régimen lingüístico ya lo tiene cualquier empresa española que quiere registrar su innovación como patente europea a través de la Oficina Europea de Patentes, donde se utilizan el francés, el inglés y el alemán como idiomas oficiales, pero si se queda fuera del nuevo sistema el daño va a ser mayor [si el perjuicio por el régimen lingüístico ya lo tiene cualquier empresa española, profundizar en dicho régimen entrando en la patente unitaria, ¿mitiga o amplifica el perjuicio?]. Las empresas españolas sufrirán una desventaja competitiva en comparación con sus competidores de los países vecinos y los mercados de exportación, que no estarán obligados a solicitar protección nacional además de la patente unitaria. [¿Obligados? Las patentes no son obligatorias. En cualquier caso, dentro o fuera de la patente unitaria, a una empresa española le costará lo mismo (en tasas) que a una francesa (o guatemalteca) obtener protección en toda la UE; pero si España entra en la patente unitaria, la francesa podrá proteger en España su invención sin usar el español, mientras que la española tendrá que usar el francés, inglés o alemán para proteger su invención en Francia]  Asimismo, podrían sufrir una desventaja similar en caso de litigio, si una de sus patentes se infringe en sus mercados nacionales y en uno o varios mercados de exportación. [Cierto para el caso de acciones por infracción de una patente unitaria si todos los mercados de exportación son territorios del sistema unitario. Sin embargo, en caso de infracción en un solo país participante que no sea el propio, la empresa española no podrá usar el español para hacer valer su patente unitaria en Francia, mientras que la empresa francesa hará valer su patente unitaria en francés en España e, incluso, podrá pedir que se litigue en el idioma de la patente (p.e. francés) en la división del Tribunal Unificado que se cree en España. Eso para infracciones; para revocaciones, si una empresa francesa intenta anular la patente unitaria de una empresa española, el idioma del Tribunal no será en ningún caso el español sino el de tramitación de la patente: inglés, francés o alemán)]Además, la entrada en el Sistema de patente unitaria no es incompatible con seguir defendiendo en el marco comunitario la utilización del español como lengua de procedimiento ante la Oficina Europea de Patentes [no es incompatible porque la EPO NO es una agencia de la UE, así que las lenguas de trabajo comunitarias no tienen mucho que ver con las lenguas de tramitación de la EPO] . No se trata, señorías, de renunciar a la reivindicación lingüística de nuestros territorios, pero esta reivindicación no puede ser la causa para impedir que se avance en el proyecto europeo. Desde dentro del sistema es más fácil convencer que desde fuera [como ha quedado demostrado tras más 30 años de pertenencia de España a la Oficina Europea de Patentes] España no puede ni debe quedar al margen ni aislada. Por otra parte, España debe contar como mínimo con una división local del Tribunal de Patentes Unificado en nuestro territorio, que pueda operar en lengua española y que podría ser referente para las empresas de habla española de todo el mundo [las empresas, p.e.,  chilenas, no podrán elegir litigar en España y en español; les tocará ir a la división que corresponda según el sitio donde se haya producido la infracción de su patente o a la división central si quieren defender la validez de la misma]. Además, España debería aspirar a tener una división regional [¿con Portugal?]o central [ya puestos] del Tribunal. Es difícil, pero desde fuera será imposible [si Reino Unido quiere estar fuera de la UE y, a la vez, (man)tener la división central, nada es imposible]. La participación en el sistema mejoraría el atractivo global de España como lugar de innovación [no lo veo; lo que mejoraría, sobre todo, es el atractivo de España como lugar donde proteger patentes generadas en otros lares] e inversión. Facilitaría la transferencia tecnológica extranjera a través de inversión extranjera directa [pero empeoraría nuestra balanza de royalties]. La participación de España en el Sistema de patente unitaria también podría suponer para las empresas españolas oportunidades de mayor especialización  e internacionalización [¿especialización en qué sectores y internacionalización en qué países? ¿por qué esas oportunidades no existen si España no participa?].

Este Estado Miembro estaba perdido y ha sido hallado. ¡Démosle la sede de Londres!

Y tercero, señorías, la situación de Reino Unido después del brexit supone una incógnita. En principio, el sistema solo es para los Estados miembros y Reino Unido se encuentra en plena desconexión, aunque ya ha manifestado su voluntad de ratificar el acuerdo. No sabemos qué ocurrirá con una de las secciones especializadas [mejor que secciones especializadas, sedes de la División Central] del Tribunal Unificado de Patentes, la del ámbito químico y farmacéutico, que en principio estaría ubicada en Londres del mismo modo que  la Agencia Europea del Medicamento [la Agencia y la sede de la División central pueden ir en el mismo lote (o no)]. Una agencia cuya sede están reivindicando varios territorios de España como Alicante, Barcelona o Málaga [¿hay algún “territorio” que reivindique la División Central?]. Posiblemente el Reino Unido ratifique su adhesión y una vez dentro es difícil que salga [bueno, habría que ver lo que opinará el TJUE de eso], pero España, vuelvo a insistir, no puede quedar al margen del debate y de este proyecto político europeo [vamos, que hay que entrar, aunque no sea propiamente un proyecto de la UE y aunque sabemos de entrada que lo tendremos difícil para que nos den la “sección especializada” de Londrés]. [..].

[Vale, parece que las prisas son porque el sistema parece que va a entrar en vigor ya y España no está dentro. Dado que las posibilidades reales de que consigamos la sede de Londres entrando ahora tienden a cero, como España tiene derecho a entrar cuando quiera, mi postura sería esperar a que entre en vigor y se pueda valorar si beneficia o perjudica el sistema a las economías de otros países similares al nuestro, p.e.,  Italia y Portugal.]

Y en quinto lugar, en un momento en el que se está debatiendo el futuro de la Unión Europea, España debe liderar la defensa de la Unión por encima de otros intereses, y la aprobación de esta iniciativa es un apoyo al proyecto europeo de la Unión por la innovación [la relación entre la patente unitaria y la UE es tangencial, siendo generosos]. Hoy aquí vendrá reflejado quién apoya realmente el proyecto europeo y quién no [¡luz y taquígrafos!]. Por todo lo expuesto, solicito el voto favorable de los grupos parlamentarios para instar al Gobierno, primero, a realizar todas las acciones necesarias para la adhesión al sistema de cooperación reforzada entre Estados miembros de la Unión Europea en el ámbito de la creación de una protección unitaria mediante patente. Segundo, instar a la firma del Acuerdo sobre el Tribunal Unificado de Patentes. Tercero, la solicitud de la ubicación en territorio español de la sede de la división especializada del Tribunal Unificado de Patentes prevista en Londres. Y por último, continuar defendiendo el español como lengua científicotecnológica en todos los ámbitos [parece difícil defender que se quiere defender el español entrando en la patente unitaria, aunque sea desde dentro.], como no podía ser de otro modo. (Aplausos).

[Nos condenaron a 20 años de hastío por intentar cambiar el sistema de patente unitaria desde dentro. Primero conquistaremos Londres, después conquistaremos Berlín]

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Blanquer. A esta iniciativa no se han presentado enmiendas. Por lo tanto, pasamos al turno de fijación de posiciones por orden de menor a mayor y por un tiempo máximo de cinco minutos.

Por el Grupo Parlamentario Mixto intervendrá don Ferran Bel.

El señor BEL ACCENSI; Muchas gracias, señor presidente. Intervendré simplemente para posicionar a nuestro grupo y ya les avanzo que vamos a votar favorablemente esta proposición no de ley. [..]. No vamos a abundar en los argumentos que la proponente ya ha expuesto, desde nuestra óptica de forma muy acertada, pero esta dilación genera un sobrecoste para todas aquellas personas, emprendedores y empresas que están trabajando y que tienen la posibilidad de patentar su trabajo [¿cual?] En todo caso, lo único que hacemos es encarecerlo [estoy de acuerdo en que encarecemos obtener protección en toda la UE: obtener protección en toda la UE costará igual para todos, pero sería más barato para todos con España dentro]. [..]. En todo caso, más allá de esta situación debemos pensar en las pequeñas y medianas empresas [our prayers are with SMEs] y, también, en las grandes empresas, aunque, de hecho, esta situación a quienes perjudica es a las pequeñas y medianas empresas, a los emprendedores que están trabajando, a los que les va a generar un sobrecoste [¿cual?porque la gran empresa puede soportarlo; en cambio para estos colectivos que antes mencionaba es de difícil comprensión. [..].

[el sistema de patente unitaria perjudicará a todas las PYMEs europeas si la EPO se convierte en una máquina de conceder patentes. En este sentido, en 2016 aumentaron un 40% las patentes concedidas, pero, oiga, que la EPO va a duplicar las patentes concedidas con solo un 10% más de examinadores sin bajar la calidad, chantatachaaan]

Por el Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV), tiene la palabra la señora Sagastizabal.

La señora SAGASTIZABAL UNZETABARRENETXEA: Muchas gracias, señor presidente. Vamos a apoyar esta PNL porque entendemos que existe una relación entre patentes, innovación, competitividad, empleo y desarrollo económico  [¿correlación o causa?]. [..]. El Sistema de patente europea permite obtener protección mediante una solicitud de patente directa con designación de aquellos Estados europeos en que se quiere obtener protección y sean parte del Convenio sobre la Patente Europea. Así, se puede obtener protección hasta en 38 países, bastará con una solicitud única para el registro y supone eliminar requisitos como los de validación y traducción, dando vía libre al acceso de los inventores a los mercados de otros Estados miembros de una forma más sencilla. Si España se queda fuera de este sistema significaría que los tribunales españoles serían los únicos competentes para enjuiciar estos supuestos cuando una patente tenga efectos en España y, por otro lado, que para extender los efectos de una patente unitaria a España habría que validar la licencia [validar la licencia o la patente unitaria, no: validar la patente europea] con el correspondiente pago de tasas, etcétera. El hecho de que España no fuese participante podría ser una gran desventaja para las empresas españolas, sobre todo porque si se solicita la protección de su invención por esta vía, una patente europea con efecto unitario procedente de un solicitante español sería considerada como una patente alemana en cuanto Alemania es el país que acoge la sede de la Oficina Europea de Patentes [efectivamente, la patente unitaria, en lo que respecta a su dimensión de objeto de propiedad (transmisión, licencia,…), sería regulada por el derecho alemán para patentes cuyos titulares son de países no participantes en la patente unitaria]. Parece ser que la principal traba española es una cuestión lingüística, pero también hay que decir que cuando España se unió aceptó la decisión tomada en aquel momento de que los idiomas de trabajo de la organización fueran tres: inglés, francés y alemán [qué remedio, era un trágala: o aceptas estos idiomas o no entras en la Comunidad Económica Europea] Entonces, por todo esto y dado que puede ser beneficioso para nuestras empresas lograr mayor competitividad, entendemos que no deberíamos quedarnos fuera de esta PNL. Gracias.

 El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Sagastizabal. Por el Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana, tiene la palabra el señor Capdevila. El señor CAPDEVILA I ESTEVE: Muchas gracias, señor presidente. Vaya por delante nuestro sí a esta PNL, aunque el resto de la intervención va a ser muy negativa. (Risas). Lo digo por facilitar el trabajo. Señorías, nacionalismo y más nacionalismo y de paso olvidan la discriminación a las empresas catalanas que también tienen una lengua romance y, además, muy accesible y fácil de aprender. Determinadas posiciones, algunas de ellas defendidas por la CEOE de la que hemos recibido propuestas de enmienda hace pocas horas —supongo que porque tampoco tenían mucha fe en nuestra capacidad enmendante—, solo demuestran la poca educación del mundo empresarial español, por suerte no de todo, pero lo cierto es que hay un mundo empresarial español muy rajoniano, incapaz de aprender idiomas [no se trata tanto de aprender idiomas, que también, sino de estar en inferioridad lingüística frente a otros competidores para obtener y hacer valer tus patentes, y defenderte de las patentes de otros]. Y señorías, como nos han dicho muchas veces, el nacionalismo se cura viajando, son ustedes demasiado nacionalistas. Si no aprenden inglés el problema no es cómo van a registrar ustedes sus patentes, el problema es cómo puñetas van a exportar, el tema es gravísimo. Enternece mucho el ejemplo del PSC de querer hacer la revolución desde dentro y la verdad es que lo vemos con toda la simpatía del mundo. Al final lo que vamos a hacer es votar favorablemente porque, evidentemente, lo que más nos preocupa son los importantes costes para las pymes no solo económicos, que también, sino administrativos. Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Capdevila. Por el Grupo Parlamentario Ciudadanos, tiene la palabra don Rodrigo Gómez García.

El señor GÓMEZ GARCÍA: Muchas gracias, señor presidente. [..]. Y en segundo lugar, tampoco es sostenible mantener la no adhesión por el régimen lingüístico porque es prácticamente similar al previsto en el Convenio sobre la Patente Europea, firmado en Múnich en 1973, que está vigente en España desde 1986 [¿por qué no es sostenible?  En 1986 obtuvimos a cambio la entrada en la CEE; ahora no obtenemos nada a cambio (que, no, que la sede de Londres no nos la van a dar)]. Por eso creemos más adecuado unirse al sistema y una vez dentro, como apuntaba la proponente intentar introducir las modificaciones en el régimen lingüístico [es de suponer que con el mismo éxito que, una vez dentro de la EPO, hemos introducido modificaciones en el régimen lingüístico de la EPO] o en aquellos otros puntos que se considere conveniente. Creemos que debemos sumarnos al sistema porque supondría una ventaja significativa al reducir los costes tanto económicos como burocráticos en la protección de la invención, ya que se obtiene en todos los países de la Unión Europea [no en todos: solo 12 han ratificado] con una solicitud única. Además, con la inscripción en el registro para la protección unitaria mediante patente se obtiene protección uniforme en todos los Estados participantes . Con respecto a la solicitud de la proposición no de ley de ubicar en España una de las sedes de la división especializada del Tribunal Unificado de Patentes que estaba previsto ubicar en Londres [..] no ayuda mucho que tanto los Gobiernos del Partido Popular como los del Partido Socialista hayan bloqueado desde el año 2000 la adhesión de España a este nuevo sistema. Querer pedir ahora una sede cuando llevamos años bloqueando el sistema no parece la forma más adecuada, aunque eso sí, tenemos un punto a favor y es que la Oficina Europea de Patentes se encuentra en Alicante [no, lo que hay en Alicante es la EUIPO, una agencia de la UE, que tramita marcas y diseños de la UE] . Para terminar, señor presidente, si de verdad queremos cambiar el modelo productivo de España, desde Ciudadanos consideramos absolutamente necesario e imprescindible un aumento sustancial de la inversión en I+D+I y, por supuesto, una mayor protección de patentes. Por lo tanto, creemos que esta medida abaratará los costes de la patente y facilita su efectividad en mayor número de países, por lo que votaremos a favor de esta proposición no de ley. Muchas gracias.

[Efectivamente, al posible reparto de la división central llegamos tarde: el Milano de Italia  lleva por lo menos desde el minuto 2; nosotros con ¿Madrid, Barcelona, Alicante? llegamos en el minuto 7]

 

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Gómez García. Por el Grupo Parlamentario Confederal Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, tiene la palabra la señora Martínez.

La señora MARTÍNEZ RODRÍGUEZ: Muchas gracias, señor presidente. Me gustaría empezar mi intervención con una pequeña reflexión sobre qué importancia o prioridad se da en los asuntos europeos a la presencia y la fuerza de España en los procesos de negociación y articulación de mecanismos unitarios en este caso la patente unitaria [la patente no se llama unitaria por la Unión Europea, sino porque tiene efectos unitarios, es decir, es un todo único que solo puede transferirse, limitarse, revocarse o caducar respecto a todos los Estados Miembros participantes en el sistema] . Está claro que ni los recursos ni el poder de negociación del Gobierno español han sido suficientes para incluir el castellano como lengua de trabajo. Y creo que debemos reflexionar, efectivamente, sobre el escaso peso y atención que se dedica a los asuntos europeos. Para muestra un botón, estamos solo a unos meses de la entrada en vigor de la patente unitaria y prácticamente no ha habido debate político ni sabemos en qué posición estamos, nos quedamos únicamente con ser una de las economías más fuertes de la Unión Europea fuera. Mi grupo va a apoyar esta proposición no de ley. Es cierto que es un tema complejo, de gran trascendencia para nuestro sistema económico, especialmente para nuestro sistema de I+D+I. Quiero recalcar que de los argumentos expuestos por el Grupo Parlamentario Socialista, el no quedarse fuera de este marco unitario de la Unión Europea [efectivamente, piensa que unitario viene en este caso de Unión] me parece fundamental.  [..]

Por el Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra la señora Moraleja.

La señora MORALEJA GÓMEZ: Muchas gracias, señor presidente. Tras una primera lectura de la iniciativa, he de reconocer que me inclinaba claramente hacia un apoyo a la misma, pero a medida que investigaba, leía antecedentes y hablaba con distintos interlocutores, mi posición se hizo más firme y contraria. Quizás la iniciativa para los no iniciados en el asunto puede parecer de sentido común: adherirse a una iniciativa de la Comisión Europea y solicitar que una oficina europea [oficina no: la división central de un tribunal común a los Estados Miembros de la UE participantes en la patente unitaria] se instale en nuestro país. Eso nos gustaría a todos, pero la primera sorpresa fue comprobar el cambio de postura en esta materia del Partido Socialista [..]. Entonces había dos motivos importantes: la lengua y la competitividad. Cabe recordar que la lengua española es idioma oficial en Naciones Unidas y es la segunda lengua de comunicación internacional más hablada después del inglés. Además, es idioma oficial en los sistemas de propiedad industrial internacionales, tanto en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual como en la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea [EUIPO]. Por otra parte, entendemos que la defensa de la lengua española como lengua tecnológica constituye una prioridad estratégica para España, y este grupo parlamentario está comprometido en defender la lengua española en el ámbito del derecho de la Unión Europea y de sus instituciones. Me sorprende ver cómo algunos partidos políticos que defienden su lengua como algo muy suyo y muy de su territorio, ahora de repente defienden más el inglés que el español, pero bueno cada uno verá lo que hace. Por otro lado, este grupo parlamentario también es favorable a que los operadores económicos puedan disfrutar en la Unión de un sistema de propiedad industrial que responda a los principios de seguridad jurídica, no discriminación y coste reducido y eficiente, para favorecer el mercado de productos tecnológicos y la innovación en el ámbito de la Unión. La propuesta de adhesión al sistema de cooperación reforzada entre Estados miembros de la Unión Europea en el ámbito de la patente con efecto unitario y la firma del Acuerdo sobre el Tribunal Unificado de Patentes no cumplen, en opinión de este grupo parlamentario, con los criterios mencionados y, por tanto, no creemos que sea bueno ni para las empresas españolas ni para el interés general. ¿Por qué? [..] los reglamentos constituyen una doble discriminación: en primer lugar, respecto a la solicitud y tramitación de patentes europeas, pues los solicitantes de ciertos países pueden utilizar su idioma oficial, el inglés, el francés o alemán, y otros como los españoles no. Y en segundo lugar, respecto a las patentes europeas concedidas, por la exención de presentar traducción de las patentes concedidas con efecto unitario, que en el caso de las empresas españolas es bastante grave, ya que el 99,20% de las patentes europeas que se conceden cada año pertenecen a titulares no españoles. Y también hay que destacar la merma de capacidad de innovación al no venir las patentes unitarias publicadas en idioma español que sería lo que nos beneficiase [sobre todo lo que nos beneficiaría y,  habría que valorar, es el aumento de la inversión directa extranjera en España de multinacionales por adherirnos a la patente unitaria]  . Las empresas españolas se verían obligadas a tener que respetar desde la adhesión más de 95.000 nuevas patentes europeas al año [bastantes menos: 95.000 son las patentes europeas concedidas al año; si estimamos que, tirando por lo alto, la mitad piden el efecto unitario estaríamos hablando de unas 50.000 patentes al año.], concedidas en lengua inglesa, francesa y alemana, sin traducción al español. Y esto ocasionaría la consiguiente inseguridad jurídica y el traslado de costes de los titulares foráneos de patentes a las empresas españolas, cosa a tener en cuenta [sería interesante estimar esos costes] Por otra parte, la ratificación del Acuerdo del Tribunal Unificado de Patentes dará lugar a otras tres nuevas situaciones de discriminación para las empresas españolas: las acciones de nulidad directa [revocaciones] —se ha hablado aquí de esto pero hay que explicarlo— y las acciones de jactancia [declaratorias de no infracción] solo se podrán plantear en la lengua de tramitación de la patente europea, es decir, francés, inglés o alemán, ante la división central de dicho tribunal, no ante las divisiones locales. Por tanto, nuestras empresas españolas deberán utilizar esa lengua que no es la propia tanto para atacar la validez de una patente europea de un tercero como para defenderse del ataque de un tercero contra una patente europea propia. El señor PRESIDENTE: Señora Moraleja, tiene que terminar. La señora MORALEJA GÓMEZ: La segunda discriminación es que las acciones por infracciones sí se podrán presentar ante la división local o regional, pero si nosotros somos los demandados tendremos que asumir la lengua que elija el demandante [la norma general para las acciones por infracción no es asumir la lengua que elija el demandante sino la de trabajo de la división local o regional. El demandante puede pedir que se asuma la lengua de la patente unitaria, pero el presidente de la división decide . ¿Quién dijo que la patente unitaria era simple?]. Y lo último que queremos decir es que los perjuicios de la ratificación por España de este tratado siguen siendo enormes. Hay que señalar que aunque España no se adhiera a los reglamentos y tratados citados, las empresas españolas podrán hacer uso, si les interesa, de dichos sistemas cuando entren en vigor, al igual que las empresas de otros países que no formen parte del sistema sean europeas o no. El señor PRESIDENTE: Tiene que terminar, señora Moraleja. La señora MORALEJA GÓMEZ: En conclusión, por ser un sistema que privilegia a las grandes empresas multinacionales extranjeras frente a las locales y nacionales, no solo España, Polonia y Croacia no lo han firmado, sino que otros Estados miembros tienen dudas y reticencias para ratificarlo. Por tanto, las razones que motivaron que los sucesivos Gobiernos Socialistas y del Partido Popular se opusieran a integrarse en el Sistema europeo de patente unitaria persisten y no justifican ningún cambio de posición en estos momentos. Gracias. (Aplausos).

Conclusión

Aplaudo que se discuta la patente unitaria en el Congreso y que podamos conocer más a fondo la postura de cada grupo parlamentario. No obstante, echo en falta que alguien haga números y cuantifique cuanto es el coste y cuanto el beneficio de entrar en la patente unitaria para la economía española. Polonia hizo ese estudio y no le salieron las cuentas: la economía polaca perdía unos 12.000 M€ distribuidos en 20 años entrando en la patente unitaria (pág. 62).


O la patente unitaria, o el caos

10/03/2017

Introducción

Me ha llamado la atención el titular de la noticia de Teknautas, la sección de ciencia, tecnología y emprendedores de “El confidencial“, que firma Rocío Pérez:

llega

La patente única europea

Al igual que las patentes mundiales o las patentes de marcas, el término “patente única europea” no se corresponde con ninguna realidad jurídica presente o futura. Existen, o más bien, existirán, las patentes europeas con efecto unitario, que normalmente se abrevian como “patentes unitarias“. Por tanto, la patente unitaria es europea, pero no única.

La UE intenta desde hace más de 40 años poner de acuerdo a sus Estados Miembros para crear un título de patente propio de la UE, que otorgaría protección en todo el territorio de la UE, con menores costes que los actuales y que permitiría hacer valer la protección (enforcement) en toda la UE. Sin embargo, no ha sido posible conseguir la unanimidad de los Estados Miembros y las instituciones de la UE han optado por la vía de la cooperación reforzada, en la que, de momento, no participan ni España, ni Polonia por motivos económicos y lingüísticos.

Esa patente ideal, denominada en sucesivas épocas patente comunitaria o patente de la UE, ha mutado en una patente europea con efecto unitario en los Estados Miembros de la UE que participen en la cooperación reforzada. Tras la concesión por parte de la Oficina Europea de Patentes (EPO) de una patente europea, el titular tendrá 1 mes para inscribir en la EPO el efecto unitario de su patente europea en los Estados Miembros participantes.

Usar el término “patente única europea” tiene, al menos, tres problemas:

  • se refiere, como he dicho arriba, a algo que no existe jurídicamente ni existirá.
  • literalmente, da a entender que en los estados de la UE que la adopten sólo va a haber ese tipo de patentes, lo cual no es cierto, ya que en todos los Estados Miembros participantes en la patente unitaria convivirán 3 patentes: la nacional, la europea validada y la unitaria. La autora parece tener instalada la idea de la unicidad, ya que en otra pieza titula que “Cataluña sigue líder en patentes en España” sin aclarar que se trata de solicitudes de patente europea (Andalucía es líder en solicitudes nacionales)
  • evoca al “mercado único de la UE“, con el consiguiente riesgo de confusión en el público, ya que la patente unitaria solo tiene una relación tangencial con la UE. En efecto, a diferencia de las marcas de la UE, gestionadas por una agencia europea, la EUIPO en Alicante, en el sistema de patente unitaria:
    • las patentes unitarias se tramitan, inscriben y mantienen en la Oficina Europea de Patentes (LAEPO), un organismo internacional que no tiene relación con la UE y que cada vez es menos europeo y más global (las patentes “europeas” pueden validarse en Marruecos y en Camboya)
    • el Tribunal Unificado de Patentes, donde se litigarán las patentes unitarias, nace de un acuerdo internacional, ya que Reino Unido puso todo su empeño en mantener al Tribunal de Justicia de la UE lo más alejado posible de los litigios sobre patentes unitarias.
    • la Comisión Europea no pinta nada a la hora de fijar el nivel de las tasas de tramitación o mantenimiento en la EPO o de las tasas del Tribunal Unificado, sino que lo fijan los países participantes
    • la entrada en vigor de la patente unitaria no depende de las instituciones de la UE, sino, en este momento, de la voluntad de Reino Unido y Alemania.

Llega (por fin)

Al igual que Aquiles finalmente pilló a la tortuga, supongo que alguna vez las ratificaciones alcanzarán a la esquiva patente unitaria. El caso es que para que se ponga en funcionamiento la maquinaria de la patente unitaria no solamente  es necesario que 13 Estados Miembros cualesquiera ratifiquen el acuerdo internacional por el que se crea el Tribunal Unificado de Patentes, sino que entre los Estados ratificantes estén Francia, Reino Unido y Alemania. Francia ya ha ratificado; Reino Unido y Alemania, todavía no. Muy probablemente, el proceso del Brexit va a tomar como rehén a la patente unitaria. Sigo manteniendo mis apuestas de diciembre:

  • Reino Unido no ratificará el Acuerdo del Tribunal Unificado de Patentes antes de la notificación del art.50.
  • Alemania no ratificará antes de la ratificación de Reino Unido.
  • La primera patente unitaria no se inscribirá en 2017
achilles_2

“I love deadlines. I love the whoosing sound they made as they go by.” Douglas Adams.

Para España puede ser el caos

Supongo que el caos al que se refiere la autora, se producirá si la patente unitaria entra en vigor y España no se sube al carro.  Dice la autora:

De llegar esta situación, una empresa con sede en España podría enfrentarse a una triple elección:

a) solicitar una patente unitaria, que permitiría a un tercero aprovechar en España la tecnología protegida pero no exportarla

b) solicitar una patente española, que impediría a un tercero aprovechar la tecnología protegida en España, pero le daría manos libres para hacerlo en el extranjero, y

c) solicitar ambas, lo que le daría protección general pero duplicaría los costes de solicitud y defensa en caso de conflicto.

Vamos a ver si consigo poner un poco de logos en el caos. Una empresa española o francesa puede ahora proteger su invención en su país por 2 vías: mediante una patente nacional o mediante la validación de una patente europea. En función de su estrategia de protección y de sus necesidades, algunas de ellas harán uso de una solicitud nacional primero para obtener una fecha de prioridad y luego la desecharán para quedarse solo con la europea. Algunas irán por la vía europea y algunas solo harán uso de la vía nacional (quizás porque no les interesa proteger su patente fuera de sus fronteras).

Con la patente unitaria, la diferencia entre la empresa española y la francesa es que la francesa tendrá una tercera vía (¿más caos?) para proteger su invención en su país: registrar el efecto unitario en la EPO y obtener así una patente unitaria con efectos en todos los países participantes en la patente unitaria (aunque no le interesen todos).

Pero, ojo, la empresa española (o una costarricense) tendrá las mismas opciones que una francesa para proteger su invención en Francia: la vía nacional francesa, la validación en Francia de una patente europea o una patente unitaria, y en los 3 casos le costará lo mismo que a una francesa (con la diferencia de que la francesa podrá usar su idioma nativo en los 3 casos y la española en ninguno de ellos).

Si España entrara en la patente unitaria, la empresa francesa podría obtener protección en España con una patente unitaria en francés sin necesidad de usar el español, mientras que la empresa española tendría que usar el francés, inglés o alemán.

En general, para obtener protección por patente en varios países europeos, cualquier empresa con sede en España, Francia, EE.UU. o en cualquier parte del universo conocido, podrá solicitar una patente europea ante la EPO. Si la EPO se la concede, para obtener protección:

  • en alguno de los países participantes en la patente unitaria,  podrá elegir entre:
    • validar individualmente en cada uno de los países participantes que le interesen (p.e. Francia y Holanda) para obtener una patente nacional en esos países cuyas tasas de mantenimiento pagará a las oficinas nacionales de esos países.
    • validar de golpe en todos los países participantes en la patente unitaria (aunque no le interesen todos), para obtener una patente unitaria cuyas tasas de mantenimiento pagará a la EPO.
  • en alguno de los países de la EPO que no participan en la patente unitaria (p.e. España, Croacia y Polonia; y todos los que no son de la UE, como Suiza), tendrá que validar individualmente en cada uno de esos países su patente europea, pagando tasas en esos países.

Por tanto, es un “caos” que no afecta exclusivamente a España sino a países tan poco caóticos como Suiza y es un “caos” que está con nosotros desde que entramos en la UE.

Si de lo que hablamos es de obtener protección por patente en toda la UE,  una vez la EPO le conceda una patente europea, una empresa española (o francesa o costarricense) tendrá dos posibilidades:

  • Más cara,  menos potente, más flexible: haciendo uso exclusivamente del sistema de patente europea, validar la patente europea en cada uno de los 28 países de la UE. No obstante, si a lo largo de la vida de la patente es evidente que no hay necesidad empresarial de mantener la protección en algunos de los países puede dejar de pagar tasas en ese país y mantener la protección en el resto.  Según datos de la UE, solo el 2% de las patentes europeas se validan en toda la UE.
  • Más barata, más potente, menos flexible: indicar a la EPO que quiere una patente unitaria para los Estados Miembros participantes  y validar la patente europea en los restantes. Más barata porque tendrá que pagar menos en traducciones y tasas, aunque no podrá reducir los territorios cubiertos por la patente unitaria a lo largo de la vida de la patente para disminuir lo que paga de tasas de mantenimiento; más potente, porque podrá excluir con un solo juicio en el Tribunal Unificado a un competidor de todos los Estados Miembros participantes; menos flexible, porque si Tribunal Unificado declara nula su patente unitaria, perderá de un plumazo la protección en  los Estados Miembros participantes y sólo podría transferirse, limitarse, revocarse o caducar respecto a todos los Estados Miembros participantes

Estudios recientes demuestran que…

La noticia concluye con el siguiente párrafo:

De hecho, esta era una de las conclusiones que extraía un estudio realizado por economistas de la Universidad Carlos III de Madrid sobre las ventajas y desventajas de esta nueva patente unitaria: “No es útil que conviva un sistema único de patentes con otros sistemas nacionales y europeos, porque eso aumenta mucho el coste de patentar”, explicaba Álvaro Escribano, uno de sus autores, que apostaba por utilizar un solo idioma como modo de conseguir ese abaratamiento y simplificación.

Se trata de un estudio de rabiosa actualidad que ya tuve ocasión de comentar hace 6 años, cuando la cosa se llamaba patente de la UE (EUpatent). En 2011 escribía lo siguiente en relación con este estudio:

Los autores preferirían un sistema de patentes europeo tuviera una única capa (¡adios a las patentes nacionales!), con una tramitación exclusivamente en inglés  (¡adios a la posibilidad de tramitar en español patentes con efectos en España!). Las patentes europeas resultado de la tramitación en inglés se traducirían a otros idiomas (aunque sin especificar claramente cuáles: podrían ser todos, algunos considerados “principales” o los que quiera el solicitante). Además, todos los Estados Miembros estarían felices con este sistema “sólo inglés” porque “ninguno estaría peor y la mayoría de ellos estaría mejor” (Pareto óptimo). De hecho los autores terminan el estudio señalando que les sorprendería si el sistema que proponen no fuera adoptado unánimemente por todos los Estados Miembros. En este sentido, no parece que los franceses y los alemanes hayan apoyado mucho esta opción en las reuniones del Consejo de Competitividad. Más bien al contrario.

Conclusión

Yo habría titulado: “Validando espero, la patente que yo quiero” o “La patente unitaria sale de cuentas”. Y respecto al posible pánico provocado por el caos:

keep-calm-and-validate-patents